miércoles, 18 de mayo de 2022

Desmontando Rojava con Siriaren Alde (En Apoyo a Siria).

Debido a la pandemia y a los nuevos conflictos bélicos que han surgido entre los años 2020-2022 la Guerra de Siria ha quedado en segundo plano y parece que la gente se ha olvidado de este acontecimiento sumamente importante para el Oriente Próximo. En el marco de la Guerra de Siria la cuestión de los kurdos cogió tanta importancia que toda la izquierda internacional ha romantizado a los kurdos y concretamente a su experiencia comunal conocida como Rojava. No obstante, hay demasiadas cosas en torno a Rojava que están en concordancia con la causa comunista y revolucionaria y que deben ser desmenuzadas para no caer en la retórica imperialista. Así que en este video junto a los camaradas de Siriaren Alde (En Apoyo a Siria) vamos a hablar de la cuestión kurda y a desmontar Rojava.





Publicado originalmente en: Red Planeta

lunes, 4 de abril de 2022

Diez años de odio: Siria.

 


A diez años de iniciada la guerra contra Siria, planteada en el marco de la operación conocida como Primavera Árabe, que apuntaba con exclusividad a derrocar los gobiernos del Coronel Mohammed Gadafi en Libia y al del presidente Bashar al-Assad, en Siria, las únicas dos naciones musulmanas, junto a Irán, no subordinadas a Washington.

Las fuerzas operacionales que pergeñaron las acciones, contra Trípoli y Damasco, sin siquiera sopesar la posibilidad que aliados históricos como lo eran los gobiernos de Túnez, Egipto y Yemen, que al son de las manifestaciones y las trapisondas palaciegas irían a derrumbarse, profundizando las contradicciones de los regímenes, que derivaron en dictaduras, con fachadas democráticas (Egipto y Túnez) y guerras apocalípticas como la que Arabia Saudita, junto a una larga lista de secuaces, lleva a cabo en Yemen desde 2015.

A diez años de la Primavera Árabe, las operaciones se encuentran empantanadas: en Libia, tras, literalmente, demolido al país, ya no solo desde lo militar, económico, sino también comprometiendo su integridad como nación, habiendo generado un caos del que existen muchas posibilidades que para concluirlo las mismas fuerzas que lo originaron, los Estados Unidos y la Unión Europea, deban balcanizar a esa nación, que en un acuerdo reciente intentan llegar a elecciones en diciembre próximo como si nada hubiera pasado, una verdadera eternidad para una realidad, tan cambiante como el desierto (Ver: Libia o la serpiente que se muerde la cola.)


Por otra parte, en Siria, las huestes imperiales que el 15 de marzo de 2011, supusieron que entrar a Siria y derrocar al presidente al-Asad iba a ser tan sencillo como con el Coronel Gaddafi, la negativa de Rusia y China a repetir el error de aprobar la Resolución 1973 de Naciones Unidas, dio al gobierno sirio el suficiente aire como para soportar los primeros años de guerra y tras consolidar la alianza con Rusia, Irán y el Hezbollah libanés hizo que Damasco pudiera soñar con un triunfo definitivo, al que día tras día continúa acercándose.

El acuerdo entre Moscú y Ankara del 5 de marzo del 2020, impidió que Damasco detuviera el asalto a la ciudad de Idlib lo que provocó un congelamiento de las acciones que se estaban desarrollando en lo que se considera como el último frente activo de la guerra. Y permitió que Turquía incrementara su presencia militar en la provincia de Idlib, asegurando el apaciguamiento de todo el noroeste sirio.

Aunque con la innumerable cantidad de participantes e intereses que se siguen jugando en esta guerra, la posibilidad de nuevas escaladas bélicas está siempre latente, ya que, dado la indefinición de ciertos puntos del acuerdo, hace que de manera permanente se esté violando el alto el fuego.

A pesar de que el acuerdo de marzo del 2020, obliga a ambas partes a eliminar a las bandas terroristas de la zona; brigadas “rebeldes” que un día se presenta como partes del Ejecito Libre Sirio y al otro como una khatiba del Hayat Tahrir al-Sham (Organización para la Liberación del Levante) HTS o mejor conocido como frente al-Nusra, una antigua membresía de al-Qaeda, permite a las fuerzas pro norteamericanas, junto a las acciones del ente sionista, quizás el mayor interesado en que Siria no encuentre la paz.

La pretensión del gobierno de Vladimir Putin es que Damasco vuelva a retomar el poder en esa provincia, urgido por la presencia militar norteamericana, que con la excusa de dar protección a la población local y fundamentalmente a sus aliados, los kurdos de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), un grupo armado que se opone tanto al presidente al-Assad como al turco Tayyip Erdogan. El YPG, a lo largo de estos años de guerra ha generado una fuerte alianza con los Estados Unidos, por lo que sirve como excusa para que Washington, pueda continuar allí en defensa de sus aliados, y que a pesar de que durante la administración Trump, en reiteradas oportunidades, se mencionó el retiro de tropas norteamericanas de Siria, nunca se ha llevado a cabo, dado los importantes intereses geo estratégicos que representa para Washington, mantener un pie en el norte sirio donde se encuentra la mayoría de los recursos naturales del país y su larga alianza con Irán.

Por otra parte, Ankara representa una amenaza letal para los kurdos sirios, cuyos hermanos en Turquía, desde hace más de 37 años y a un coste de más de 50 mil vidas, libran una guerra independentista, por lo que vencer en ella, significa para Erdogan, uno de sus mayores objetivos políticos.

¿A cuánto del final?

La pregunta es casi incontestable, si bien la realidad siria, desde que se fraguó la alianza con Moscú y Teherán, la guerra tomó otros caminos y si bien la victoria total puede estar todavía lejanas, no hay duda que ya sin la presencia del presidente al-Assad, nada es posible.

Después de haberse mantenido al frente de su pueblo durante todo el transcurso de la guerra, en los que se vivieron momentos cuyo final parecía a la vuelta de la esquina, como los días de agosto de 2013, cuando tras un ataque de falsa bandera con armas químicas más de dos mil civiles murieron en el barrio damasceno de al-Ghutta, por lo que el entonces presidente Barak Obama, amenazó con bombardear abiertamente todo el país, lo que obligó la intervención abierta del presidente Putin, a advertir que llevaría la guerra a un nivel casi de confrontación directa entre Moscú y Washington, lo que obligó a Obama, a dar una muy poco elegante e histórica marcha atrás.

El presidente al-Assad, desde entonces ha podido sortear junto a su pueblo y el Ejercito Árabe Sirio. (EAS) los momentos más acuciantes de la guerra, cuando sus enemigos, quizás los gobiernos más poderosos del mundo, Washington, Londres y Paris, siguieron abasteciendo de armamento e inteligencia a los cientos de miles de terroristas, reclutados, y pagados por Arabia Saudita y Qatar, en todas las letrinas del mundo islámico, desde Nigeria a Filipinas, que han hecho de la crueldad un distintivo, humillados todos los preceptos del Corán, y acatando las mejores técnicas de tortura y extermino salidas desde los laboratorios del Pentágono, la CIA y el Mossad, también se volvieron en su contra. Los muyahidines que operaron en Paris, Londres y Barcelona, entre otras tantas ciudades de occidente, también se habían forjado en la guerra siria.

Durante diez años, de manera cotidiana el pueblo sirio fue martirizado, por no acatar las directivas, ni de las grandes potencias, ni de los grandes bancos que es prácticamente lo mismo. Naciones Unidas, ha intervenido siempre en contra de Damasco, responsabilizándolo de todas las acciones de lesa humanidad existentes, mientras miró al costado frente4 a las aberraciones perpetrada por occidente y sus mandados. Ni siquiera se atrevió a continuar llevando el conteo de muertos, el que interrumpió hace cinco años cuando la cifra, por cierto, muy mentirosa, había superado los 400 mil, mientras que son unos seis millones los refugiados en diferentes países vecinos, y europeos y unos 10 millones los desplazados internos.

Damasco controla más del setenta por ciento del país y sus principales ciudades, más allá de que al-Qaeda y el Daesh, con mucha frecuencia siguen produciendo sangrientos atentados fundamentalmente contra la población civil.

Por otra parte, los diez años de guerra sumados a sanciones económicas y bloqueos también han devastado la economía del país, sin poder acceder todavía a los recursos natural del norte del país (petróleo y gas) y reordenar la producción agrícola fundamentalmente la triguera. Su infraestructura casi un sesenta por ciento destruida, está siendo nuevamente levantada, aunque para la reconstrucción del país los gastos deberán ser extraordinarios y no se deben esperar, ni de Estados Unidos, ni de Europa, que siguen apostado a la crisis económica para colapsar el gobierno de Bashar al-Assad, generando inquietudes en el pueblo sirio, que, a una década de ese intento, con miles de muertos, millones de refugiados y desplazados, parecen no haberse dado por enterado y mucho menos por vencidos, a pesar de los diez años de odio.


Publicado originalmente en: Lo que somos

martes, 8 de marzo de 2022

Mujeres sirias, esenciales en el proceso de defensa y reconstrucción del país.

La mujer siria no solo es educadora, campesina, trabajadora y artista, sino demostró ser partícipe esencial en el proceso de defensa y reconstrucción de su país y durante la guerra empezó a ejercer profesiones que eran exclusivas para los hombres.





Publicado originalmente en: Prensa Latina TV


viernes, 18 de febrero de 2022

Entrevista a Siriaren Alde.

 -La Guerra de Siria ha devastado el país y el pueblo sirio ha sufrido mucho. Los medios de comunicación nos han vendido que la condición de vida de los sirios era bastante mala antes de la guerra, pero esto es totalmente falso. ¿Cómo era el nivel de vida del pueblo sirio antes de la guerra?

En primer lugar queremos agradeceros la entrevista, ya que en estos meses en los que parece que el progresismo se ha olvidado del pueblo sirio, vuestro interés por Siria nos emociona. Mila esker, bihotzez. Tislami ideyki, mamnountak.

En cuanto a la pregunta, el Índice de Desarrollo Humano colocaba a Siria en puesto 107 en el mundo, llegando a bajar hasta el 160 hace cuatro años a la hora de medir su nivel de esperanza de vida, educación o renta per cápita. Debemos tener en cuenta que al hablar de Siria antes de 2011 debemos vislumbrar un país que convivía en armonía y sobre todo con mucha seguridad en las calles, mucha mayor que la que podríamos en cualquier pueblo de los siete territorios vascos a día de hoy. Este hecho se plasma en la tranquilidad que contaban sobre todo las mujeres al caminar de noche por la geografía siria, una tranquilidad que no tiene nada que ver con la que se podía poseer en Occidente. No en vano, Damasco y Aleppo se disputan el honor de ser las ciudades más antiguas del mundo, ambas creadas durante los años 7.200 y 7.400 antes de la era cristiana. Hablamos de un pueblo multiconfesional en el ámbito religioso, formado en sus valores políticos y firme defensor de Palestina, en las antípodas de otros estados árabes como los del Golfo Pérsico. Si el Gobierno Sirio cae, la franja de Gaza caerá en poco tiempo.

En el ámbito exportador, el trigo, la cebada y el algodón eran los activos que más iban a parar a terceros países, jamás el petróleo o el gas. Siria ha sido autosuficiente en estos dos combustibles, pero la cantidad de estos no es suficiente para exportar, menos aún ahora bajo la ocupación norteamericana. Aproximadamente el 50% de la población residía en las zonas urbanas y el otro 50% en zonas rurales, dedicándose a la agricultura. Esta agricultura hubiera sido mucho más desarrollada si Siria contara con los Altos del Golán, los cuales son están ocupados por la entidad sionista y la ONU volvió a repetir en diciembre de 2021 que esta ocupación es ilegal, exhortando a que se cumpla la resolución 497 de 1981.

Tras la caída de la URSS, la movilidad del campo a la ciudad aumentó, algo que tuvo su pico en la presión a la baja del mercado laboral tras la llegada de millón y medio de iraquíes desesperados tras la invasión angloestadounidense. Por último, debemos recordar que Siria lleva en guerra con la entidad sionista desde 1948, algo que inevitablemente implicaba evidente presencia del ejército para evitar la constante presencia de espías israelíes en el país.





-Siria ha destacado geopolíticamente por no querer supeditarse a los intereses de EE. UU y a lo largo del siglo pasado y a principios de este ha demostrado su espíritu internacionalista. ¿Por qué el imperialismo ha querido desmembrar Siria?

Es una pregunta que podría desarrollarse mucho, así que la vamos a resumir en algunas claves que creemos que todos los amantes de la paz deberían conocer.  En Siria se están dando lo que esperamos que sean los coletazos finales de una guerra impuesta desde el exterior por potencias extranjeras que quieren imponer sus agendas de dominación de la región. Siria es un país de orientación progresista herencia del socialismo árabe, con una política independiente y no sumisa a los intereses de las potencias occidentales. Es la retaguardia histórica de las luchas de liberación en el mundo árabe y Oriente Medio, especialmente la lucha por la liberación de Palestina. Sobra decir que en cuanto a igualdad de género es el país árabe que más ha construido y se asemeja a muchos países europeos con mujeres en los cargos más altos como vicepresidenta, portavoz del parlamento o generales de brigada., algo que se plasma al instante en las calles a la hora de no reproducir roles de género impuestos en la tierra árabe, donde no se han vivido ni una ilustración ni una revolución liberal como sí ha ocurrido en Europa y EEUU. Y es el país refugio de todas las agresiones que se han dado contras todos los pueblos vecinos: palestinos, asirios, kurdos, libaneses, iraquíes, o armenios. 

Por todo esto es un obstáculo en las agendas de dominación de Oriente Medio, llevando décadas en el punto de mira de EEUU, Turquía, Arabia Saudí, el Estado Francés o el sionismo. Estas potencias han aprovechado que existe una minoría siria (entorno al 12-17% que representa la organización de los Hermanos Musulmanes) que quiere imponer una visión extremista y totalitaria del islamismo suní, apoyando el mayor programa de entrega de armas de toda la historia a grupos salafistas y más tarde al PYD kurdo. Siria se ha enfrentado y está a un paso de vencer a una horda de extremistas llegados de todo el mundo que son financiados por las mayores potencias del mundo. Esta es la gesta heroica que a nuestro entender pone en deuda a toda la humanidad con este pueblo y desde Euskal Herria queremos agradecerle al Eje de la Resistencia (Palestina, Siria, Líbano, Irán y Yemen) todo lo que realiza ya que cada salafista (aquí mal llamados yihadistas) que es abatido significada un degenerado menos atentando contra civiles en Iruñea, Miarritze o Bilbo. Con lo cual, en Siria tenemos una agenda interna radical suní y otra (u otras varias) externas que coinciden en la deposición de los dirigentes legítimos sirios para desarrollar el cambio de forma política con un Estado títere obediente al neoliberalismo y la OTAN.

 

- ¿Cuáles han sido los factores determinantes para que estallara la guerra en Siria?


Había un problema económico derivado de una sequía que comenzó en 2006, la peor en 500 años. Hubo emigración del campo a las ciudades, y se retiraron los subsidios al sector agrícola mientras se liberalizaba la economía, debido a las presiones de organismos supranacionales durante 2005-2010. Eso generó desigualdades y problemas sociales. En el marco de esa tensión interna, y con las primaveras árabes en marcha, mucha gente en Siria se animó a protestar, como era lógico.


El Gobierno Sirio, atenazado una vez caída la URSS, teniendo a Irán asediada económicamente desde 1979, en plena sequía sin el mayor recurso hídrico de toda Asia Occidental que son los Altos del Golán y todavía en guerra contra el monstruos sionista, tomó medidas liberalizadoras de las que ahora se arrepiente y ha realizado autocrítica, como es lógico. Dentro de estas medidas, se encontraban imposiciones dictadas por el FMI para estrangular a la población agraria, quien compone una gran cantidad de la población siria. A fin de cuentas, tal y como explicamos en nuestras charlas, el Secretario de Estado de EEUU Colin Powell le dejó claro a Bashar Al-Assad en 2003 que Siria sería la siguiente después de Irak. Finalmente, aunque el Gobierno Sirio volvió a poner en marcha los subsidios y diversas medidas planificadoras, así sucedió la amenaza de Powell.

-Una práctica común del imperialismo ha sido armar a insurrectos, terroristas y demás elementos reaccionarios para derrocar distintos gobiernos legítimos. ¿Qué grupos han sido financiados por EE. UU e Israel en la Guerra de Siria?

 

Debemos comenzar por la mal llamada “Primavera Árabe”, la cual es un proceso complejo y amplio, pero debemos simplificar y dar una visión didáctica. Fundamentalmente es la cooptación del malestar social en los países árabes hacia un movimiento reaccionario de orientación islámica yihadista con el apoyo financiero de las petromonarquías saudí, qatarí y emiratí. Sin embargo, estas causas existieron, en el caso sirio por ejemplo se trató del aumento de desigualdades tras el programa de apertura (infitah) decretado en 2005 por el FMI tras perder Siria a la URSS y contemplar a Irán con sus cuentas bloqueadas desde 1979, –desigualdad no sólo entre clases, sino también entre ciudad y campo- la mayor sequía en 400 años y las malas cosechas (Siria es un país cerealero importante, aunque se la suele describir como “petrolero”). Sobra decir que la guerra jamás hubiera ocurrido tampoco si la criminal Entidad Sionista (el ente colono que se hace autodenominar “Israel”) no siguiera hasta hoy ocupando ilegalmente los Altos del Golán, los cuales constituyen el mayor recurso hídrico de la región y hubieran dejado en anécdota la gran sequía que hemos mencionado. Hay que tener en cuenta además que Siria estaba sometida a la presión económica occidental antes de la guerra, (no en vano Siria es el único país árabe que aún no ha firmado la paz con la Entidad Sionista simplemente prevaleciendo un alto el fuego del año 1973) y que además el estado hizo un gran esfuerzo en acoger a refugiados iraquíes que huían desesperados tras la invasión de las potencias OTAN en 2003.


 

Sin embargo una cuestión son las protestas civiles o sociales y otra cosa desarrollar brigadas terriblemente armadas para derrocar a un gobierno progresista, con el objetivo siempre de cambiar el modelo de Estado aconfesional y multiétnico que posee Siria. Hay que tener en cuenta que en Siria, como hemos dicho en la pregunta anterior, existe una minoría política que pretende confesionalizar el Estado que ya se levantó en armas dos veces contra el gobierno en 1964 y de 1973 a 1982. En los países de orientación progresista o con un proyecto de construcción nacional no sumiso al dictado de las grandes potencias este movimiento reaccionario ha tomado la forma de terrorismo. Con los planes de entrega de armamento este terrorismo ha podido convertirse en guerra porque esta guerra ha sido útil a estas grandes potencias para hacer avanzar sus agendas de dominación geopolítica de esta región estratégica. El cambio que se dio de “protestas de oposición al Gobierno” a “levantamiento contra el Estado” son dos fases diferentes, no pudiéndose dar sin la intervención de las potencias extranjeras tanto en facilitar la llegada de combatientes mercenario, como en armarlos o darles una cohesión que antes no tenían en el terreno de la propaganda.  Dicho claramente, “Rebeldes moderados” u  “Oposición democrática” es un eufemismo que usan los medios occidentales controlados por bloque atlantista para referirse a Al-Qaeda en aquellos países que no les son sumisos como lo era la Libia verde de Gadafi o lo es la Siria multiconfesional, mientras que Marruecos, Arabia Saudí o Emiratos son monarquías obedientes a la OTAN y reaccionarias, mientras que la verdadera oposición democrática es silenciada con la represión más brutal sin el menor apoyo de la autoproclamada “comunidad internacional”.




-Otra mentira que ha intentado difundir toda la “mass media” occidental es que Bashar al-Ásad es un dictador. ¿Es esto cierto? ¿En qué ideología podemos encasillar al presidente de Siria?

En absoluto. Ni esa teoría ni la de que Siria es una dinastía, ya que, sin ir más lejos, tras fallecer Hafez Al-Assad, hubo varios meses en los que Abdel Halil Jadam fue presidente hasta que el pueblo sirio votó por Bashar Al-Assad. Podrá criticarse más o menos las deficiencias democráticas del sistema político sirio a la hora de juzgarlo desde nuestro prisma como vascas y vascos, podrá gustar más menos que el modelo sea más herencia del modelo de las democracias populares que de las democracias occidentales, podrá hablarse de varias cuestiones como en todos los países del mundo, pero hay datos que son inapelables. Los distintos calificativos demonizadores contra el Gobierno de Siria son parte de la estrategia mediática para preparar a la población en los países occidentales para justificar y aumentar el apoyo a la agresión contra Siria.




Uno de ellos es el que se oía el de “supremacía chií” o “supremacía alauita”, cuando la mayoría tanto del Gobierno como del Ejército Sirio son personas árabes suníes, habiendo chiíes, alauíes, asirios, judíos, turcómanos, kurdos o drusos perfectamente integrados en sus estructuras –al respecto volveremos más tarde-. También se habla de “Estado monopartidista” cuando en Siria el único partido prohibido es el de los Hermanos Musulmanes, por la abierta rebelión contra el Estado aconfesional que han perpetrado varias veces y por ser un peligro para la sociedad multiconfesional siria. Esta organización ha buscado constantemente desde hace seis décadas la islamización de la República Siria, mediante la imposición de la sharía como fuente principal de la ley en el país. Huelga decir que los principales asesores de Osama Bin Laden han sido miembros de los HHMM que sobrevivieron a la liberación del califato represor que se instauró en Hama en 1982.    


      

(La bandera utilizada por la “oposición siria” es la bandera del mandato francés, cuyas tres estrellas simbolizan tres estados en los que el colonialismo del Eliseo dividió el país en 1946.)


No se ha prohibido a ningún otro partido, a pesar de que según la Constitución de 1973 el Baaz tenía la consideración de “partido-líder”, consideración que abolieron en 2012. En cuanto a la persona de Bashar Al Assad, fue propuesto a presidente por el parlamento y refrendado por el pueblo, al igual que lo seguirá siendo como estamos convencidas y convencidos que ocurrirá tras las elecciones para la próxima legislatura medidas por auditores internacionales. Se puede pensar que ese sistema sea el correcto o no, se puede preferir que el jefe de Estado sea elegido por un parlamento como en ciertos países, pero aún así el sistema plebiscitario no es propio de una dictadura. Volviendo al papel de los diferentes partidos, hemos dicho que en Siria jamás han estado prohibidos –a excepción de los HHMM- es más, desde 1972 cuando se crea el FNP (Frente Nacional Progresista) han formado parte del gobierno hasta hoy, como los dos Partidos Comunistas que hay en Siria, los nasseristas, nacionalistas, socialdemócratas, verdes… Tras el comienzo de la guerra los partidos tradicionalmente opositores, como el Partido Social Nacionalista Sirio han entrado en el Gobierno, incluso teniendo importantes carteras como el del Ministerio de Reconciliación. Esto es, todas las fuerzas democráticas y patrióticas que estaban en contra de la política del Gobierno –y no menores- han visto que ante una amenaza imperialista tan fuerte han tenido que hacer piña con el Estado. Un dato objetivo es que en ninguna de las fases de la guerra la otra mal llamada “oposición” pudo controlar más población que el Estado sirio, que siempre tuvo a la mayoría del pueblo de su parte –los mapas muchas veces engañan, ya que gran parte de la superficie siria son territorios desérticos deshabitados-. Otro dato, el comienzo de la vuelta de los refugiados a casa una vez que el Gobierno libera más territorios.

Al analizar este conflicto hay que distinguir entre Estado sirio y el Gobierno de turno. Como antes hemos dicho, algunas fuerzas se levantaron contra las políticas del Gobierno, no tanto contra el Estado. Tras la dinámica de la militarización del conflicto, algunas de estas fuerzas prefirieron unirse al estado y al gobierno que luchar con fuerzas que pretendían la disolución o sustitución del Estado Sirio tal y como conocíamos. La guerra precisamente ha dado más espacio a las fuerzas de la “oposición patriótica” que tenían antes de la guerra. Hay que conocer esto para entender por qué Bashar Al Assad se ha convertido hoy más que en el líder de una facción concreta política o incluso en el presidente en vigor, democráticamente elegido, en un símbolo del Estado mismo y de la humanidad, de la continuidad del Estado tal y como es concebido actualmente. La presencia de la imagen del presidente ha aumentado durante la guerra precisamente por lo expuesto. Antes de la guerra el estilo de la omnipresencia de los dirigentes estaba en descenso para evitar el culto al líder, pero es este nuevo significado el que lo ha reafirmado.  Dicho todo esto, nos reafirmamos en que Siria tiene uno de los más altos estándares de democracia dentro del mundo árabe (más alto que bastantes países de la Unión Europea) en la región de Oriente Medio y desde luego en este punto vamos a ser claros, desde Siriaren Alde defendemos que Bashar Al Assad es el presidente democráticamente electo de la República Árabe de Siria. Somos completamente tajantes en esto.


 

- ¿Hay paralelismos entre la situación venezolana y la siria, donde ambos países están sufriendo injerencias de estados externos de una forma u otra? 

 

Creemos que ambos países se enfrentan a una estrategia de agresión y ambos países son países que no se doblegan ante el bloque OTAN. Por esto mismo son también países hermanos desde hace décadas, aliados y referentes para todos los que creemos en la independencia y libertad frente a la guerra neocolonialista. Las relaciones entre ambos países datan ya de hace unos años, por ejemplo Chávez visitó Damasco en 2006 y 2009 y Bashar Al Assad devolvió la visita en 2010.  Además de ello, ambos países han mostrado solidaridad conjunta contra los ataques del imperialismo. El ministro de exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, comparó hace pocas semanas el asedio que está sufriendo Venezuela con Siria. En enero, el Gobierno Sirio mostró su solidaridad más militante con el Gobierno Venezolano ante el intento golpista de Juan Guaidó.

 

Ambos gobiernos están en plena sintonía. No hay que olvidar tampoco las relaciones culturales. Se calcula que un millón de venezolanos son de origen sirio, palestino o libanés (que en la hora de la inmigración muchos se consideran el mismo pueblo), como el diputado chavista Adel el Zabayar, el exvicepresidente Tarek el Aissami, o el fiscal y exdiputado Tarek Saab. No es Venezuela el único país latinoamericano con profundas relaciones con Siria, también las tiene Chile, Argentina –hay gran afición al mate en Siria- o Brasil –este último con cinco millones de ciudadanos de origen sirio o libanés-.

 

 

- ¿Rusia es un país imperialista? 

 

No. Nosotras y nosotros rechazamos el uso de estos términos peyorativos para referirnos a la Federación Rusa y menos aún en relación papel que está jugando en Siria. Rusia al igual que Irán u otros aliados del legítimo gobierno de Siria está en el país bajo la petición expresa del Estado y del Parlamento Sirio (incluyendo a la oposición democrática patriota) bajo las condiciones pactadas de mutuo acuerdo cumpliendo la ley internacional. Rusia, como cualquier estado tiene sus intereses, lo que es completamente legítimo, pero Rusia no tiene intención de socavar el derecho de autodeterminación de los pueblos ni tiene la capacidad de influir decisivamente en la economía de Siria. Quien sí tiene esta intención y esta capacidad son aquellas potencias de la OTAN que han propiciado esta guerra para doblegar por la vía del terrorismo la democracia siria, imponiendo un bloqueo brutal que ahoga la economía de un país cuyas niñas y niños necesitan que se reconstruya tras muchos años de sufrimiento. La primera diferencia es esa, que Rusia está en Siria a petición de su Gobierno y Parlamento, no ilegalmente, como están otras potencias.

Vamos a ver, Rusia tiene el PIB de Italia y culturalmente en Occidente no conocemos nada sobre Rusia, con lo que hablar de imperialismo sería un chiste si no fuera por las mentes que permea esa afirmación simplona e infantil, que simplemente demoniza cualquier potencia por el hecho de ser potencia. Las dos compañías rusas más importantes, Gazprom y Rosneft, ocupan el puesto 53 y 75, respectivamente, en Forbes List para las más grandes empresas del mundo en el año 2016. Las dos empresas son propiedad en gran parte por el Estado ruso. La lista general incluye 25 compañías rusas solamente. Esta cifra está cerca de las 19 empresas de Brasil, pero está muy por encima de la India, que enumera a 56 compañías de la lista completa. Por supuesto, no hay forma de comparar estas cifras con las de los Estados Unidos, China, Francia o Gran Bretaña. Si bien los dos principales monopolistas rusos ocupan el puesto 53 y 75 a nivel internacional, también son de naturaleza específica: la extracción. En otras palabras, son dos monopolistas que dependen de la exportación de materias primas, además de ser "subordinados" y subdesarrollados, viéndolos desde ángulos interconectados: exportan materias primas y no capitales (como lo hacen por ejemplo los monopolistas financieros y bancarios) y las mercancías que exportan tienen cantidades muy pequeñas del valor añadido, lo que significa que su exportación forma parte de la relación de intercambio desigual, en la que Rusia pierde en beneficio de los estados importadores, que terminan su fabricación y los revenden a precios mucho más altos, es el caso de las exportaciones de todos los demás "estados periféricos".

Las grandes corporaciones en Rusia pertenecen en gran parte al Estado ruso. Aquí, estamos hablando básicamente de petróleo, electricidad, líneas de gas y ferrocarriles, es decir, muy similar a lo que ha podido tener acceso Venezuela, Bolivia o Argentina. Estos son monopolios que no han evolucionado de acuerdo con la competencia capitalista espontánea como el caso con las corporaciones occidentales, sino que son heredados de la Planificación Socialista Soviética. Son las mismas corporaciones que el club imperialista occidental, con su centro estadounidense en particular, ha tenido en cuenta su privatización como tarea y misión, no en aras de "elevar la competencia económica", ni por supuesto para "realizar justicia social y combatir el monopolio ", más bien para socavar el fondo materialista de la integridad territorial de Rusia y, por tanto, romperlo, lo que condujo a la continuación de las principales operaciones de saqueo que tuvieron lugar poco antes del colapso, durante el mismo y durante toda la década de los noventa. Ellos creen que es "injusto" que un país posea el 40% de los recursos naturales del mundo. 


 

Rusia lucha por su autodefensa ya que muchos de los terroristas que llegaron a Siria desde 2011 amparados por EEUU son de lugares muy cercanos a Moscú que ansían crear el desastre entre las personas civiles rusas. El apoyo ruso ha supuesto una ayuda inestimable en el plano militar para que Siria pueda seguir existiendo como una país independiente y en el plano económico está defendiendo sus intereses y tratando de hacer negocio, sin embargo esta no es una cualidad imperialista, imperialista es contribuir y plegarse al bloqueo económico al que la están sometiendo para doblegarla precisamente. En este sentido animamos a empresarios con dignidad en los países occidentales a explorar las posibilidades de negocio e inversión en una Siria que debe crecer después de la guerra. 

 

Las relaciones entre Rusia y Siria son antiguas, y bastante fluidas. Se habla mucho de las relaciones entre Irán y Siria y de su “dimensión cultural”, por el mal denominado “anillo chií” cuando en Siria la comunidad chií representa el 3,6% de la población. ¿Pero por qué no se hace la misma pregunta en torno a Rusia o no se piensa en ese plano en lo tocante a las relaciones ruso-sirias? En lo que respecta a la población siria, los cristianos ortodoxos sirios son cuatro veces más que los chiíes. Siria –incluyendo la provincia robada de Alejandreta, en Turquía- es uno de los centros del cristianismo ortodoxo, uno de los patriarcados de la tetrarquía es la de Antioquía. Es más, fueron pastores sirios quienes llevaron el cristianismo ortodoxo a Rusia, la que es hoy religión mayoritaria en el país eslavo. Por cierto, su patriarca se posicionó con la postura de la Iglesia Ortodoxa Rusa y de la legítima Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú ante el conflicto cismático impulsado por la OTAN con Poroshenko y el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, al reconocer la anticonciliar Iglesia Ortodoxa Ucraniana. Desde el siglo XIX hay intercambios culturales y religiosos entre Siria y Rusia. En 1905 había 77 escuelas rusas ortodoxas en la Siria de entonces –Siria, Palestina y Líbano-. Cabe decir que los principales partidos nacionalistas o panarabistas sirios fueron fundados por árabes cristianos ortodoxos. Por tanto, la vinculación de Rusia con Siria viene de antaño. Debe mencionarse también que los opositores han llevado una limpieza étnica de cristianos, de todas las ramas –ortodoxos, siriacos, armenios, maronitas o católicos-, pero en lo que a Rusia o a un gran sector de la sociedad rusa le incumbe, la persecución de los ortodoxos les es muy cercana, siendo un motivo que lleva a Rusia a defender el Estado multiconfesional sirio.

 

Naturalmente durante el tiempo de la Unión Soviética las relaciones se hicieron más fuertes, ya en 1950 la URSS firmó un tratado de no agresión con Siria, siguiéndole a este hecho que Siria junto con el Egipto Nasserista no firmó el Pacto de Bagdad impulsado por EEUU para acosar a la URSS (1955). Todo ello junto a la crisis de Suez (el ataque francobritánico e israelí contra el Egipto independiente) contribuyó a acercar a Damasco a Moscú. Las relaciones se fortalecieron en la década de los 60: miles de pilotos y cuadros militares sirios fueron entrenados en las escuelas militares de la URSS; entre ellos Hafez Al Assad. La URSS fue un gran proveedor de material militar para el Ejército Árabe Sirio, así como de técnicos económicos y militares que ayudaron al desarrollo de la nación. Otro testigo de esta colaboración son las instalaciones militares de Tartus, normalmente llamadas “base militar” aunque no tuvieron este carácter hasta recientemente en el año 2017. Un papel evidentemente lo jugó la ideología ya que el Estado socializante sirio cultivó buenas relaciones con el Kremlin: la URSS fue el primer país que Hafez Al Assad visitó una vez fue presidente en 1971. Pero la colaboración fue también económica, por ejemplo en lo respectivo a la construcción de la presa de Taqba, así como firmas mixtas de extracción de gas. En la primera mitad de la década de los 80 la URSS financió con más de 1.000 millones de dólares las infraestructuras sirias, mientras que políticamente Siria y la URSS firmaron en 1980 un Tratado de Cooperación y Amistad que brindaba a Siria ante cualquier agresión externa –artículo 5 del tratado. Además en 1979 Egipto había firmado con Israel el tratado de Camp David abandonando a Palestina, por lo tanto que en un momento que un gran país de Oriente Medio estaba basculando hacia EEUU Siria contestase con ese tratado aliándose aún más la URSS evidencia las buenas relaciones entre ambos países.





Este hermanamiento entre ambos estados lógicamente también trajo un aumento de personal soviético y de países aliados: para 1984 se cifró en 13.000 el número de técnicos soviéticos o de países afines que había. No se puede interpretar esta relación como insatisfactoria o una imposición hacia Siria: De hecho, la bajada de intensidad de las relaciones entre ambos países no fue una decisión siria, sino soviética, en el mandato de Gorbachov, que evacuó a un gran número de técnicos y recomenzó las relaciones con la Entidad Sionista de Israel. En aquel tiempo el número de técnicos del bloque socialista bajó a un número entre 2.000 y 5.000.

La Rusia actual, pensemos lo que pensemos de ella, respecto a Siria es heredera de todas aquellas relaciones, un solo ejemplo es que la Federación Rusa perdonó una deuda millonaria a Siria el 2005 como lo hizo con Cuba y otras naciones. No solo eso sino que por otro lado Rusia tiene otro tipo de interés, que es combatir a los “yihadistas” de origen ruso –tanto provenientes de repúblicas islámicas de la Federación, como eslavos reconvertidos- antes de que estos puedan triunfar en Siria y llevar la yihad a la misma Rusia como antes hemos avanzado.

 

Resumiendo, consideramos a Rusia una nación amiga y aliada de Siria que con sus claros y oscuros ha actuado en términos generales con gran lealtad, respeto a la soberanía de Siria y sin ningún ánimo de rapiña económica. Como hemos comentado anteriormente somos una plataforma plural, haciéndonos ello ser conscientes a todas y todos de que el concepto “imperialismo” suele usarse en la calle de forma coloquial. Analizarlo sobre la acepción científica dentro de la economía política marxista es necesario, aunque no es nuestro cometido como plataforma plural analizar la estructura económica, el desarrollo histórico o la relevancia en la cadena imperialista de la burguesía rusa, no hay más que ver su PIB o la posición en la división internacional del trabajo de Rosneft o Gazprom. Aun así, tenemos varios intelectuales marxistas de gran prestigio en Siriaren Alde que han estudiado el tema y podrían dar luz en este punto si alguien lo deseara en cualquier entrevista.

 

 

- ¿A Irán la debemos seguir considerando como aliada dentro de un marco imperialismo-antiimperialismo? 

 

Objetivamente Irán es un país aliado de la mayoría de los procesos de resistencia a la dominación colonial y es además un país que resiste la agresión de países mucho más poderosos que pretenden cambiar su régimen político por otro que permita su dominación política y facilite saquear sus riquezas. Irán es un país que ha sufrido un bloqueo comercial y aislamiento muy importante, y a pesar de ello ha conseguido unos grandes éxitos económicos y tecnológicos. Se puede estar de acuerdo o no, total o parcialmente, con el régimen político de Irán, como occidentales que somos al vivir en Euskal Herria se puede disentir de algunos aspectos pero hay que tener en cuenta esa proeza a la hora de medir el Estado persa, algo que no se consigue sin la adhesión de la mayoría del pueblo.

 

Es de sobra conocida su alianza histórica con Cuba o más recientemente con Venezuela. El papel que ha jugado Irán en la resistencia a la agresión contra Siria es importantísimo, tanto a nivel humano, económico como militar, también a nivel regional otros con pueblos como Palestina, Yemen, Líbano o Irak, son hechos. Irán es un bastión además contra los planes expansionistas de Arabia Saudí e Israel en Oriente Medio, perdiendo a militares todas las semanas dados los bombardeos sionistas. Irán en tanto en cuanto es un país aliado y amigo de Siria está del lado de nuestra causa y de la causa de siria que no es otra que amar la paz.

 

Ahora haremos una pregunta retórica: fijaos que nos habéis hecho tres preguntas sobre países externos pero aliados de Siria: Rusia, Venezuela e Irán. Esto se debe a la ayuda que estos países prestan a Siria, cierto, algo que interesadamente y de manera manipulada algunos pasan por “injerencia” o “dominio”. ¿Pero no significa que estos países del Eje de la Resistencia o anti-imperialistas están ahora en el candelero se debe también a la fortaleza que estos países tienen para dar una ayuda efectiva, tanto militar, como económica, como diplomática a Siria? ¿Qué ocurriría si estos países no hubiesen sido objeto de preguntas, esto es, no hubiesen estado “en el candelero” del conflicto; es decir, si un polo alternativo no hubiese emergido? Lo que ocurrió en Irak en el 2003 nos puede dar alguna pista, y eso que Irak tenía mayor población que Siria. 

 

-Vamos a entrar en un tema bastante polémico dentro de la izquierda actual y este tema es el de los kurdos. ¿Qué papel han jugado los kurdos en la Guerra de Siria?

Antes de entrar en la pregunta queremos matizar que una cuestión son los kurdos de Siria y otra cuestión el PYD. A día de hoy y durante toda la guerra han luchado más hombres y mujeres de etnia kurda con el Ejército Sirio que con las YPG/J. Además, viven más familias kurdas en Aleppo y Damasco que en la cornisa denominada Rojava.

Dejado esto claro, la pregunta que nos realizáis es básica para entender ciertas cuestiones, ya que hay un punto de vista dominante en cierta izquierda europea que pretende que “Kurdistán” es el eje central de esta guerra, lo que constituye una terrible falta de respeto hacía cientos de miles de personas sirias de toda etnia y religión, además de constituir un disparate anacrónico a todas luces. Hagámonos una idea: sólo en el frente de Deir Ezzor murieron más soldados del Ejército Sirio, tantos hombres como mujeres, que soldados de las YPG/J en toda la guerra. En pleno 2022, está probado que Israel es a día de hoy el principal interesado en la región para seguir impulsando este proyecto, ya que este legitimaría la presencia de otro estado etno-religioso como es el sionista. Es decir, cuatro-cinco sirias pequeñas estructuradas en base a la cantonalización de Siria, un proyecto netamente francés desde hace un siglo.

Así, las milicias YPG/J (separadas por sexo siguiendo la estructura tribal, en vez de fomentar la interrelación entre mujeres y hombres como realiza en Ejército Sirio) no se organizaron manteniendo la lealtad al Eje de la Resistencia siguiendo a milicias armenias, drusas circasianas o asirias, decidieron hacer frente a la amenaza del DAESH pactando con EEUU, el mismo promotor del DAESH. Cabe resaltar que rara vez se habla de lo que las YPG realizaron en el lapso 2011-2015, donde se aliaron con el Ejército Libre Sirio en lugares como Azaz, mientras no acudieron a ayudar al Ejército Sirio mientras este era desangrado por DAESH. Sin embargo, en Afrin las YPG exigieron intervenir al Ejército Sirio, algo que fue muy criticado debido a este contraste. Para nosotros, la guerra de agresión, así como todos sus derivados –DAESH, Jabhat Al-Nusra, SDF o Hay´at Tahrir Al-Sham entre ellos- ha sido lanzada con el objetivo del imperialismo de derrocar al estado progresista y multiconfesional sirio, estigmatizando por todos los medios para ello a su máximo exponente, al presidente Bashar Al Assad. Ese es el eje central de la guerra, por tanto, todos los demás fenómenos derivados, ya sean el noroeste de Siria e YPG-J incluidas, así como la supuesta “revolución” de la que nos hablan desde los think-tanks ligados al Partido Demócrata de EEUU hasta filmografías cercanas a Hollywood como la serie “Daughters of Kobane” de Hillary Clinton, deben ser evaluados en torno a esa óptica.

 

Hay que tener en cuenta que tradicionalmente la mayoría de los kurdos de Siria viven fuera de los cantones actualmente considerados como Rojava, es decir, viven en las grandes ciudades como Damasco o Aleppo, (mayoritariamente en barrios de Rukn Al-Din y Sheikh Maqsood) intensamente unidos al resto de la sociedad. Por lo tanto, cuando se nos presentan estadísticas de etnias en Siria, debemos de tener en cuenta esta realidad. En cuanto a las zonas del norte que se han llamado Rojava (formando Kurdistan junto “Bashur”, “Bakur” y “Rojhilat”), la mayoría étnica kurda allí se establece en dos fases ya que a comienzos del Siglo XX constituía un porcentaje de población siria ampliamente más bajo que en la actualidad.

 

Así, por un lado tenemos la inmensa llegada de kurdos-turcos que huyen tras ser traicionados por Mustafa Kemal Atatürk en 1923 al firmarse el tratado de Lausana, donde tras haber actuado las tribus kurdas bajo órdenes otomanas tanto en el Genocidio Asirio desde 1890 como en el Genocidio Armenio desde 1915 a 1923, la tierra de estas dos etnias al final no recae sobre las comunidades kurdas pese a que ello fuera parte del pacto entre las sociedades tribales kurdas y las autoridades turcas.






A continuación, decenas de comunidades kurdas comenzaron a emigrar a Siria, teniendo que convivir hasta hoy con familias armenias y asirias, algo que se manifiesta problemático aún hoy en choques callejeros, eclesiásticos o estudiantiles. Más tarde, sobre todo desde finales la década de 1970  miles de kurdos de Turquía ligados al incipiente PKK (Partido de los trabajadores de Kurdistán) ante la represión recibida desde Ankara hasta Anatolia encontraron refugio en Siria gracias a la estrecha relación de amistad que formaron Hafez Al-Assad y Abdullah Ocälan “Apo”, este último hoy injustamente encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Imrali. Basta ver un mapa de etnias de los tiempos del mandato francés (Siria fue colonia francesa desde 1920 hasta 1946) por ejemplo –el cual no poseía interés político en relegar a los kurdos ante otras etnias- para ver que en aquellos tiempos las “zonas de mayoría kurda” en Siria eran minúsculas. Cuando se habla de “autodeterminación kurda en Siria” hay que tener en cuenta todos estos factores y no asimilar este caso alegremente a otros casos en el mundo como puede ser el caso vasco mediante analogías interesadas de civilizaciones distintas que no tienen absolutamente nada que ver.

 

Respecto a las expresiones políticas kurdas que se nos presentan estas muestran una gran variedad en el caso de diferentes estados, incluso dentro de cada mismo estado. En el caso de Irak es conocida la cercanía política del clan/mafia kurdo de los Barzani con el sionismo, con Erdögan y Estados Unidos. En el caso de Irán también es sabido que algunos nacionalistas kurdos están integrados en una coalición patrocinada por Israel, Estados Unidos y Arabia Saudí para socavar la independencia y la posición de la República Islámica de Irán, la cual nos podrá gustar más o menos juzgando desde nuestro punto de vista occidental pero ha sido, es y será amiga de todos los pueblos oprimidos del mundo empezando por Cuba, pasando por Venezuela y terminando cómo no, con Palestina. Por otro lado vemos con tristeza como en el Kurdistan turco, un país de la OTAN e integrado en el bloque de países agresores a Siria, las expresiones políticas como el PKK o la alianza HDP son duramente reprimidas bajo el paraguas ideológico del chovinismo de gran nación turca que anhela un nuevo Imperio Otomano adaptado a los tiempos actuales. 

 

Tal y como es evidente, en este caso los países que apoyan a ciertos partidos kurdos en Siria, Irak e Irán consideran al PKK un grupo terrorista e incluso ponen precio a las cabezas de sus dirigentes históricos que aún resisten en la lucha, lo cual como mínimo debería hacernos sospechar y posteriormente profundizar en este asunto a todas las personas que nos consideramos progresistas. En el caso de Siria, cuando EEUU vio que el pueblo de Siria podría resistir el envite del terrorismo y que la victoria de ISIS junto con otros grupos terroristas estaba en cuestión utilizaron la baza kurda para poder justificar la defensa con su propio ejército de un aliado “legítimo” ya que haber defendido de forma descarada a ISIS hubiera supuesto un gran costo en términos de credibilidad y “soft power” (poder blando).

 

Esta adaptación estratégica les ha permitido meter sus botas en el terreno sirio a varios países OTAN y controlar la mayoría de los recursos estratégicos de la economía siria como el petróleo, el gas, el agua y el cereal que de otro modo corrían el peligro de acabar volviendo a manos del Estado Sirio. A estas alturas de 2019 sobra decir además, ya que es un dato mundialmente conocido y además sigue incrementándose, que actualmente “Rojava” es la zona donde más densidad de bases estadounidenses existe en todo el mundo. La financiación saudí de las SDF y su apoyo político francés para partir Siria (los vascos sabemos bien cómo se las gasta el Elíseo) son vitales para comprender lo que ocurrió a finales de agosto de 2019 con la invasión turca del norte de Siria gracias a la franja de 5 kilómetros, si ello no fuera suficiente para entender que no se trata en absoluto de una “alianza táctica” como tanto repiten los medios imperialistas y ligados al PYD.
 

Este viraje estratégico que hemos explicado de la manera más breve que hemos podido supone un reconocimiento de la imposibilidad de EEUU de derrotar a Siria, pero no así de alargar su agonía en una complicada situación tanto en su economía como en lo que concierne al control efectivo su territorio.  Esta alianza entre la llamada “coalición internacional” y las fuerzas PYD-YPG-YPJ ha tenido varias fases durante la guerra: El PYD fue durante buena parte del conflicto un grupo no beligerante e incluso ha colaborado con el Gobierno Sirio en varias ocasiones, sin embargo la sumisión militar y política a EEUU está quedando en evidencia cada vez que se intenta alcanzar una solución negociada. Por ejemplo, en 2018, cuando renunciaron a participar en las elecciones municipales sirias que estaban planteadas desde un aumento del autogobierno local ya que EEUU así se lo impuso al partido político PYD. Asimismo, la creación de las SDF en octubre de 2015 tras la entrada en la guerra de Rusia para salvar al pueblo sirio de la barbarie yihadista en septiembre de 2015 fue otra idea de las fuerzas OTAN en su mayoría estadounidenses, no del PYD ni mucho menos. La estrategia militar entre unos y otros está claramente en sintonía, como se vio en Deir Ez-Zor, en Raqqa (las SDF prefirieron tomar esa ciudad árabe rica en hidrocarburos donde no viven kurdos, en lugar de Jarabulus donde existen clanes kurdos y que está a medio paso entre Afrin y Ayn Al Arab - Kobane), o en el mismo Afrin, donde las SDF del otro lado de Éufrates no acudieron a defender la provincia ante Turquía, pese a tener permiso del Gobierno Sirio, cosa que abre interrogantes sobre quién tomo dicha decisión. Es evidente que esta se adoptó desde Qamishli, donde el CENTCOM estadounidense cuenta con su sede. Sin embargo, quienes murieron defendiendo Afrin fueron las Fuerzas de Defensa Nacional del Ejército Sirio y las YPG de Afrin combatiendo juntas, siempre leales estas últimas a la patria siria a diferencia de las YPG orientales.


 

 - ¿Por qué la izquierda occidental romantiza a los kurdos? ¿Y los antiimperialistas consecuentes en que territorio deberíamos apoyar la lucha de los kurdos?


Actualmente, “Rojava” y el proyecto de Confederalismo Democrático presentan un gran poder de atracción, somos conscientes de ello; sobre todo debido a que se presentan como un proyecto “igualitario entre naciones” –opuesto al supuesto arabocentrismo del Estado sirio, algo completamente falso- y porque se hacen ver “progresistas” en términos como ecologismo, feminismo… Sin embargo, desde aquí lo que vemos con perplejidad es la falta de datos y de hechos económicos en la propaganda pro-Rojava, en qué medidas económicas o cambio de propiedad de la tierra, sobre lo que es la construcción del socialismo. Últimamente hemos sabido, por ejemplo, que se disponen a vender el petróleo mucho más barato que su precio internacional a Israel a través del clan Barzani, una relación económica que sólo se puede explicar como una relación neocolonial. Se nos dice que este es un proyecto de “igualdad entre naciones”, pero nos evitan hablar de los conflictos étnicos que hay allí, por ejemplo a raíz del cierre de colegios armenios y asirios, o la prohibición de votar en las elecciones de Rojava a regiones enteras de mayoría árabe.




Este hecho se vio claro durante las elecciones municipales sirias del 16 de septiembre de 2018, donde el PYD no pudo participar ni siquiera en las localidades en las que era obvio que lograría una mayoría, por órdenes estrictas de Washington para boicotear el proceso, al igual que hemos visto en Venezuela. No es un dato al uso, ya que en la Constitución Siria de 2012 además de otorgar la ciudadanía a 300.000 kurdos que han huido de Turquía, la cual muchos en el pasado no la querían, ya que de aceptarla perderían jurídicamente la posibilidad del derecho al retorno, al igual que les sucede a los palestinos en el exilio. Ello se suma al apoyo del Gobierno Sirio a la lengua kurmanyi — recientemente se ha abierto un radio en lengua kurda en la región gubernamental de Hassaka—, que se promuevan las escuelas y centro culturales en los que se hable el kurdo o que el kurdo esté tan presente en Aleppo o Damasco como el siriaco, armenio, circasiano o asirio en los comercios y tiendas.

 

En una pregunta anterior nos habéis preguntado a ver si Bashar Al Assad era un dictador o si había monopartidismo del Baaz. Si trasladamos este esquema a Rojava, vemos que la identificación entre el partido PYD y la Administración para-estatal es mucho mayor que lo que permitirían los estándares de la democracia occidental, que se suelen usar para “medir” el grado de democracia en Siria. Y es que por mucho que se nos venda como “confederalismo”, Rojava o la “Federación del Norte de Siria” es sobre todo un proyecto político kurdo en una región multiétnica. Un poco antes nos hemos referido a la negativa del PYD en acudir a las elecciones municipales planteadas por Damasco en 2018, con el argumento de que el aumento del autogobierno local no era suficiente y pretendían tener una especie de autonomía federal. Pero la pregunta entonces es cómo se puede hacer una autonomía federal kurda –porque es eso lo que es de facto- en una zona multiétnica; máxime cuando asirios y armenios, víctimas del genocidio en 1920 – donde los kurdos actuaron al lado de los turcos- ven con gran aprensión estar bajo una entidad política kurda. Aun así queremos confiar en que acabará imponiéndose una salida negociada donde EEUU y otros países ocupantes que el PYD todavía hoy legitima queden fuera de Siria.
 

 

 -El ISIS cogió mucha fuerza e importancia en la Guerra de Siria, ¿Qué es lo que representaba el ISIS y por qué tuvo tanta fuerza?


En su apogeo, DAESH tenía alrededor de un tercio de Siria y el 40 por ciento de Irak. Para diciembre de 2017 había perdido el 95 por ciento de su territorio, incluidas sus dos propiedades más grandes, Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, y la ciudad de Raqqa, en el este de Siria, su capital nominal. El grupo surgió de los restos de Al Qaeda en Irak (AQI), una rama local fundada por Abu Musab al Zarqawi en 2004. Se desvaneció en la oscuridad durante varios años después del aumento de tropas estadounidenses en Irak pero comenzó a resurgir en 2011. Durante los siguientes años, aprovechó la creciente inestabilidad en Irak y Siria para llevar a cabo ataques y reforzar sus filas. El grupo cambió su nombre a Estado Islámico de Irak y Siria en 2013. ISIS lanzó una ofensiva contra Mosul y Tikrit en junio de 2014. El 29 de junio, el líder de ISIS Abu Bakr al Baghdadi anunció la formación de un califato que se extendía desde Aleppo en Siria a Diyala en Irak, y renombró al grupo Estado Islámico, (para nosotros DAESH debido a su significado peyorativo en árabe).

Una coalición liderada por Estados Unidos inició supuestos ataques aéreos contra ISIS en Irak el 7 de agosto de 2014 y expandió la campaña a Siria el mes siguiente, dándole aún más fuerza con medicamentos y comida a este grupo terrorista. Pero para diciembre de 2017, el califato de ISIS había perdido el 95 por ciento de su territorio gracias a las acciones del Ejército Sirio y sus aliados, incluidas sus dos propiedades más grandes, Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, y la ciudad de Raqqa, en el norte de Siria, su capital nominal. El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, declaró la victoria sobre el Estado Islámico en Irak el 9 de diciembre de 2017.

En cuanto a su composición, el número de salafistas extranjeros de ISIS se correlaciona positivamente con el PIB per cápita de un país y su Índice de Desarrollo Humano. Cerca de 30.000 combatientes de al menos 85 países se han unido a DAESH desde diciembre de 2015. Aunque la gran mayoría de los reclutas de DAESH provienen de Asia Occidental y el mundo árabe, muchos combatientes extranjeros también provienen de naciones occidentales, incluidos la mayoría de los miembros de la Unión Europea, así como los Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Es clave entender que miles de combatientes de Rusia y cientos de Indonesia y Tayikistán también se han unido a DAESH, por lo que el Ejército Ruso sabe que debe pararles ahora en Siria antes de que retornen vivos a sus lugares de nacimiento.



-El gobierno legítimo de Siria ha ganado la guerra, pero los costes que ha tenido que soportar han sido muy grandes. ¿En qué situación se encuentra actualmente Siria?

La situación económica de Siria es desesperada hoy en día porque se ha dado una especie de tormenta perfecta. Obviamente la posguerra siempre es dura, pero en el caso de Siria además hay que sumar otros elementos como las medidas coercitivas que se le han impuesto por parte de Estados Unidos y la Unión Europea.

En 2018, cuando ya Siria más o menos tenía controlada la situación militar, se inicia un esfuerzo por reconstruir el país que da ciertos frutos. La moneda estaba estable, pero en octubre de 2019 se produce el colapso de la economía libanesa y Líbano tiene mucho que ver con Siria en términos económicos porque era el canal por el cual se financiaba la economía Siria. Cuando estalla la crisis en Siria muchos empresarios, sobre todo del norte de Alepo, van a llevar los activos financieros al Líbano donde la banca internacional, hasta la crisis de 2019, funcionaba perfectamente, y donde además el dólar funcionaba casi como moneda nacional, había un cambio fijo entre el dólar y la lira libanesa, y por tanto, se podían tener depósitos en dólares en los bancos y retirar en dólares.

Lo que ocurre es que la economía libanesa colapsa. Hasta octubre de 2019 un dólar eran 1.500 liras libanesas, y así había estado el cambio durante más de 20 años. Hoy, un dólar son 8.000 liras libanesas. Eso supuso un problema porque los bancos, para no quebrar, hicieron lo que popularmente se conoce como corralito e impidieron la retirada de depósitos en dólares, y eso tuvo un impacto muy directo en la economía siria.

El segundo impacto es que el gran proveedor de productos para Líbano siempre ha sido Siria. La economía libanesa es de servicios, sobre todo financieros o turísticos, pero no es una economía productiva o industrial, y la economía siria sí lo es, con sus limitaciones, pero tiene industria para proveer de bienes al Líbano. Entonces, Líbano deja de tener opciones de compra. A todo eso le sumamos los efectos de la pandemia de coronavirus a partir de marzo de 2020, cuando Siria sabía que tenía prácticamente el 40% de su industria sanitaria deteriorada, y la imposición de unas medidas muy restrictivas y el cierre de las fronteras con Líbano y Jordania.

Todo esto ha supuesto una gran devaluación la lira Siria. Hasta 2011, antes de la crisis, 1 dólar eran 50 liras sirias. A mediados de 2019 el cambio llegó a 600 liras sirias, más o menos,  y resulta que hoy 1 dólar son 3.700 liras sirias, lo que supone que la lira siria ha perdido seis veces su valor desde octubre de 2019. Eso supone un problema para un país que tiene déficit de producción de petróleo y que tiene que importar petróleo, que tiene que importar insumos médicos muchas veces a precios más elevados que lo normal para sortear las sanciones. En Siria se ha dado una espiral de inflación con tasas de inflación por encima del 25% mensual en productos de primera necesidad.






- ¿Por qué es tan importante para Siria la liberación de la ciudad de Idlib? 

 

Idlib es una región siria histórica y es el último bastión de los terroristas Al-Qaeda en Siria. Pero Idlib siendo el infierno y es la paz al mismo tiempo.  Idlib significa el final de la parte más cruda de la guerra, Siria es un pueblo que lleva más de 8 años enfrentándose a este cáncer y ansía la paz para sanar, el pueblo sirio ya ve la luz al final del túnel y lo único que se interpone en la salida es la liberación de Idlib antes de expulsar a la OTAN del este del Éufrates. La liberación de Idlib traerá la eliminación de la amenaza yihadista en su forma militar, además de liberar la zona noreste de Siria hacia las cuencas y valles, con todos los recursos que ello comporta. 

 

- ¿Qué es lo que depara el futuro a Siria?, ¿Qué le dirían a cualquier persona que esté interesado en tener una opinión objetiva sobre el conflicto sirio?


En cuanto a informarse, diríamos que es muy difícil hacerse ahora algo parecido a una “opinión objetiva”; sobre todo si se empieza desde cero; debido tanto a la montaña de información falsa que hay, como a los relatos falsos y “verdades consumadas” (a golpe de repetición y mutilación de datos) que se nos ofrecen empaquetados en narraciones interesadas. A una persona interesada en el conflicto de Siria le recomendaríamos que acudiese a fuentes de información diferentes a las de los medios de comunicación que tienen inversores de un perfil marcadamente imperialista, pero sobre todo que use su propio criterio y que no se fíe de “verdades establecidas por el hecho consumado”, en ocasiones mucho más peligrosas que las mentiras puras. Le aconsejaríamos de corazón que no diese nada por hecho, que estudie con sus propias fuentes cuanto logre tiempo para hacerlo y se cuestione tanto los hechos como las secuencias de hechos. Esto implica el orden o la jerarquía de importancia de distintos factores que nos imponen desde los medios de masas privados y muchas veces públicos en manos de dueños que tienen una agenda con objetivos ya marcados tanto para Euskal Herria, o cualquier lugar del planeta.

 

- ¿Nos hemos olvidado de Yemen?

 

Hoy en día en Occidente, el ciudadano sufre a propósito una saturación de información, así como de soportes informativos (que casi son más de entretenimiento que de información) a todos los niveles. Sin embargo esa democratización es sólo aparente, ya que esas plataformas tan “masivas” como “democráticas” de información siguen estando en manos de grandes corporaciones ligadas a la OTAN con grandes intereses, que tienen el poder de “posicionar” noticias y marcar “lo importante” a su gusto; con lo cual la elección “espontánea” de la información de manos del ciudadano está muy condicionada. 

Este es el caso de Yemen. La información la tenemos ahí, pero nadie nos oriente hacia allí; con lo cual el ciudadano no se interesa por el mismo. Así funciona el “mecanismo del olvido” en el Occidente del siglo XXI.





Si quieres saber más sobre SIRIAREN ALDE puedes visitar sus redes sociales.

Twitter: https://twitter.com/SiriarenAlde?t=ebOnmJQmJ2HvWVkhaCY4EQ&s=09

Facebook: https://www.facebook.com/siriaren.alde.3

Gmail: siriarenalde@gmail.com





Publicado originalmente en: Red Planeta