miércoles, 10 de agosto de 2016

'White Helmets', la ONG terrorista.

Cascos Blancos, los terroristas de "sombrero blanco" para cubrir "obras negras"




Una nueva “fauna humanitaria” ha aparecido como por generación espontánea… por supuesto, contraria al Ejército Sirio, a Assad, a Rusia y a todo aquello que vaya contra los grupos terroristas mercenarios apoyados por los aliados de Occidente: Los “cascos blancos”.
Pero estos humanitaristas (www.whitehelmets.org) quieren dinero. Lo utilizarán para construir armas de gas de cloro como los que mataron a civiles la pasada mañana. Ellos no se preocupan por quién matan, esto es sólo un negocio para ellos. Están cometiendo atrocidades, culpando a Rusia y Siria, en un último intento de mantener Alepo y asegurar sus emplazamientos de morteros pesados con los que han estado aterrorizando a la ciudad más grande de Siria y manteniendo rehén al gobierno de Assad debido a los 400.000 civiles que no pueden salir de la ciudad.
Los terroristas que, desde hace años, han arrasado al azar barrios de Alepo matando a cientos de personas ahora tienen un mantra: Lo que llaman las odiosas bombas de barril. De lo que se quejan es de un helicóptero que es el bombardeo aéreo más preciso imaginables, que ha acabado con docenas de posiciones de mortero terroristas y salvado cientos de vidas. El siguiente video muestra la acción de carga de un mortero de 300 mm masiva utilizado contra civiles en Alepo:

Ahora los terroristas se han vestido con cascos blancos, tiene una cuenta de Facebook y PayPal y están ayudando a recaudar dinero para ISIS para detener Rusia y Siria en Alepo. No ha habido ningún límite para estos grupos terroristas, amos de los medios de comunicación y edición de vídeos por la inexplicable ayuda de la CIA y el MI6.

Primero fue el Observatorio de Derechos Humanos de Siria, trabajando desde Londres con el The Guardian del Reino Unido, sobre inventadas historias de bombas de cañón y gas venenoso. A recordar cuando Arabia Saudita, con la ayuda de Google Groups y la inteligencia israelí,  asesinaron a una periodista de Detroit, Serena Shimm, cuando iba a hacer público la implicación  de los enemigos de Assad en el asesinato terrorista de más de 1000 personas usando gas sarín en Ghouta, Siria.
Ahora tenemos a los "cascos blancos," inicialmente "Defensa Civil de Siria" que dice ser una fuerza de 3000 individuos que trabajan para Al Qaeda y en áreas ocupadas por el ISIS “salvando vidas amenazadas por el terrorismo de Rusia y Siria” contra el dominio benevolente de ISIS y Al Nusra.
Detrás de ellos parecen estar, según algunas fuentes, los servicios de inteligencia israelíes, el Instituto Potomac y Jared Cohen, un neoconservador del gobierno de Bush estratega responsable de la puesta en escena de los ataques con gas en Siria con el fin de provocar una respuesta militar de Estados Unidos. Cohen fue con sus huesos a Irán, destinado allí después de dejar la Casa Blanca. En Irán fue capaz de moverse libremente, reunirse con agentes no vinculados con el asesinato de científicos iraníes e incluso obtener datos para Israel y Arabia Saudita.
Fuente: VeteransToday - Gordon Duff

ONG patrocinada por Soros pillada falsificando informes de bajas en Siria para culpar a Rusia.

Los "Cascos Blancos," una de las ONG más grandes que opera actualmente en el territorio de Siria, se ocupa por lo visto de fabricar historias falsas en vez de defender los derechos del pueblo sirio. 
Los "Cascos Blancos," una controversial organización casi-humanitaria está jugando sucio en Siria: la ONG ha sido pillada fabricando "evidencia" de la "desastrosa" involucración de Rusia en Siria. 



La organización ha publicado una foto en su cuenta de Twitter, de una niña herida y sangrando, afirmando que la pobre niña fue herida junta con otros cuantos civiles durante un ataque aéreo ruso el 30 de septiembre. 






"Rusia ataca en Homs hoy. Mueren 33 civiles, 3 niños incluidos y 1 voluntario de las defensas civiles de Siria," afirma el tweet.


Sin embargo, la falsa afirmación fue expuesta de inmediato: unos usuarios de Twitter descubrieron que la foto de la niña herida fue tomada el 25 de septiembre del 2015, hace 5 días. 

Además, los Cascos Blancos, tan ansiosos estaban por culpar a Moscú, que estuvieron tuiteando sobre los ataques aéreos rusos varias horas antes de que el parlamento ruso diera su autorización para el uso de las fuerzas aéreas en Siria. 



En su entrevista reciente con Sputnik, la periodista investigadora y activista por la paz, Vanessa Beeley, señaló que los Cascos Blancos (anteriormente conocidos como la Defensa Civil Siria) no fueron creados por los sirios y que por supuesto no operan por los intereses de Siria.Financiados por el Reino Unido, los EEUU y el partido de la oposición siria, esta controversial organización trabaja principalmente con el grupo rebelde Jabat al-Nusra, el ínfame afiliado de al-Qaeda. 



"Los cascos blancos vilipendian al gobierno de Assad y animan la intervención directa extranjera," dijo Beeley a Sputnik


Fuente: VeteransToday - Gordon Duff

Publicado originalmente en: elespiadigital
                                         SOTT



White Helmets, miembros de al-Nusra (al-Qaeda) apoyados por Occidente.
La organización 'White Helmets', referente de solidaridad y héroes para occidente, no es más que una organización vinculada a Jabhat al-Nusra, financiada por Estados Unidos.

Recientemente el canal de televisión 'Netflix' ha realizado un documental sobre esta organización para así potenciar su opción hacia el 'Nobel de la paz' y también manipular a la opinión pública con respecto a dicha organización. ¿Y quién tiene intereses en Siria y en Netflix? George Soros, personaje que está detrás de muchas ONG que se declaran imparciales pero que están al servicio del Imperialismo. Soros está detrás de la 'primavera arabe' y del golpe nazi en Ucrania.

https://eladversariocubano.net/2016/09/08/george-soros-sembrador-del-caos-global/

George Soros compró en 2015 317.534 participaciones de Netflix.




Las evidencias de la pertenencia de White Helmets a al-Qaeda en Siria son muchas y están al alcance de cualquiera que navegue un poco por las redes sociales, se puede encontrar páginas WEB en distintos idiomas desmontando a los miembros de esta ONG terrorista. Aquí podemos ver varios ejemplos.

Muawiya Hassan Agha, miembro de 'White Helmets' se fotografió junto a dos soldados sirios capturados por los terroristas y que posteriormente fueron asesinados, las imágenes las publicaba en su perfil en las redes sociales. En la ejecución también participó otro 'White Helmets' que aparece en sus vídeos.


Muawiya Hassan Agha, miembro de 'White Helmets' se fotografía con los soldados antes de su ejecución:
13177545_235065846850099_5125080879451648913_n

En el vídeo también aparece otro miembro de White Helmets:
Otro casco blanco

Muawiya Hassan Agha lo publica en su perfil en las redes sociales:

cascos blancos son torturadores y asesinos

Aquí el vídeo completo de la tortura y ejecución de los soldados sirios en lso que participan miembros de 'White Helmets':



Muawiya Hassan Agha como 'White Helmets' en la ciudad de Idlib , junto con Al-Qaeda, celebrando con banderas terroristas la victoria de Jabhat al Nusra:



'White Helmets' celebrando las victorias de los terroristas:




Muawiya Hassan Agha con su perfil como terrorista de 'White Helmets', donde cuelga ejecuciones de terroristas, entre ellas la de los dos soldados sirios mostradas anteriormente:
FB Muawiya Hassan Agha Videos

Mauawia con el arma en la armadura
https://urs1798.files.wordpress.com/2015/09/sarmeen-weisshelm-terrorist.png?w=600&h=398


Sarmin terrorista Muawiya Hassan Agha

Muawiya Hassan Agha con su traje de 'White Helmets'.

12187655_131919343831417_2063471749238912286_n

Los Cascos Blancos "despidieron" a Muawiya por sus actividades y colaboraciones con Al-Qaeda pero ahora es su cámara




También es amigo de un terrorista de Jund al-Aqsa y también miembro de 'White Helmets'.

13173656_235244096832274_5146667490534832204_n
Zivilschützerterroristen.png
Zivilschützjundalaqsa.png
13177113_275334502803878_6048146301369521679_n
casco blanco al qaeda
Whitehelmetsarmeen

Obituario del terrorista de Jund al Aqsa, miembro de 'White Helmet, combatientes en combate que perecieron en KhanTuman.

obituario Jund alAqsaWeisshelm

El 'White Helmets' en su papel de terrorista.

12316181_911749298932357_6814944379741881796_n



Otros miembros de grupos terroristas que pertenece a 'White Helmets'.














La misma niña siendo usada una y otra vez por los propagandistas de la organización terrorista 'White Helmets'.


Mayo de 2015 en Ariha, Idlib, Siria. Miembros de White Helmets junto a terroristas de Jabhat al-Nusra / al-Qaeda pisando una bandera siria. Al fondo se pueden ver banderas de al-Qaeda.



Miembro de 'White Helmets' toma fotografías junto a los terroristas en Idlib.



Miembro de White Helmets posando con la Shahada usada por Al-Nusra.



"Periodistas", compañeros de los terroristas, acompañan a los terroristas de 'White Helmets' para de esta manera vender su material manipulado que llega a Occidente. En este caso, el mismo periodista que entrevista a unos de los 'White Helmets' que ejecutó a los dos soldados sirios, se fotografía junto a cadáveres de soldados del Ejercito Árabe Sirio.




En el siguiente vídeo se ven a miembros de 'White Helmets' pisoteando los cuerpos de soldados sirios ejecutados mientras se despiden haciendo el símbolo de la victoria.





En el enésimo ataque en que todos los enemigos de Siria acusan al Gobierno sirio y al Ejército Árabe Sirio de usar armas químicas contra la población, cosa que posteriormente se demuestra como falsa ya que es sólo un mecanismo más de propaganda para manipular a la opinión pública y preparar el terreno para una intervención militar en Siria, bien, este ataque ha sido denunciado por 'White Helmets' como única fuente de información en el lugar, y para ello tomaron fotos falsas de la manera más cutre posible.


En este caso utilizaron a un 'White Helmets' para hacer el papel de doctor, que cura a otro terrorista. 



En este caso vemos a terroristas haciendo el pacientes, uno de ellos tiene conectado el oxígeno directamente a la 'bombona', cosa que dañaría de gravedad los pulmones.



En esta otra fotografía vemos a rescatados de los escombros, entre ellos una niña, escombros que sólo les ha manchado la cara, el cuello lo tienen totalmente limpio, claro ejemplo de montaje y trabajo de maquillaje.


Todas estas las fotos y vídeos son publicadas por los terroristas de 'White Helmets' para la prensa.


Aquí un nuevo y cutre montaje de White Helmets patrocinado por al-Jazeera de Qatar para vender el material ala prensa occidental y manipular a la opinión pública, de nuevo el escenario que se usa para plató es el mismo, véanse los azulejos, pero esta vez uno de los "actores" olvida que se trata de un drama humanitario y al ser enfocado sonriendo, inmediatamente muestra su pose de afectado por un bombardeo que, casualmente, vuelve a ser obra de Siria y Rusia.




En el ataque al convoy de "ayuda humanitaria" en el que 'White Helmets' y el OSDH acusó directamente a la Fuerza Aérea de Rusia o Siria, cosa que ambos Gobiernos, tanto el ruso como el sirio, desmintieron. Los camiones de "ayuda humanitaria" eran usados por los terroristas, que controlan la zona, como parapeto para introducir artillería, en el vídeo se ve como avanza junto a los camiones una furgoneta de lanzador de morteros a modo de escolta, las fuentes que denuncian el ataque son, de nuevo, los terroristas de 'White Helmets' que inmediatamente grabaron un vídeo y se escuchan de fondo gritos de 'Allahu akbar'. También denuncia el pro-rebelde OSDH. Se vieron afectados por el ataque 18 de los 31 camiones que integraban el convoy y la ONU afirma que no ha podido determinar aún que sea un ataque aéreo. Se reportan bajas civiles, sin embargo, los terroristas de 'Jabhat al-Nusra' ha declarado 11 bajas en sus filas que acompañaban al convoy atacado.



Pues bien, aquí está el 'White Helmets' que se encargó de difundir el ataque al convoy de "ayuda humanitaria" y que aparece en el vídeo que todos los medios sacaron para documentar el ataque:







En el siguiente vídeo se puede ver cómo un miembro de White Helmets golpea a un soldado sirio detenido por los terroristas de al-Nusra y que es llevado a su ejecución.



https://twitter.com/MuradGazdiev/status/781867154480168960






En la siguiente foto vemos a un grupo de miembros de 'White Helmets' realizando el saludo típico de los terroristas.




En este vídeo, Abdullah al-Muhaysini, líder del yihadismo en Siria, alaba la labor de White Helmets llamándolos Muyahidines, nueva prueba de la conexión de White Helmets con el terrorismo en Siria.



Enlace a vídeo de los 'White Helmets' portando armas:

https://twitter.com/TheDaneChris/status/725462289139257344

Enlace a vídeo de una ejecución de terroristas junto a 'White Helmets' que inmediatamente recogen el cadáver:

https://twitter.com/TheDaneChris/status/725287425908563968

Cascos Blancos: la nueva especie de predadores humanitarios.


La ONG “Cascos Blancos” ha sido designada como cadidata para recibir el Premio Nóbel de la Paz. Para apoyar esta candidatura el próximo 16 de setiembre Netflix difundirá un documental de 40 minutos titulado “Los Cascos Blancos”. Ha sido realizado por Orlando von Einsiedel y seleccionado para los festivales de cine Toronto y de Telluride.


Supuestamente se trata de un grupo de voluntarios que acuden en ayuda de la población civil de Siria víctima de los bombardeos, y ya saben la coletilla famosa que no debe faltar nunca: de uno y otro bando. Que quede claro. Son neutrales. Su empeño es exclusivamente humanitario.
Los Cascos Blancos son una organización creada en 2013 y, como no podía ser de otra forma, detrás no hay otra cosa que el imperialismo puro y duro y, naturalmente, la propaganda de guerra, las cortinas de humo y la intoxicación mediática. Veamos algunos ejemplos, sólo unos pocos, para no agotar la paciencia del sufrido lector:
Siempre que surgen este tipo de tinglados hay que acudir, como es habitual, a las fuentes de financiación, entre las que encontramos al mismo mecenas de siempre: el benefactor de la humanidad George Soros, además de tres de las potencias integrantes de la OTAN, que también se han caracterizado siempre por su humanitarismo: Estados Unidos (23 millones de dólares), Gran Bretaña (20 millones de libras) y Holanda (4 millones de euros).
Después de hablar del dinero corresponde desenmascarar las mentiras, la filantropía y el baboseo propio de este tipo de ONG, en el que los medios de comunicación desempeñan un papel fundamental. Pues bien, hay que decir que los Cascos Blancos sólo están presentes en las zonas controladas por el Califato Islámico y el Frente Al-Nosra porque el papel que el imperialismo le tiene asignado, además, de la propaganda, es justificar la imposición de una zona de exclusión aérea que impida los bombardeos rusos y sirios sobre las posiciones yihadistas.
Luego hay que pasar a ver quiénes son esos voluntarios que se juegan la vida como héroes para salvar a los demás, mercenarios cuyo nombre ha salido a relucir, como Raed Saleh, del que el New York Times reconoció en abril (1) que se le había impedido la entrada en Estados Unidos porque formaba parte de las bases de datos como un riesgo para el país o, dicho en román paladino, porque estaba fichado como yihadista y, naturalmente, si le habían llamado para viajar a Estados Unidos es porque sus jefes de la CIA tenían que darle instrucciones.
Organizaciones como los Cascos Blancos forman parte de una nueva concepción de las guerras imperialistas elaborada por la Rand Corporation que se llama “teoría del enjambre” (2) en donde el éxito de la guerra depende estrechamente “de un control estricto del flujo de informaciones”.
(1) http://www.nytimes.com/2016/04/21/world/middleeast/leader-of-syria-rescue-group-arriving-in-us-for-award-is-refused-entry.html
(2) http://www.rand.org/content/dam/rand/pubs/rgs_dissertations/2005/RAND_RGSD189.pdf

Asistimos a una nueva estafa, del mismo corte que AI, HRW, RSF… u otras que viene denunciando nuestro compañero Ahmed Bensaada.
“Estas organizaciones se benefician de  un marco político elegido, medios materiales colosales, además de una financiación regular y consecuente. Metódicamente actualizadas, las técnicas utilizadas son temiblemente eficaces sobre todo cuando el blanco son los países autocráticos o afectados por serios problemas socioeconómicos.  Las agencias estadounidenses más emblemáticas de “exportación” de la democracia  son USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), la NED (Fundación Nacional para la Democracia), IRI (Instituto Republicano Internacional), el NDI (National Democratic Instituto de Asuntos internacionales), Freedom House y la OSI (Open Society Institute). Excepto este último, todas estas organizaciones son financiadas principalmente por el gobierno de Estados Unidos.  En cuanto a OSI, es parte de la Fundación Soros, el nombre de su fundador, George Soros, el multimillonario estadounidense, ilustre especulador financiero. Ni que decir tiene, Soros y su fundación  trabajan con el Departamento de Estado de Estados Unidos para la “promoción de la democracia”.
Los White Helmets son una supuesta ONG que “rescata” a víctimas de los escombros de la guerra de Siria. Son el juguete favorito de muchos ninis de esa izquierda de pega, que usa sus “informaciones” para demonizar al gobierno sirio y a Rusia, los únicos que realmente están combatiendo el terrorismo en la región.  Vinculada a George Soros, está financiada también por la USAID, por el Foreign Office británico y otras instituciones partícipes en la guerra de agresión internacional contra Siria. Pero no sólo eso, casualmente suelen operar en zonas controladas por al Qaeda (al Nusra y sus otras muchas denominaciones), con la que se intercambian militantes según se trate de una operaciones de propaganda u operaciones de guerra.

Sólo están presentes en las zonas controladas por el Califato Islámico y el Frente Al-Nusra porque el papel que el imperialismo les tiene asignado, además, de la propaganda, es justificar la imposición de una zona de exclusión aérea que impida los bombardeos rusos y sirios sobre las posiciones yihadistas.Luego hay que pasar a ver quiénes son esos voluntarios que se juegan la vida como héroes para salvar a los demás, mercenarios cuyo nombre ha salido a relucir, como Raed Saleh, del que el New York Times reconoció en abril  que se le había impedido la entrada en Estados Unidos porque estaba fichado como yihadista y, naturalmente, si le habían llamado para viajar a Estados Unidos es porque sus jefes de la CIA tenían que darle  instrucciones. Ya vemos que EE.UU. se supera a sí mísmo y riza el rizo cada dia que pasa.


El ‘lado oscuro’ de los Cascos Blancos: 5 cosas que debería saber de los ‘defensores civiles sirios’
El ‘lado oscuro’ de los Cascos Blancos: 5 cosas que debería saber de los ‘defensores civiles sirios’

El grupo de voluntarios que se presenta como Defensa Civil Siria, que ya ha sido sorprendidos escenificando videos o entrando en acción tras ejecuciones, recibe financiación oficial de EE.UU. y Reino Unido.

La organización de voluntarios Cascos Blancos, que se dedica a la prestar asistencia a las víctimas del conflicto sirio, viene siendo una de las principales fuentes de todo tipo de acusaciones contra Rusia,  incluidas matanzas de niños en bombardeos. Los Cascos Blancos, que aspiran a ser nominados para Premio Nobel de la Paz, recibieron este año el ‘Premio Nobel Alternativo’ denominado Right Livelihood. Sin embargo, en su historial no todo parece tan claro como su nombre indica.

No son la verdadera Defensa Civil en Siria

La verdadera organización de Defensa Civil en Siria fue creada a mediados del siglo pasado y forma parte de Organización Internacional de Protección Civil desde 1972. La organización de los Cascos Blancos, que luego adoptó el nombre de Defensa Civil Siria, fue creada a finales de 2012 y principios de 2013 como fuerza humanitaria alternativa y actúa en los territorios controladas por la oposición armada, sobre todo el Frente Al Nusra, vinculado con Al Qaeda. Afirman que “salvan gente de las dos partes del conflicto”, pero, al parecer, esto no afecta a los leales al Gobierno sirio. Por ejemplo, en este video varios cascos blancos se entremezclan con miembros de la banda armada que captura a un “cerdo de Assad”.
La página web de los ‘Cascos Blancos’ pertenece al grupo de abogacía The Syria Campaign, registrada en Reino Unido, que expresa directamente su repulsa contra el presidente sirio Bashar Al Assad y contra el Estado Islámico. El grupo informa que cuenta con dos líneas de actuación: la creación de campañas por todo el mundo y la creación de “reportes, infografías y videos”.

Escenifican con maestría videos de rescates

Los Cascos Blancos protagonizan y difunden en las redes numerosas pruebas de asistencia a niños y, en general, a civiles sirios afectados por supuestos bombardeos y ataques con misiles de las fuerzas armadas sirias y rusas, que luego son difundidos con entusiasmo por los medios occidentales. Sin embargo, muchas de estas ‘evidencias’ acaban siendo luego desmentidas. Por ejemplo, un video donde dos cascos blancos sacan de los escombros a un hombre herido que solloza de dolor parece completamente verosímil, salvo por el hecho de que, en realidad, es una simulación, reconocida por sus autores, la Oficina Mediática de las Fuerzas Revolucionarias de Siria (RFS, por sus siglas en ingles).
En los primeros 25 segundos del video sus protagonistas aparecen ‘petrificados’ en una pose, el ‘herido’ cubierto con polvo y con los ojos muy abiertos en expresión de dolor, junto a dos ‘defensores civiles’ que levantan escombros sobre sus pies, mientras la cámara se mueve, grabándolos en distintos planos en silencio absoluto. Pero, de repente, todo cambia, los tres empiezan a actuar y el escenario se llena de ruidos, gritos, se escuchan sirenas de ambulancia y, finalmente, los ‘cascos blancos’ levantan al herido y se lo llevan en brazos. Aquello fue su “intento de participar en el mannequin challenge internacional”, explicó RFS
Dejando al margen la cuestión sobre la veracidad de la explicación y la moralidad de tal forma de participar en un ‘flashmob’ viral, el video deja en el aire una cuestión espinosa: si han podido escenificar perfectamente este video, ¿quién puede asegurar que las demás ‘evidencias’ de atrocidades no hayan sido igualmente falseadas?

Fueron grabados durante ejecuciones de Al Qaeda

Mucho más cuestionable es el siguiente video en el que un miliciano dispara dos veces a la cabeza a un joven arrodillado y con las manos atadas, se aleja, e inmediatamente después tres ‘casco blancos’ con una camilla urgen en levantarlo.
En varias fotos, ‘selfies’ o, por ejemplo, en este video, un casco blanco porta, por alguna razón, un fusil de asalto, pese a que la página web sostiene que su miembros son “neutrales e inermes”. Los autores de ambos videos afirman que los ‘defensores civiles’ actúan mano a mano con Al Qaeda, grupo del que Al Nusra apenas se desprendió nominalmente.

Fundados por un oficial militar británico, sospechoso de formar parte de inteligencia

Los ‘Cascos Blancos’ fueron fundados en 2013 en Turquía por James Le Mesurier, exoficial del Ejército británico que empezó a entrenar a los primeros ‘defensores civiles’ en Turquía. Graduado de la Academia Militar Real Sandhurst, sirvió en infantería durante campañas en Irlanda del Norte, Kosovo y Bosnia, después de lo cual pasó a trabajar en organizaciones humanitarias de la ONU, la UE y la cancillería de Reino Unido. Más tarde se integró en distintas consultoras como Good Harbor, del ex Coordinador Nacional para Seguridad y Contraterrorismo de EE.UU., Richard Clarke, y ARK en Emiratos Árabes Unidos.







Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

those terrorists from  were nominated for Nobel peace prize. this is so ridiculous.

El pasado mes de junio Le Mesurier fue condecorado por este trabajo con la Orden del Imperio Británico y es su Oficial (OBE), mientras algunas informaciones mediáticas sugieren que es oficial en funciones de la Inteligencia británica vinculado con Olive Group y Academi (ex Blackwater), la empresa militar privada de infame historial, y ha participado en conflictos en Irak, Líbano y Palestina.

Reciben donaciones millonarias de USAID y de gobiernos europeos

James Le Mesurier creó la fundación Mayday Rescue, a través de la cual los Cascos Blancos reciben una parte significativa de su financiación. Entre sus sus donantes principales figura la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), que afirma que les asistió con más de 23 millones de dólares. En marzo de 2015 el Ministerio británico de Exteriores reconoció que había prestado ayuda a grupos de defensa civil siria, que EE.UU., Dinamarca  Japón eran sus otros donantes, y reveló que iba a ‘regalar’ otros 3,5 millones de libras esterlinas en forma de equipamientos. Investigaciones mediáticas mencionan también otras fuentes de financiación de los Cascos Blancos, entre ellas organizaciones vinculadas con el magnate estadounidense George Soros.
"Dejan a la gente bajo los escombros": Civiles de Alepo revelan cómo trabajan los Cascos Blancos
Los habitantes de la ciudad siria han comentado las acciones de esta organización de voluntarios apoyada por Occidente, a los que acusan de ser "ladrones".


Residentes de Alepo han contado a RT cómo trabajan en la ciudad siria los Cascos Blancos, la organización de la defensa civil siria apoyada y financiada por los países occidentales. Mientras los activistas occidentales aplauden las actividades de los Cascos Blancos, que se define como una organización de voluntarios para la protección y la asistencia de civiles, estos tienen otra visión bien diferente con respecto al trabajo de este grupo.
La población de la ciudad, recientemente evacuada por las tropas gubernamentales de las zonas de Alepo controladas por los rebeldes, acusa a los Cascos Blancos de "posar ante las cámaras" y de ser unos "ladrones y saqueadores". Uno de los residentes dijo que "una vez están fuera de la vista de las cámaras, dejan a la gente bajo los escombros". El hombre acusa además a los activistas de haber provocado la muerte de su hija por una negligencia médica: "le pusieron una inyección con aire".
"Algunos de ellos son honestos, pero muchos son solamente ladrones", se quejan los vecinos. Un hombre cuenta la historia de cómo tras sufrir un ataque aéreo en su casa, los Cascos Blancos trataron de privarle de su vivienda para convertirla en una base de operaciones.
Mientras la misión oficial de este grupo de defensa es prestar primeros auxilios médicos a las víctimas de los bombardeos, y pese a que distintos medios de comunicación occidentales les dedican calificativos como "heroicos" y "valientes", las autoridades de Rusia y Siria los han acusado repetidamente de hacer un trabajo de propaganda contra el Gobierno sirio divulgando noticias falsas e incluso de tener vínculos con agrupaciones terroristas islamistas como el Frente Al Nusra.
Fuente: RT
Siria: Cascos Blancos, terroristas de "sombrero blanco" para cubrir "negras obras".
Una nueva “fauna humanitaria” ha aparecido como por generación espontánea… por supuesto, contraria al Ejército Sirio, a Assad, a Rusia y a todo aquello que vaya contra los grupos terroristas mercenarios apoyados por los aliados de Occidente: Los “cascos blancos”.
Pero estos humanitaristas (www.whitehelmets.org) quieren dinero. Lo utilizarán para construir armas de gas de cloro como los que mataron a civiles la pasada mañana. Ellos no se preocupan por quién matan, esto es sólo un negocio para ellos. Están cometiendo atrocidades, culpando a Rusia y Siria, en un último intento de mantener Alepo y asegurar sus emplazamientos de morteros pesados con los que han estado aterrorizando a la ciudad más grande de Siria y manteniendo rehén al gobierno de Assad debido a los 400.000 civiles que no pueden salir de la ciudad.
Los terroristas que, desde hace años, han arrasado al azar barrios de Alepo matando a cientos de personas ahora tienen un mantra: Lo que llaman las odiosas bombas de barril. De lo que se quejan es de un helicóptero que es el bombardeo aéreo más preciso imaginables, que ha acabado con docenas de posiciones de mortero terroristas y salvado cientos de vidas. El siguiente video muestra la acción de carga de un mortero de 300 mm masiva utilizado contra civiles en Alepo:


Ahora los terroristas se han vestido con cascos blancos, tienen una cuenta de Facebook y PayPal y están ayudando a recaudar dinero para ISIS para detener Rusia y Siria en Alepo. No ha habido ningún límite para estos grupos terroristas, amos de los medios de comunicación y edición de vídeos por la inexplicable ayuda de la CIA y el MI6.
Primero fue el Observatorio de Derechos Humanos de Siria, trabajando desde Londres con el The Guardian del Reino Unido, sobre inventadas historias de bombas de cañón y gas venenoso. A recordar cuando Arabia Saudita, con la ayuda de Google Groups y la inteligencia israelí,  asesinaron a una periodista de Detroit, Serena Shimm, cuando iba a hacer público la implicación  de los enemigos de Assad en el asesinato terrorista de más de 1000 personas usando gas sarín en Ghouta, Siria.
Ahora tenemos a los "cascos blancos," inicialmente "Defensa Civil de Siria" que dice ser una fuerza de 3000 individuos que trabajan para Al Qaeda y en áreas ocupadas por el ISIS “salvando vidas amenazadas por el terrorismo de Rusia y Siria” contra el dominio benevolente de ISIS y Al Nusra.
Detrás de ellos parecen estar, según algunas fuentes, los servicios de inteligencia israelíes, el Instituto Potomac y Jared Cohen, un neoconservador del gobierno de Bush estratega responsable de la puesta en escena de los ataques con gas en Siria con el fin de provocar una respuesta militar de Estados Unidos. Cohen fue con sus huesos a Irán, destinado allí después de dejar la Casa Blanca. En Irán fue capaz de moverse libremente, reunirse con agentes no vinculados con el asesinato de científicos iraníes e incluso obtener datos para Israel y Arabia Saudita.
VeteransToday - Gordon Duff - El Espía Digital

EnlaceSiria – “Cascos Blancos” Falsifican un Bombardeo contra una Escuela y Rusia demuestra dicho fraude.



Conozca a los Cascos Blancos sirios, la franquicia ‘humanitaria’ de los terroristas que apoya Occidente.

Una aproximación al fraude de las ong’s, el sicariato del nuevo orden globalista.

Organigrama de los 'Cascos blancos' “humanitarios” de Siria. desde la CIA pasando por contratistas mercenarios, el Mossad israelí y las donaciones de la USAID (pantalla de la CIA) hasta el gobierno de Londres conforman la red “humanitaria” o terrorismo “b” contra Siria, Rusia y el mundo


La periodista Vanessa Beeley analizó exhaustivamente hace, aproximadamente, un año en el site canadiense Globalresearch, el mal llamado frente humanitario de la mal llamada guerra de Siria que hasta entonces había pasado desapercibido en el conflicto del país árabe. Galvanizada la guerra del terrorismo globalista contra la Humanidad en Siria había que implementar otro tipo de industria de la muerte, esta vez con amigable cara humanitaria. El título del artículo de Beeley es bien expresivo Cascos Blancos de Siria: Cómo hacer una “guerrablanda” mediante el engaño. La industria de propaganda sin “ánimo de lucro”. Y viene como anillo al dedo, después de la opereta mundial montada en torno al niño Omran en el interior de una novísima ambulancia, estrenada para la ocasión, bajo la dirección coreográfica del Aleppo Media Center, organización mediática de fachada pro-sionista creada ex profeso para contear, al unísono con el Observatorio Sirio de Desechos Humanos, el número de muertos bajo las bombas-barril de Asad y el malévolo ex espía de la KGB, Vladimir Putin.

Dice Beeley, citando a Cory Morningstar, escritora y periodista independiente, que En el siglo 21 las ONG se están convirtiendo, cada vez más, en una herramienta clave al servicio de la dominación imperialista y la explotación global. La sociedad global ha sido, y continúa siendo, manipulada para creer que las ONG son representativas de la “sociedad civil” (un concepto que fue promovido por las corporaciones). Esta confianza injustificada en las ONG ha permitido que el “complejo industrial humanitario” haya ascendido a lo más alto: son los nuevos misioneros de dios -el dios del imperio-.

El papel de las ONG en el desarrollo de conflictos “sensibles” es, pues, crucial para garantizar la “legitimidad” de una intervención del complejo militar-industrial de Occidente. Nuevamente Beeley reseña oportunamente otra acertada reseña, esta vez a cargo de la profesora Sarah Blodgett Bormeo, quien describe el proceso de “democratización” que se lleva a cabo en las naciones que son objetivo de los imperialistas. A saber: Sin querer o adrede, Bormeo describe perfectamente el papel que desempeñan las ONG en este contexto. Bormeo incluso va tan lejos como para señalar la falta de imparcialidad como moneda de curso común entre las ONG grandes y pequeñas, la mayoría de ellas recibiendo sus fondos directamente de los gobiernos y de las principales corporaciones occidentales – todos los cuales tienen un interés personal en el resultado de las actividades de esas ONG y su “intervención” en un país determinado. Bormeo hace hincapié en la importancia, dentro de este escenario de las ONG, de “escoger los vencedores”, en contraposición al respeto y voluntad de los pueblos que deberían decidir su destino como naciones soberanas.

De este modo, las ONG’s, consuman su papel de portavocías de los gobiernos occidentales intervencionistas a pesar de que, en apariencia, puedan gozar de un estatus de respetabilidad(como, por ejemplo, Cruz Roja, Reporteros sin Fronteras o Médicos Sin Fronteras) pero que, en realidad, son unos arietes más de la política exterior de EEUU y la OTAN. Como afirma con solvencia Beeley, las ONG’s dependen del apoyo de sus donantes, por tanto, dejan de ser las organizaciones “humanitarias” neutrales e imparciales como, públicamente, pretenden ser y en su lugar se convierten en herramientas reales encubiertas para la intervención extranjera que promueva un cambio de régimen. De forma predeterminada esas ONG’s se incorporan en el modus vivendi occidental de “hacer la guerra mediante el engaño” y su propósito no es otro que alterar la percepción de la opinión pública sobre un conflicto a través de una multitud de medios y otros canales de “marketing”.

CASCOS BLANCOS: SIGUIENDO LA PISTA DEL DINERO
Entonces…¿los Cascos Blancos de Siria o la llamada “defensa civil siria” es una ONG farsa que sigue el mismo guión embusteril que el resto de ONG’s? No me cabe la menor duda y a Beeley tampoco: Los Cascos Blancos se fundaron en marzo de 2013, en Estambul, Turquía, y están dirigidos por James Le Mesurier, un británico especialista en temas de “seguridad” y ex oficial de la inteligencia militar de su país con una notable trayectoria participando en algunos de los escenarios en los que ha intervenido la OTAN, incluyendo Bosnia y Kosovo, así como Irak, Líbano y Palestina. Le Mesurier es un “producto” de la Real Academia Militar británica de élite de Sandhurst, y también ha participado en puestos de alto nivel en las Naciones Unidas, la Unión Europea, y en el Ministerio de Exteriores del Reino Unido.

Así, pues, tenemos nada menos que un personaje vinculado al aparato de inteligencia occidental dirigiendo los destinos de los terroristas vestidos con Cascos Blancos. Y ahora hay que ir a por la pasta gansa. Porque estos abnegados voluntaristas sirios que hacen propaganda contra Asad y Rusia no aparecieron espontáneamente, ni por amor al arte de ayudar al prójimo. Los orígenes del capital inicial de 300.000 dólares atribuibles a los Cascos Blancos están en una nebulosa; dice Beeley, para, a continuación, señalar que Los informes son contradictorios pero, no obstante, la información posterior nos lleva a la conclusión de que Reino Unido, los Estados Unidos y la “oposición siria ‘[o Consejo Nacional Sirio, gobierno paralelo financiado por Estados Unidos, Reino Unido y sus aliados] están conectados. El apoyo logístico a los Cascos Blancos ha sido proporcionado por el equipo de respuesta de élite turco de desastres naturales, AKUT.

El dictador turco Erdogan no podía dejar de estar en el ajo humanitarista sirio, al margen de su campaña terrorista en Siria invadiendo (como EEUU) ilegalmente ese territorio árabe. La acción criminal de Turquía está, lamentablemente, siendo tolerada por Rusia y sólo busca perseguir con saña a los kurdos, que no al ISIS como burdamente desinforman los medios controlados. La financiación del terrorismo de corte “humanitario” en Siria es, cómo no, otra maniobra de Ankara. Pero ahora viene lo interesante, según Beeley. Siguiendo el rastro anterior, un monto de 13 millones de dólares fue depositado en las arcas de los Cascos Blancos durante 2013. Los primeros informes sugieren que estas “donaciones” vinieron de los EE.UU, Reino Unido y el Consejo Nacional SIrio con conexiones, también, con la Organización de George Soros en los EE.UU. Otro donante, un clásico del involucionismo, sería, según investigaciones realizadas con posterioridad, la USAID (es decir la pantalla “humanitaria” de la CIA para el “desarrollo internacional”) una importante accionista de la organización Cascos Blancos. Precisamente, un informe de la USAID, de julio de 2015, especifica claramente que han suministrado más de 16 millones de dólares en asistencia a los Cascos Blancos.
Vanessa Beeley es clara y diáfana en este punto a la hora de hablar de la agencia paralela de la CIA, la USAID: El historial de la USAID como organismo dependiente del gobierno de EEUU, es decir de la CIA, utilizada como agente facilitador para un “cambio de régimen” en otros países, está ampliamente documentado. De América del Sur a Ucrania y Oriente Medio, la USAID juega un papel malévolo y destructivo en el desmantelamiento de las naciones soberanas y su reducción a estados vasallos al servicio de la hegemonía occidental, como siempre, todo en nombre de la libertad y la democracia.

Beeley señala que Le Mesurier, el artífice mercenario-espía, de la creación de los Cascos Blancos sirios, ha sido retratado como un héroe inconformista en favor del humanitarismo, que milagrosamente estuvo en el lugar correcto (Estambul) y en el momento adecuado, justo cuando surgió la necesidad de crear un equipo de Defensa Civil en Siria, tal vez por casualidad, sólo unos meses antes de que ocurriera el ya famoso y universalmente (a excepción de algunos propagandistas acérrimos) desacreditado ataque con armas químicas en la ciudad de Ghouta, en agosto de 2013, un evento que se ha demostrado, sin lugar a dudas, que fue un ataque de falsa bandera.

Pero Le Mesurier ni estuvo en Estambul anecdóticamente, ni de turista accidental. Más al contrario, todo estaba preparado para ser el gestor de una supuesta organización “humanitaria” que recoge víctimas de la crueldad de las tropas sirio-rusas. El periplo internacional de Le Mesurier como agente imperialista lo relata detalladamente Beeley: Se nos dice que Le Mesurier dejó el ejército británico en 2000 y fue a la ONU como jefe adjunto de la Unidad de Asesoría sobre “Seguridad y Justicia”. Asímismo desempeñó el cargo de Representante Especial de Seguridad de la Secretaría General de la ONU en Kosovo. Su carrera le llevó a Jerusalén, donde trabajó en la aplicación del Acuerdo de Ramallah para, a continuación, ir a Bagdad como asesor especial del ministro iraquí del Interior. Además, en 2005, fue nombrado vicepresidente de Proyectos Especiales de la firma privada de mercenarios Olive Group y en enero de 2008 fue nombrado director de Good Harbour International (empresa de seguridad y servicios estratégicos), ambas con sede en Dubai.

CASCOS BLANCOS DE SIRIA, ONG DE “PODER BLANDO” Y PROPAGANDA DE GUERRA. LOS “REBELDES” (TERRORISTAS) MODERADOS: UN MITO AL DESCUBIERTO
 Falsificadores humanitarios: Foto original de un supuesto ataque de la Fuerza aérea siria publicada el 14 de abril de 2013, antes de ser reciclada por los Cascos Blancos de Siria el 20 ago de 2015.Falsificadores humanitarios: Foto original de un supuesto ataque de la Fuerza aérea siria publicada el 14 de abril de 2013, antes de ser reciclada por los Cascos Blancos de Siria el 20 ago de 2015

Vanessa Beeley, en esta segunda parte de su artículo sobre los Cascos Blancos sirios, califica de arma letal de poder blando a la ONG-trampa Cascos Blancos de Siria. Y no le faltan fundamentadas razones por lo anteriormente expuesto y lo que sigue a continuación. Una cita de la activista norteamericana anti-imperialista, Stephanie McMillan, es suficientemente ilustrativa para evidenciar, de nuevo, el papel destructivo que desempeñan las ONG’s hoy día en el mundo: Junto con las invasiones militares y los misioneros, las ONG’s ayudan a abrir una grieta, como nueces maduras, en los países donde están presentes, allanando el camino para la intensificación de la explotación y extracción de recursos naturales”. De este modo, señala Beeley El complejo de ONG’s “de poder blando” son ahora una de las fuerzas globales más destructivas que existen. Se emplean como una interfaz entre la población civil de un país a “invadir” y un gobierno extranjero dispuesto a implementar estructuras económicas o militares colonialistas para aprovecharse de los recursos de cualquier nación, así como promover el menoscabo de su influencia geopolítica. El proceso de democratización, o la ruta hacia un “cambio de régimen” se ve facilitada por estos empleados del gobierno o “proxies corporativos” encubiertos que, una vez incorporados en una sociedad, se dedicarán a la producción de propaganda que justifique la intervención, ya sea económica, política o militar.
Gran parte de la propaganda sobre Siria y el “conflicto” allí generado es, de hecho, una mitología trazada por agentes de Occidente, creada y diseminada por el complejo de ONGs que trabaja diligentemente sobre el terreno en Siria y, de forma remota, en los laberintos del poder. De esta forma se asegura que un flujo constante de información errónea es continua, sin interrupción, diseñada a medida para alterar la opinión pública sobre la situación en Siria, subraya Beeley. Más o menos lo que ocurrió en Libia, donde una turba de agentes propagandísticos (incluidas las criminales ONGs) deformaron la realidad de la nación árabe hasta el límite de lo falseable que, como todos sabemos, luego dio paso a la agresión militar terrorista contra el país de Gadafi por parte de EEUU y sus aliados imperialistas europeos. Apunta Beeley que Libia, después del golpe de Estado de la OTAN, se está hundiendo más y más en la anarquía, donde los señores de la guerra ocupan el vacío de terror creado por la engañosa intervención de la Alianza Atlántica en 2011.

La financiación de la ONG de los terroristas en Siria, los Cascos Blancos, no es un tema baladí puesto que incluso recibe fondos del propio Ministerio de Asuntos Exteriores británico (como, por otra parte, los recibe el llamado Observatorio Sirio de Desechos Humanos). Siguiendo a Richard Spencer, del Telegraph (medio no adscrito precisamente a la contrainformación): “El Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido es actualmente la mayor fuente de financiación de los Cascos Blancos. Es una ironía que si Gran Bretaña es un “aliado” efectivo de Asad y realiza incursiones aéreas contra el Estado Islámico en Siria, se bombardee a los terroristas y luego tengamos que pagar a los Cascos Blancos por rescatar cuerpos sepultados entre los escombros por culpa de nuestras bombas. No resulta solamente irónico, sino grotesco, pero así se marcan los indecentes límites de la geopolítica mundial en los Estados anglosionistas.

Es importante resaltar que todo lo que rodea a la mitología del Casco Blanco es generada por un aparato de medios de comunicación y de marketing muy sofisticado y deslumbrante, supervisado y conducido, entre otras, por una de las compañías de relaciones públicas deGeorge Soros, llamada Purpose. La recreación del fraudulento mito de los “cascos blancos” sirios goza cada vez más de un muy publicitado “prestigio” que ha sido construido, según Beeley, sobre la base de que los Cascos Blancos son descritos de manera repetitiva como “gente corriente”, en concreto, “panaderos, sastres, ingenieros, farmacéuticos, pintores, carpinteros o estudiantes” y se representan sin descanso como héroes, trabajadores de “milagros”, santos y súper-humanos de una escala comparable a la cima del “Everest”, con la imparcialidad y la neutralidad que se les supone en la zona de conflicto. “Sin armas y sin prejuicios” es su lema, ya que dicen que se sacrifican por el “pueblo sirio”. La realidad es otra muy diferente: los Cascos Blancos de Siria cooperan con los terroristas de Al-Nusra, demonizan siempre al gobierno de Assad, atienden en exclusiva a las presuntas víctimas del Ejército sirio y de Rusia y animan a la intervención extranjera.

LOS VÍNCULOS DE LOS CASCOS BLANCOS CON EL GRUPO TERRORISTA AL-NUSRA. MUAWIYA HASSAN AGHA: CASCO BLANCO DE DÍA, TERRORISTA DE NOCHE
Hay toda una biblioteca de imágenes de propaganda sobre los Cascos Blancos que han demostrado estar amañadas, ser falsas o, en el mejor de los casos, inexactas, afirma Beeley, pero quizás la más impactante y más ampliamente publicitada, continua la investigadora, fue el material de archivo de lo que parece ser su participación en una ejecución de Al Nusra de un civil en Hreitan, al norte de Alepo. Esta es quizás una de las acusaciones más concluyente de la connivencia de los Cascos Blancos con el grupo terrorista.

El video de los hechos fue suprimido con celeridad por Youtube, el cual mostraba a un grupo de asesinos yihadistas de Occidente ejecutando a una persona e inmediatamente aparecían los Cascos Blancos para recoger el cadáver. Lo cierto, es que esos trabajadores “humanitarios”, tan imparciales ellos, no hicieron nada para impedir esta ejecución. Más bien todo lo contrario, parecían colaboradores de los terroristas.

Asesinato de al-Nusra y notificación a los 'Cascos Blancos' para la recogida del cadáver.

Beeley aporta otro dato significativo de los terroristas con casco blanco, citando el New York Times: “Los Cascos Blancos no están remunerados y no tienen armas. Arriesgan sus vidas para salvar a otros”. A través de los hechos se demuestra esta falsedad:

'Cascos Blancos' armados como Allah y Obama maandan.

En el video que sigue, se ve con más claridad:


Beeley nos recuerda que hay Cascos Blancos con nombre y apellidos que llevan a cabo un no tan sorprendente doble “modus operandi”. Uno de ellos es el terrorista-casco blanco Muawiya Hassan Agha. Parece que Agha, dice Beeley, juega un doble papel en el conflicto de Siria, casco blanco durante el día, y terrorista armado de Al Nusra por la noche. Se le puede ver en su propia página de Twitter posando a bordo de un tanque de Al Nusra, pistola en mano. Este es un caso muy claro en que la línea de demarcación entre un mercenario terrorista armado y un desarmado humanitarista siendo algo más que borrosa.
Arriba a la izquierda: Musawiya Agha Hassan en modo casco blanco. Arriba a la derecha: como terrorista mercenario de Al Nusra a bordo de un tanque en Idlib [tomado de su página de perfil de Twitter]. Abajo a la izquierda: de celebración con los terroristas de Al Nusra. Abajo a la derecha: Captura de pantalla de un supuesto ataque aéreo de Rusia sobre un hospital en Sarmine, Idlib.

El perfil del terrorista-casco blanco en Twitter


La página de Facebook de Muawiya Hassan Agha de 24/10/2015 muestra la celebración por la muerte de un soldado del Ejército Árabe Sirio

Un último ejemplo de la propaganda favorable, teñida de manipulación, hacia los Cascos Blancos que refiere Beeley: “Los Cascos Blancos afirmaron haber rescatado a un soldado del Ejército Árabe Sirio. En realidad, fue capturado por los terroristas de Al Nusra 10 días antes. En la versión de Al Nusra, este soldado se describe como un “cerdo chiíta” y fue probablemente ejecutado sumariamente como apóstata, según la doctrina wahabí. Es difícil de imaginar que los Cascos Blancos lo rescataran a menos que, por supuesto, desenterraran su cuerpo con fines publicitarios “.

Y de Falsimedia…qué se puede decir a estas alturas…otra cosa que no sea una desvergüenza tras otra, glosando olímpicamente a estos héroes-criminales de hojalata con casco blanco tal y como quieren los agresores terroristas que financian a esta sucursal de Al-Nusra-AlQaeda-ISIS. Se puede leer en ELPAISIS lo siguiente Los ‘cascos blancos’ que salvan vidas entre los escombros en SiriaY, a continuación, alucinen con este campeón del “agit-prop” español: Héroes consagrados por aclamo popular, son la única defensa de la que disponen los civiles contra el arma más devastadora de la guerra: las bombas. Desde su creación en marzo de 2013, alegan neutralidad política y claman haber salvado 56.000 vidas de los bombardeos de la aviación siria y más recientemente de la rusa. Espera… según la activista Vanessa Beeley a los cascos blancos no les conoce la mayor parte de la población siria y, a pesar de que alegan neutralidad política, sólo salvan vidas de los que son bombardeados por Al Asad y Putin. De los civiles muertos por los terroristas o la Coalición internacional de las multinacionales… la amnesia es total, casi tanta como la de otra ONG de Washington, Amnistía Internacional.

Pero no sólo eso, sino que los terroristas de casco blanco se erigen también en “informadores” fabricando las más burdas mentiras, al estilo de su colega de fechorías mediáticas, el OSDH de Londres. Baste un ejemplo. Es conocido que los Cascos Blancos sólo operan como equipos de rescate en las zonas controladas por los terroristas que dirige Occidente, mal llamados “rebeldes”. Hace un mes la rama “humanitaria” de Al-Nusra-EI-AlQaeda denunció un ataque con gases tóxicos perpetrado, falsamente, por un helicóptero de Rusia cerca del lugar donde otro aparato del ejército de ese país que transportaba ayuda humanitaria fue derribado (muriendo sus cinco ocupantes). Por supuesto, huelga decir que los Cascos Blancos no fueron a recoger los cadáveres de la tripulación rusa, sino que sus compañeros terroristas patearon y arrastraron los cuerpos de los soldados rusos a placer.

Los medios 'progres' no podían faltar a la cita de las flores y elogios ditirambos hacia los “White Helmets”. En Rebelión, otro viejo conocido que ha hecho de las suyas con las “roboluciones” árabes y la lucha terrorista de los “rebeldes” sirios, son firmes partidarios de la “insurgencia” yihadista y su brazo “humanitario” Cascos Blancos. En este sentido, el site trotskista ha hecho publicidad gratuita para los humanitarios de Al Nusra. Así, se puede leer, con carga “emotiva” incluida, en una de sus noticiasLlamamiento urgente de los Cascos Blancos (Defensa Civil Siria). Esta noche, en el momento en que os disponéis a acostaros, los helicópteros del régimen sirio han lanzado más de 40 bombas de barril, enterrando a familias enteras entre los escombros de sus hogares. Atrapados en la oscuridad, la gente sólo tiene una esperanza: que los Cascos Blancos les encuentren y les saquen de allí. Las bombas de barril son las que lleva en su cabeza el mentor político de Progremos, Santiago Alba Rico, filósofo-califa de Al-Nusra y la OTAN.

Sería eterno citar la infinidad de medios corporativos favorables al candoroso y abnegado esfuerzo de la ONG terrorista de Occidente en Siria. El problema es que, como decía un lector de ELMUNDO, un medio acólito total de Washington y el sionismo, de este fairy tale (cuento de hadas) podría deducirse que la guerra de Siria consiste en el exterminio de la población civil por el malvado Assad con el apoyo de esos rusos monstruosos. En el lado de los buenos están estos muchachos de casco blanco apoyados por los campeones de siempre: ingleses, daneses, etc… O sea, la OTAN. Una vez más, Occidente contra el mal… A Marvel le encantan estos guiones. Le ha quedado un relato de lo más cotizable en Hollywood. No sé a qué espera.

Quizás espere a que el frente terrorista-humanitario de Siria sea, muy probablemente, recompensado este año con ese devaluado y político premio denominado Nobel de la Paz. Si se lo dieron al “pacificador” Obama, artífice junto a la enferma mental Hillary Clinton del Holocausto sirio…..por qué no iban a dárselo a uno de sus más publicitados mercenarios “humanitaristas”.


Portavoz de al-Qaeda considera los White Helmets auténticos muyahidines.


En un vídeo recientemente publicado, el portavoz de la filial de al-Qaeda en Siria Jabhat Fatah al-Sham, considera a la organización candidata al Premio Nobel de la paz White Helmets auténticos mujahidines.
Abdallah Muhammad al-Mihaysini es un popular clérico saudí que entró de manera ilegal a Siria para convertirse en el portavoz de la Cohorte de la Sharia de Jaish al-Fatah.
Los White Helmets, vistos como una organización humanitaria y desinteresada en el conflicto, mantienen estrechas relaciones con organizaciones -consideradas terroristas a nivel mundial- como Jabhat Fatah al-Sham (antigua al-Nusra).
(Los White Helmets) no son diferentes de los Mujahidines”, asegura Abdullah al-Muhaysini en el video.
En una entrevista con el Consejo Islámico Central de Suiza, Abdullah al-Muhaysini ya se consideraba admirador del Estado Islámico de Iraq, sección de al-Qaeda de la que nacería más tarde el ISIS.

Los 'White Helmets', la "ONG" yankee, colaborando mano a mano con A-lQaeda/Al-Nusra en la toma de Idlib, Siria.


"White Helmets" apoya a Al Qaeda en el bloqueo de agua a más de 5 millones de sirios.

Hay una catástrofe humanitaria en Siria y los medios “occidentales” la están ignorando.

El 22 de diciembre Al Qaeda, que controla el valle de Wadi Barada cortó el suministro principal de agua para la capital siria, Damasco. Desde entonces 5,5 millones de habitantes de la ciudad y alrededor de ella tienen que sobrevivir con distribuciones de agua de emergencia realizada por el gobierno sirio. 

Eso es apenas suficiente para que las personas beban.

La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) expresó preocupación por la salud de la población ya que esta situación podría fomentar enfermedades causadas por agua contaminada, que afectan especialmente a los niños.

Este corte de agua es parte de una estrategia más amplia, aparentemente coordinada para privar de los servicios públicos a todas las áreas controladas por el gobierno. 

Hace dos días, el Estado Islámico cerró un importante punto de suministro de agua para Alepo desde el Éufrates. 

También mástiles de electricidad de alto voltaje en las líneas de alimentación de Damasco han sido destruídas. El suministro de gas a ciertas partes de Damasco también se han cortado . 

Una táctica similar fue utilizada por los terroristas sionistas de la Haganá que en 1947/48 envenenaron y volaron la red de agua y oleoductos que iban a  Haifa, Palestina. 

Wadi Barada es un valle por donde pasa el río Barada a unas 10 millas al oeste de Damasco entre el Líbano y Siria. Ha estado en manos de los insurgentes locales desde el año 2012. El área está rodeada por las fuerzas del gobierno sirio y sus aliados, Hezbolá. 




Después de que la parte oriental de la ciudad de Alepo fuera liberada por las fuerzas del gobierno sirio, los rebeldes locales y habitantes en el valle del río Barada estaban dispuestos a reconciliarse con el gobierno sirio. 

Pero los Takfiris de al-Qaeda no estaban de acuerdo y se hicieron cargo. La zona está bajo el control de al-Qaeda y por lo tanto fuera del reciente acuerdo de alto el fuego.

El 22 de diciembre el suministro de agua a Damasco fue repentinamente contaminado con combustible diesel. Un día después, las fuerzas del gobierno sirio comenzaron una operación para recuperar la zona y para reconstituir las reservas de agua. El 27 de diciembre la instalación fue volada y en parte destruida.


Según publicaba el sitio Moonof Alabama, el bloqueo de agua de Wadi Barada a más de 5 millones de personas en Damasco está tomando un giro interesante. 

La organización Cascos Blancos, financiados por los Estados Unidos y el Reino Unido parece estar implicado directamente en el bloqueo. Esto aumenta la sospecha de que el bloqueo ilegal de agua a la población civil en Damasco es parte de una campaña organizada bajo el mando estadounidense. 

La campaña está diseñada para bloquear los servicios públicos a las áreas de controladas por el gobierno como venganza por la liberación del este Alepo.

Al parecer algunos grupos "civiles" exigieron ciertas condiciones para el restablecimiento del suministro de agua, entre ellas, el alto el fuego en la zona del valle de Wadi Barada. 

Entre estos grupos se encontraba la firma de los White Helmets.



Compruebe los logotipos de las organizaciones que lo suscriben. Es probable que reconozcan el del medio en la segunda fila.



Y aquí está el original de dicho logotipo tomada directamente desde el sitio web de la organización Defensa Civil Siria, también conocida como Los Cascos Blancos:



Las organizaciones que hacen una oferta para levantar el bloqueo del agua de Damasco, obviamente, creo que tienen el poder para hacerlo. También deben ser considerados responsables de mantener el corte. 

También deben tener relaciones íntimas con los combatientes de Al-Qaeda que actualmente ocupan las instalaciones de agua dañadas.

Incluso después de 14 días de corte de agua en Damasco los medios de comunicación "occidentales" no están informando sobre el bloqueo por parte de al-Qaeda de agua a más dee 5 millones de sirios. A lo mejor es porque su organización propagandística preferida, los Cascos Blancos, están implicados.

Fuentes:


¿Cascos Blancos y ONG? ¿O Al-Qaeda con un lavado de cara?


Los "Cascos Blancos", grupo "humanitario" falso expuesto como un grupo de apoyo a Al Qaeda dirigido por un militar británico y financiado por el Gobierno de EE.UU. Corto documental por Steve Ezzedine y Vanessa Beeley.






Civiles de Alepo revelan cómo trabajan los Cascos Blancos: "Dejan a la gente bajo los escombros" (vídeo)

Los habitantes de la ciudad siria han comentado las acciones de esta organización de voluntarios apoyada por Occidente, a los que acusan de ser "ladrones". 



Residentes de Alepo han contado a RT cómo trabajan en la ciudad siria los Cascos Blancos, la organización de la defensa civil siria apoyada y financiada por los países occidentales. Mientras los activistas occidentales aplauden las actividades de los Cascos Blancos, que se define como una organización de voluntarios para la protección y la asistencia de civiles, estos tienen otra visión bien diferente con respecto al trabajo de este grupo. 

La población de la ciudad, recientemente evacuada por las tropas gubernamentales de las zonas de Alepo controladas por los rebeldes, acusa a los Cascos Blancos de "posar ante las cámaras" y de ser unos "ladrones y saqueadores". Uno de los residentes dijo que "una vez están fuera de la vista de las cámaras, dejan a la gente bajo los escombros". El hombre acusa además a los activistas de haber provocado la muerte de su hija por una negligencia médica: "le pusieron una inyección con aire". 

"Algunos de ellos son honestos, pero muchos son solamente ladrones", se quejan los vecinos. Un hombre cuenta la historia de cómo tras sufrir un ataque aéreo en su casa, los Cascos Blancos trataron de privarle de su vivienda para convertirla en una base de operaciones

Mientras la misión oficial de este grupo de defensa es prestar primeros auxilios médicos a las víctimas de los bombardeos, y pese a que distintos medios de comunicación occidentales les dedican calificativos como "heroicos" y "valientes", las autoridades de Rusia y Siria los han acusado repetidamente de hacer un trabajo de propaganda contra el Gobierno sirio divulgando noticias falsas e incluso de tener vínculos con agrupaciones terroristas islamistas como el Frente Al Nusra.


El lado oscuro del trabajo de los Cascos Blancos en Siria.

Un documental que elogia el trabajo del grupo llamado Cascos Blancos ha sido nominado a los premios Óscar. Sin embargo, las actividades de esta organización que se proclama de defensa civil siria, dejan demasiadas preguntas sin respuesta. Y es que, a pesar de declararse imparciales, reciben financiación externa y se han observado que mantiene vínculos con grupos yihadistas. El periodista Francisco José Saavedra los define como "propaganda fraudulenta" para socavar al gobierno de Al Assad.

Vídeo: https://actualidad.rt.com/video/229413-oscuro-trabajo-cascos-blancos


Cascos Blancos, la máscara del terror (Anna News)



Los Cascos Blancos no son tan blancos. José Antonio Egido.

Artículo que nos envía José Antonio Egido, autor del libro “Siria es el centro del mundo”, a la vista del reconocimiento público y material que el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid quieren hacer a una organización pantalla de la agresión imperialo-sionista y feudal,  internacionalmente conocida como “Cascos Blancos”, contra la República Árabe Siria
(Acceder al artículo en pdf)

No hay mucho que investigar para descubrir rápidamente que los llamados en inglés “White Helmets” o “Cascos blancos” no son una ONG humanitaria sino un entramado de guerra psicológica creado y financiado por los servicios especiales de los países de la OTAN implicados en la agresión militar y terrorista contra este país árabe desde 2011.
Confesión de un miembro de los White Helmets «Hacíamos escenificaciones constantemente»



Al Qaeda visita España.

La ignorancia de los ciudadanos españoles en su mayoría es directamente proporcional al nivel de manipulación informativa al que están sometidos diariamente a través de los grandes medios de comunicación corporativos. La eficacia de esta manipulación a la hora de adoctrinar a las masas es mayúscula si observamos la mansedumbre con la que aceptan el discurso oficial, sin cuestionarse su veracidad, sin molestarse en escuchar otras opiniones distintas, sin preguntarse quiénes y qué intereses están detrás de las fuentes que utilizan estos medios corporativos para “informarnos”. Más grave aún es que sean políticos o activistas que supuestamente luchan contra el sistema quienes acepten, asuman y apoyen ese discurso, contribuyendo así a multiplicar la enajenación colectiva.
Es cierto que en los últimos años algunos de estos medios masivos y, sobretodo, algunos de los periodistas más populares son cuestionados por muchos ciudadanos debido a sus vínculos con los distintos gobiernos de turno o a su descarado sesgo partidista. Sin embargo existe un agente político, ideológico y mediático que goza de absoluta credibilidad y que es utilizado por estos medios de comunicación para difundir el discurso y la ideología de los gobiernos neoliberales y del poder económico dominante que está detrás de todos ellos: las llamadas “organizaciones humanitarias”. Los ciudadanos están predispuestos a creer ciegamente y de forma acrítica cualquier mensaje que provenga de una “organización humanitaria” que, supuestamente, sea imparcial, independiente y trabaje de forma desinteresada por los Derechos Humanos. Por eso tanto los gobiernos como las grandes corporaciones utilizan a estas conocidas “ONGs” para difundir su ideología y buscar el apoyo popular, sin que los propios ciudadanos perciban que están siendo manipulados y que están apoyando una agenda política concreta que esconde los intereses espurios de quienes la promueven.
Sólo así se explica que los dirigentes de una organizaciones terrorista visiten España [1] y otros muchos países europeos para dar lecciones de “libertad”, “democracia” y “Derechos Humanos” sin que nadie denuncie públicamente esta aberración ni se produzca un escándalo político y social mayúsculo. Y que además, en el colmo de la desfachatez, estas organizaciones yihadistas reciban premios y distinciones por parte de las instituciones públicas (y privadas) en nombre de los valores que representan las “democracias occidentales”. Los Cascos Blancos que actúan en Siria son el paradigma actual de esta maniobra de manipulación de los sentimientos a través de la propaganda mediática para justificar la barbarie terrorista-imperialista.
Gracias a internet y a la tecnología que tenemos a nuestro alcance y gracias a la impagable labor de muchos investigadores, activistas y periodistas independientes disponemos de abundante información sobre el origen de esta “ONG” y sabemos cuál es su verdadera labor en Siria y quiénes son sus patrocinadores. Por desgracia la inmensa mayoría de los ciudadanos todavía se informan a través de los grandes medios corporativos en sus distintos formatos, fundamentalmente la televisión y la radio. Sólo aquellos ciudadanos que de forma crítica e inteligente pretenden informarse realmente de lo que ocurre en el mundo y a su alrededor recurren a este tipo de medios independientes y de analistas rigurosos con la verdad que han desenmascarado a estos “terroristas humanitarios”.
A través de sus informes sabemos desde hace tiempo que los Cascos Blancos fueron creados en 2013 por los servicios de inteligencia de los gobiernos de Reino Unido y de EE.UU. para ser utilizados como un arma de propaganda de guerra contra el gobierno de Bashar Al Assad. Desde entonces otros muchos gobiernos y fundaciones privadas los han estado financiado (como la Open Society Foundation de George Soros, entre otras muchas), y las grandes corporaciones mediáticas los han utilizado como fuente constante de información para hablar sobre la guerra contra Siria, junto con el Observatorio Sirio de Derechos Humanos [2], otro instrumento de propaganda de guerra creado por el Reino Unido que está compuesto por un sola persona y que tiene su sede en la ciudad británica de Coventry, a 138 km. de Londres y a 4.700 km. de distancia de Damasco. Sabemos también que el encargado de poner en marcha a los Cascos Blancos y de reclutar y entrenar a sus miembros en Turquía fue James Le Mesurier, un ex soldado británico y contratista privado cuya empresa tiene su sede en Dubai, que ocupó, entre otros, el cargo de “jefe adjunto de la Unidad de Asesoría sobre seguridad y justicia de la ONU”, además de trabajar para varias empresas privadas de mercenarios en varios países en conflicto. También sabemos, como se puede comprobar en su propia página web, que los Cascos Blancos están estrechamente vinculados a The Syria Compaign, una “organización sin ánimo de lucro” con sede también en Reino Unido. Esta “ONG” fue creada en marzo de 2014 con dinero procedente de The Asfari Foundation, una fundación patrocinada por la familia Asfari, unos millonarios empresarios británicos de origen sirio. Entre otras cosas, Ayman Asfari es director ejecutivo de la empresa Petrofac, una multinacional británica que cotiza en la City de Londres y está dedicada a ofrecer servicios para la industria del petróleo, el gas y la energía. Escribí algo sobre esta organización y sus patrocinadores en otro artículo:
Además de AymanSawsan y Adeeb Asfari, la Asfari Foundation cuenta entre sus distinguidos patronos con John Ferguson y Marwan al-Muasher. El primero fue director financiero de Shell en Siria en los años 80, y ocupó varios cargos en diversas empresas británicas relacionadas con el petróleo y el gas. El segundo, entre otros muchos cargos, fue ministro de Asuntos Exteriores (2002-2004) y vice-primer ministro (2004-2005) de Jordania; fue el primer embajador de ese país en Israel y más tarde ocupó el mismo cargo en Washington (1997-2002), etapa en la fue pieza clave en la negociación del Tratado de Libre Comercio entre EE.UU y Jordania, el primer tratado que firmó Washington con un país árabe. Como no podía ser de otra forma, es defensor de la Primavera Árabe y de los Hermanos Musulmanes, algo que defiende desde algunas tribunas como la CNN, por ejemplo. [3]
No quiero extenderme más sobre el origen de esta organización “humanitaria” takfirí, puesto que ya existen informes muy bien documentados sobre ello y no es necesario repetir los mismos argumentos. Por ejemplo, el informe publicado recientemente por el profesor José Antonio Egido (en español) a raíz de esta visita de la filial “humanitaria” de Al Qaeda a España para participar en varios actos de propaganda yihadista [4]. También recomiendo leer este otro informe (en inglés) muy bien documentado de la activista Vanessa Beeley: Who are the Syria White Helmets?
Todas las pruebas y hechos de los que disponemos nos llevan a concluir que los Cascos Blancos son una parte fundamental de los grupos terroristas takfiríes que luchan en Siria por un “cambio de régimen” a las órdenes de la OTAN-CCG, especialmente del Frente al Nusra, aunque también mantienen vínculos con el Estado Islámico y otros grupos minoritarios como Ahrar al Sham o Nour Al Din Zenki. De hecho estos “voluntarios” sólo trabajan en las zonas ocupadas por estos grupos terroristas. La mayoría de los sirios no conocen a los Cascos Blancos, como se pudo comprobar cuando el ejército sirio pudo liberar el este de Alepo asediado por los terroristas. Los Cascos Blancos fueron creados expresamente para atender a los yihadistas heridos en combate, y a su vez, para ser utilizados como un arma de propaganda de guerra con el fin de sensibilizar a la opinión pública occidental para que acepte una “intervención humanitaria” de la OTAN, siguiendo el mismo guion que aplicaron en Libia.
Por otro lado los Cascos Blancos también tratan de imitar y contrarrestar a la verdadera Defensa Civil Siria, que protege realmente a los civiles sirios de los ataques terroristas. Precisamente los medios de comunicación occidentales definen habitualmente a los Cascos Blancos como la “Defensa Civil Siria”. Esta es otra manipulación más de los hechos. La verdadera Defensa Civil Siria existe desde el año 1953 y es la única organización dentro de Siria reconocida por la Organización Internacional de Defensa Civil (ICDO, por sus siglas en inglés) con sede en Ginebra [5]. Pero este dato, como todos los demás, no tienen la menor importancia cuando de lo que se trata es de engañar a la audiencia.
El régimen monárquico español ha recibido con los brazos abiertos a los miembros de esta organización terrorista financiada por las potencias occidentales y las dictaduras aliadas de Golfo, incluido el régimen sionista de Israel, claro. Raed Saleh, director o presidente de los Cascos Blancos, fue recibido con la alfombra roja en Madrid (no era la primera vez que visitaba España; en noviembre de 2016 estuvo en Barcelona para recibir un premio), donde se reunió con las autoridades públicas, dio conferencias y concedió entrevistas a los grandes medios que le aclamaban. Paradójicamente este terrorista no podría haber hecho lo mismo en Washington o Nueva York, por ejemplo, ya que en abril del año pasado EE.UU. impidió su entrada en el país al considerarlo una “amenaza para la seguridad nacional” debido a sus vínculos con el terrorismo internacional, motivo por el cuál fue devuelto en el mismo avión a Turquía.
Este hecho por sí mismo ya demuestra la hipocresía y el cinismo con el que actúan los gobiernos de la OTAN y el grado de manipulación máxima a la que nos somete la yihad mediática occidental en su conjunto. ¿Cómo se puede ser “una amenaza para seguridad nacional” y al mismo tiempo estar nominada al Premio Nobel de la Paz la organización que preside? ¿Es Raed Saleh un héroe o un terrorista, en qué quedamos?
untitled
Obviamente es un terrorista, aunque hoy en día EE.UU. ya no lo considere como tal por puro interés propagandístico. Como lo es otro compañero suyo: Mustafa al-Haj Yussef, líder de los Cascos Blancos en la provincia siria de Idlib, donde actualmente se encuentran atrincherados prácticamente todos los grupos terroristas que invaden el país desde hace seis años. Esperemos, dicho sea de paso, que todos ellos sean aniquilados cuanto antes, incluidos los miembros de los Cascos Blancos. Mustafa al-Haj Yussef (al que podemos ver en la foto superior junto a Raed Saleh en Idlib), que también es presentado como un héroe que salva vidas de forma desinteresada, llegó a pedir que se bombardeara a la población civil de Damasco durante las elecciones de junio de 2014, definiendo este crimen contra la humanidad como “la mayor declaración de Revolución” que se podría hacer. Días más tarde, el 30 de junio de 2014, este “héroe humanitario” mostró a través de su página de Facebook su respaldo a la ideología extremista promovida por Ibn Taymiyya, al que algunos analistas consideran el “padre ideológico” del actual Estado Islámico. Este terrorista recibido en España y en Europa como un héroe, pidió por escrito que fueran asesinados extrajudicialmente todos aquellos civiles sirios que no siguieran su interpretación fundamentalista del Islam. Abogó también por la unidad de todos los grupos yihadistas que luchan en Siria para acabar con el “régimen de Al Assad” y con aquellos civiles sirios que lo apoyan [6]. Curiosa forma de defender a los civiles sirios y los Derechos Humanos ¿no creen?
Como decía anteriormente, no es necesario extenderse mucho más sobre la trayectoria de estos terroristas “humanitarios” apoyados por las “democracias occidentales”. Los hechos y las pruebas son diáfanas y están al alcance de todos aquellos que quieran informarse [7].
El hecho relevante y que debemos denunciar es que estos “moderados rebeldes”, así como las asociaciones y entidades que los apoyan, estuvieron en Madrid dando lecciones de democracia al resto del mundo; y además reciben la financiación y el patrocinio de los gobiernos occidentales (también de los gobiernos locales y autonómicos, como en el caso de Madrid [8]). Nuestro dinero público se destina a financiar y a premiar a las filiales de Al Qaeda en Siria, incluido su brazo humanitario y propagandístico: los Cascos Blancos.
Especialmente repugnante resulta ver a la mal llamada “izquierda” política y social apoyar al terrorismo wahabí en Siria y en todo Oriente Medio y norte de África. Recordemos que la alcaldesa de Madrid es Manuela Carmena (Podemos), a la que ya vimos en otras ocasiones participando en actos similares de apoyo al terrorismo de la OTAN contra Siria [9]. En Europa, y especialmente en España, sufrimos una “izquierda” que apoya la Globalización capitalista, la supremacía del libre comercio, el modelo neoliberal, el Euro, la OTAN, la Unión Europea nacida de Maastrich, las “primaveras árabes”, “revoluciones de colores” y “golpes suaves” dirigidos por Washington, el terrorismo wahabí-takfirí, el fascismo en Ucrania,… o la monarquía borbónica heredera del dictador Franco en España. Y todavía tenemos que aguantar que esta izquierda corporativa, pro-imperialista y neoliberal que premia a los herederos de Al Qaeda se presente como la “alternativa al sistema”. Nos toman por imbéciles.

Casco blanco (White helmet) golpeando a prisionero capturado por Al-Nusra.
Sobre la persona que sube el vídeo a youtube diré que es el triste y vergonzoso ejemplo de cuando la derecha más rancia adelanta por la izquierda a los 'progres' y cierta "izquierda".


 por David Rey



El siguiente artículo es una reseña sobre el documental “Cascos blancos” (The White Helmets, 2016), producido por Netflix. Conviene resaltar que no estoy en contra de todo el contenido documental de Netflix, pudiéndose ver a través de esta plataforma joyas del género como “The propaganda game”, posiblemente el documental más objetivo sobre Corea del Norte o “The act of killing”, sobre el genocidio de comunistas por parte de la dictadura de Suharto.

¿Quiénes son los Cascos Blancos? ¿Quiénes les apoyan?

La Defensa Civil de Siria, conocida coloquialmente como Cascos Blancos (White Helmets) es una supuesta ONG siria, supuestamente imparcial en el conflicto, que realiza operaciones de rescate (algunas puestas en tela de duda) y que ha sido nominada al Premio Nobel de la Paz en el 2016.

Lo cierto es que esta organización no tiene su origen en civiles sirios, sino que fue idea de un ex oficial británico, James Le Mesurier. En su página Web, los Cascos Blancos afirman rechazar cualquier financiamiento económico de cualquier gobierno, algo falso, ya que han recibido dinero de gobiernos como el de Gran Bretaña , EEUU y Holanda, además de la Open Society Institute, vinculada a la Fundación Soros. Precisamente esta fundación es la que promocionará el documental de Netflix, ya que George Soros será un importante financiador de esta plataforma.


Tenemos que recordar quién es George Soros: se trata de un multimillonario calificado a menudo como un filántropo. En su tiempo utilizó su fortuna para hacer algún que otro gesto solidario con alguna causa justa, por ejemplo, financiar a organizaciones en defensa de los derechos LGTB o conceder becas a estudiantes negros de la Sudáfrica del Apartheid. Sin embargo, también es conocido por su anti-comunismo militante, teniendo un papel destacado en el financiamiento de la oposición en el Bloque del Este, ya sea al grupo sindical Solidarnosc en Polonia o apoyando la Carta 77 en Checoslovaquia.  En los últimos tiempos ha financiado a grupos más reaccionarios como FEMEN, organización supuestamente feminista que tuvo cierta aceptación entre la izquierda por acciones como la realizada contra la ley del aborto de Gallardón, pero que ahora ha quedado algo relegada por su apoyo a los neonazis al asesinar a sindicalistas en Ucrania, o a la derecha golpista venezolana o a los bombardeos contra población civil palestina por parte de Israel. Además, George Soros ha apoyado al régimen golpista ucraniano y a los Cascos Blancos, que es el tema que nos ocupa aquí.

El documental:

A la hora de ver el documental, intenté liberarme de los prejuicios que tenía hacia este grupo. No obstante, resulta imposible por los comentarios que realizan.

Casi al principio, tenemos a uno de los Cascos Blancos leyendo el Corán mientras a través de su voz en off nos dice que antes de unirse a esta organización era miembro de un grupo armado “de la oposición”, aunque no te aclara a qué grupo exactamente. Es el primer indicio de que los Cascos Blancos no son un grupo imparcial.




En una escena de rescate sufren un supuesto bombardeo por parte de Rusia. Una voz en off nos dice que la situación en Siria es difícil, “sobre todo, dada la intervención de Rusia en apoyo del régimen (de Bashar al-Assad)”. Hay constantes críticas a Rusia por sus bombardeos, considerándola como el principal (y único) problema que sufre Siria. El terrorismo yihadista financiado por la OTAN desde Turquía no es mencionado apenas en el documental, a excepción de un fragmento donde sí se hace, aunque resulta insignificante si las comparamos con las constantes alusiones a Rusia. No es de extrañar teniendo en cuenta que los Cascos Blancos, como veremos más tarde, son una organización afín al Frente al-Nusra, la al-Qaeda de Siria, diferente al Estado Islámico pero no muy diferente a él. Los Cascos Blancos sólo actúan en territorio bajo control del ISIS y del Frente al-Nusra, no existen en territorio bajo control del gobierno legítimo sirio.


Única alusión escueta del ISIS en el documental

Los rescates que aparecen reflejados en el documental son casi siempre niños pequeños o bebés. Sólo en una ocasión aparecen transportando el cuerpo de un hombre adulto. Esto es debido a que los niños calan más en la sensibilidad occidental. Los adultos están en un segundo plano porque no provocan tanta sensibilidad. Los Cascos Blancos, por otro lado, ya realizaron un montaje mediático donde supuestamente fotografiaban a un niño que acababa de vivir el impacto de un bombardeo aéreo: Omram. Sin embargo, podemos ver que los mismos Cascos Blancos salvan a ese mismo niño y a su hermana en otras fotografías. No sería la primera ni última vez en que los Cascos Blancos usan a niños: está la campaña en que niños, mostrando dibujos de Pokemon, lanzaban un mensaje diciendo que por qué no iban a ayudarlos. Lógicamente, no se referían al tipo de ayuda que puedes recibir de una ONG humanitaria, sino a intervenciones militares de potencias occidentales. Por no hablar de la cuenta de Twitter de Bana Alabed, donde una supuesta niña siria denuncia supuestos horrores de guerra en Alepo.





Por la mitad del documental, te explican que la mayoría de los Cascos Blancos no tienen preparación a la hora de organizar rescates, por lo que parten al sur de Turquía para recibir entrenamiento profesional. Curioso teniendo en cuenta que la OTAN a través de Turquía ha entrenado y financiado a grupos de la oposición armada, como supimos a través de Wikileaks.


A través de una habitación de hotel donde se hospedan, que no parece precisamente barato, observan noticias sobre Siria, donde nuevamente se arremete contra Rusia. ¿Por qué tanto interés en denunciar una y otra vez los supuestos bombardeos de Rusia? Esto forma parte de la agenda estratégica de la OTAN, que pretende conseguir una zona de exclusión aérea sobre las zonas controladas por grupos armados de la oposición. Por otro lado, los Cascos Blancos han denunciado que determinados destrozos en algunas ciudades fueron provocados por Rusia pero en algunos casos se ha demostrado que es falso, que eran imágenes fotografiadas meses antes de que Rusia actuara militarmente en Siria. Ni una sola crítica a los bombardeos que realizan otros países como EEUU o Francia.



Aunque no se menciona explícitamente en el documental, debemos hacer alusión a una cuestión importante: las mujeres. No es una cuestión baladí si tenemos en cuenta el enorme porcentaje de mujeres sirias e iraquíes combatiendo en los ejércitos de sus respectivos países, o el caso de las mujeres kurdas, que cuentan con milicias propias.

No obstante, no hay ni una sola mujer entre los Cascos Blancos, son todos varones adultos. En el documental, las mujeres tienen un papel muy secundario: al principio, se nos muestra a un casco blanco con su hija pequeña (imprescindible el uso de niños pequeños). Otro baja a hablar con su madre, una mujer mayor con velo que se oculta tras la puerta. En una escena, unas mujeres sin velo y con tacones observan cómo se aleja la furgoneta de los Cascos Blancos… pero están en un segundo plano y la imagen no está grabada en Siria, sino en Turquía. La única mujer adulta que aparece en un primer plano lleva el rostro cubierto por un velo, como observamos en la imagen.


El contra-documental:

Antes de la aparición del documental de Netflix, dos periodistas británicos, Vanessa Beeley y Steve Ezzedine, publicaron un corto-documental sobre los Cascos Blancos titulado “¿Cascos Blancos y ONG? ¿O al-Qaeda con un lavado de Cara?”

En el mismo, usando imágenes de archivo e información disponible para el gran público, demuestran los vínculos de esta organización con el Frente al-Nusra. Una de estas pruebas es cuando el líder de la organización, Raed Saleh, viajó a EEUU para recibir un premio por su supuesta labor humanitaria y no puedo acceder al país por considerar que era una amenaza para el país. Esto fue publicado en The New York Times, y hubo quien se preguntó por qué cuando el líder de esta organización viaja a EEUU es considerado una amenaza mientras se le financia por lo que hace en Siria.

Uno de los cascos blancos portando la bandera del Frente al-Nusra


Además, aparecen transportando armas y cadáveres de miembros del Ejército Sirio mientras hacen la señal de la V de Victoria. ¿No defendían que eran pacifistas? ¿No decían que cada vida es importante al margen de la posición que esa persona tuviera del conflicto?


            El colmo del ridículo respecto a los Cascos Blancos es cuando llevaron a cabo el famoso reto del Mannequin Challenge, donde fingían un supuesto rescate, del que posteriormente se han arrepentido.








1 comentario:

  1. Ni he leído nada ..no hace falta quiere decir que esta bien ; resulta que puede que unos cuantos "topos" de el mismo país al que se intenta proteger o la mayoría de europeos intenta proteger (aunque las políticas hasta para los de aquí sean complicadas..)si hablamos de "cospiración" por qué peinsas que esa gente no trata de destruir lo que defiendes ?¿ que no se que es ,qué es¿? un dictador¿? la primavera árabe tuvo su razón de ser ,no creo que sean risueñas reevincadoras las que pidan cosas por que sí ...son personas al las que les duele sus gentes y quiere ser mujeres libres y vienen al sitio adecuado ,si yo fuera mujer musulmana o árabe daría todo por ser ,gracias a Dios lo que soy ,Europea,la gente aquí se manifiesta porque de corazón somos un continente solidario...es verdad que la intervención de otros países ,puede que europa también ...ni idea haya contribuído al desastre ,por que¿?
    por que en vez de ayudar con dialogo a quitar a un dictador ,lo hizo por la fuerza cargándose a montón de gente inofensa...eso nunca NUNCA se puede justificar ...es un problema gordo porque por ejemplo si aquí estuviera franco y los españoles estuviéramos sometidos a una dictadura,no¿? la solución no es bombardear a toda la gente ,eso es una amasacre ,claro eso no ,puede ser que la "ayuda "se haya ido de las manos ...no se si es eso lo que se denuncia en tus escritos

    ResponderEliminar