martes, 10 de agosto de 2021

El plan de EE.UU. para Siria fracasó, pero destruyeron al país en un gran porcentaje.

A casi 10 años de la guerra impuesta a Siria, la periodista y politóloga Tamara Lalli realiza un análisis de lo que está ocurriendo y expone los intereses de quienes quisieron dividir al pueblo sirio.







“El hijo de Erdogan, del presidente turco, es el que maneja el mercado negro del contrabando de petróleo sirio robado”

Los planes de Biden como una continuidad de los de Obama y Trump: Liberar a terroristas de ISIS a través de los kurdos a fin de desestabilizar aún más la región.

Tamara Lalli


Publicado originalmente en: Annur TV

jueves, 8 de julio de 2021

Al-Qaeda en Siria, una fuente “confiable” ‎para la prensa occidental.

 




La prensa occidental celebra los 10 años de guerra contra Siria repitiendo hasta el cansancio su ‎eterna versión de los hechos. Según los medios occidentales, estamos ante una rebelión contra la ‎dictadura alauita de «Bachar» –así llaman al presidente sirio Bachar al-Assad– a quien acusan ‎de practicar la tortura a gran escala y de ser responsable de la muerte de medio millón de sus ‎conciudadanos. ‎

Para confirmar esas alegaciones, los medios de difusión occidentales han estado publicando en ‎estos días innumerables “testimonios” de «demócratas» refugiados en la región siria de Idlib, ‎que aún se halla bajo control de grupos armados yihadistas. ‎

Sin embargo:‎
- Lo que sucede en Siria es idéntico a lo que sucede en Afganistán, Irak, Libia y Yemen. En esos ‎‎4 países no existe desde hace tiempo ningún líder a quien pueda acusarse de ser un dictador y la ‎verdadera causa de la situación existente en ellos hay que buscarla fuera de sus fronteras. ‎Afganistán, Irak, Libia y Yemen no están sufriendo las consecuencias de guerras civiles sino de la ‎aplicación de la doctrina estadounidense Rumsfeld/Cebrowski ‎ [1]‎, doctrina que el presidente George Bush hijo calificó ‎públicamente como «guerra sin fin».
- Siria no es una dictadura alauita sino una República baasista. Siempre es posible burlarse de la ‎rigidez de ese partido, pero son incuestionables su papel central en el país y su carácter laico.‎
- La tortura en Siria es ante todo cosa de los yihadistas. Siria la practicó en los años 1950, ‎cuando Estados Unidos y el Reino Unido apoyaron el golpe de Estado de Adib Chichakli. ‎En aquella época, la OTAN envió a Siria a Alois Brunner, ex miembro de las SS, para que ‎se ocupara de “formar” los servicios secretos sirios, que adoptaron entonces los métodos de ‎los nazis.
Hafez el-Assad llegó al poder sólo en 1971 y despidió a Alois Brunner, aunque los oficiales ‎‎“formados” por este ex nazi se mantuvieron en sus cargos.‎
En el año 2000, al convertirse en presidente de Siria, Bachar al Assad encarceló a Alois ‎Brunner y prohibió estrictamente la tortura.
En 2011, a principios de la agresión exterior contra Siria, algunos funcionarios recurrieron a la ‎tortura por propia iniciativa. Todos fueron expulsados de sus cargos y enviados a los tribunales. ‎La mayoría huyeron de Siria y obtuvieron asilo... en Europa. Sólo algunos están siendo juzgados ‎actualmente en Alemania.
- El presidente sirio Bachar al-Assad no es responsable de las muertes de sus conciudadanos, a ‎los que siempre ha defendido. En cambio, Estados Unidos, el Reino Unido y Francia han ‎aportado financiamiento y armas a los yihadistas, haciéndose así responsables de la muerte de ‎ciudadanos sirios.
- Hoy en día, el territorio de la República Árabe Siria está divido en 3 partes: el territorio liberado por el ejército regular sirio, una pequeña parte del nordeste del país se halla ocupada militarmente por Estados Unidos ‎y sus mercenarios kurdos y la gobernación de Idlib se halla bajo la ocupación de al-Qaeda, bajo la ‎denominación de Hayat Tahrir al-Sham (Organización de Liberación del Levante o HTS).
La población de Idlib –que las potencias occidentales estiman en millones– en realidad ‎no puede sobrepasar unas 100 000 personas.
Ese nuevo emirato islámico se halla bajo la protección del ejército turco. Allí es imposible ‎reclamar democracia sin ser decapitado. Por consiguiente, los “testimonios” publicados en la ‎prensa occidental son simplemente falsos e inventados.‎

Durante las últimas semanas, Hayat Tahrir al-Sham –franquicia de al-Qaeda en Siria– recibió ‎órdenes de Washington, pero no de intensificar sus operaciones en Siria sino de preparar atentados ‎en Moscú. ‎

Con ese objetivo Hayat Tahrir al-Sham acaba de liberar al yihadista uzbeko Sirayuddin Mujtarov ‎‎(alias «Abu Salah al-Uzbeki») [ver foto], a quien había arrestado hace 9 meses por haber ‎entrado en conflicto con el actual emir de Hayat Tahrir al-Sham, Abu Mohamed al-Yulani (o al-‎Golani), quien fue sucesivamente emir de los grupos yihadistas Yabat Fateh al-Sahm (de 2016 ‎a 2017) y Frente al-Nusra (de 2012 a 2016). ‎

Mujtarov fue el jefe del grupo terrorista que perpetró el atentado contra el metro de ‎San Petersburgo en 2017 (15 muertos). Actualmente está enfrascado en la formación de ‎comandos suicidas para operar en Rusia. ‎


[1] ‎«El proyecto militar de Estados ‎Unidos para el ‎mundo», por Thierry Meyssan, ‎‎Red Voltaire, 22 ‎de ‎agosto ‎de 2017.


Publicado originalmente en: Red Voltaire

lunes, 7 de junio de 2021

Siria: La gran victoria de Bashar Al Assad.

 




Tamara Lalli es una excelente periodista y analista de política internacional, dedicada fundamentalmente a temas vinculados al Medio Oriente. Con ascendiente familiar sirio-libanés, Tamara colabora desde hace años con el programa radial Resumen de Medio Oriente, y ella misma lleva adelante un programa de gran audiencia en radio Splendid, denominado “Orígenes”. Con ella dialogamos acerca del reciente triunfo del presidente Bashar Al Asad en los comicios de Siria.



–Tamara, vamos a comentar un poco sobre las elecciones que se han dado en Siria. ¿Cuál es tu análisis de estos resultados, y sobre todo qué significa este resultado? En un contexto en el que se vienen desarrollando las agresiones contra Siria, el bloque inclusive.

Ya van siete años que hay elecciones constitucionales, hay que aclarar que en 2012 hubo una nueva Constitución que estableció que las elecciones no son unipartidistas, sino multipartidistas, con lo cual, pueden candidatearse otras organizaciones políticas además del oficialismo. Esta vez hubo 30 candidatos, de los cuales se seleccionaron tres, entre ellos el actual presidente Bashar al Assad, que contaba con gran consenso. No hacía falta el proceso electoral para saber lo que la gente quería su reelección. Pero sorprendió muchísimo la llegada de tantos votantes, no solamente dentro de Siria, que fue impresionante, sino en las embajadas de distintos países. En países, como Alemania y Turquía, no les permitieron a los sirios ir a votar, pero donde sí se pudo, fue terrible el aluvión, de votantes a Bashar al Assad.

-Algo que sorprendió a quienes repudian la agresión que sufre Siria, es el altísimo nivel de participación de la gente.

Así es, Bashar btuvo el 95% de los votos y hubo una concurrencia de alrededor de 18 millones de personas. Los otros dos candidatos que habían quedado, uno era de una oposición moderada dentro de Siria y el otro era un empresario. Como te decía, sorprendió a los sirios y al mundo entero, por el número de la gente que fue a votar. Algunos países europeos, Estados Unidos y otros que bloquean a Siria lo tomaron como una farsa. Fíjate que para ellos es importante un proceso electoral donde hay caras, no políticas. Esto lo vemos en Estados Unidos, ahí si fue una farsa, porque se disfrazaron y llegaron a ocupar el Capitolio. Sin embargo, la llamada “opinión pública» no lo critica, los países y los medios tampoco. En cambio, en Siria el proceso fue pacifico, con veedores internacionales, de América Latina hubo tres países, Venezuela, Nicaragua y Bolivia como observadores de las elecciones. Los países que siempre han sido enemigos de Siria no lo toman en cuenta. En Líbano, se cortaron las carreteras, por la llegada de muchísimos votantes a la embajada. De hecho, hubo un muerto, porque la ultraderecha libanesa quiso impedir que la gente llegara y rompieron autos y micros para que la gente no accediera a la embajada. Aún así, con todo esto tuvieron que decretar que los centros de votación tenían que estar abiertos hasta la medianoche porque no alcanzaban a votar todos hasta las 19hs. Fue agradable la sorpresa, fue como un mensaje al mundo. A los sirios era lo que les faltaba. Siria está viviendo momentos difíciles, más allá de la guerra, son momentos económicamente duros. De allí que fuera lógica esta fiesta y esta alegría que se mostró en todas las ciudades sirias, con cientos de miles de personas aplaudiendo la victoria, y esto se vio en muchos canales de televisión. Pero hubo países que no lo habrán querido difundir, porque era contrario a lo que ellos querían mostrar. La alegría se mostró, más allá de la guerra, más allá de la pandemia, había ganas de festejar.

-En Siria, el voto es obligatorio?

-No son obligatorias

–O sea, que lo ocurrido tiene más mérito.

-Tal cual. La gente joven que se acercó a los centros electorales fue muy importante y pertenecen a todos los estratos sociales, había de clase alta que se veía en las fotos y videos, pero también de todos los sectores, Inclusive a mi me sorprendió, a pesar que hago seguimiento de las noticias en Siria.

-Comentabas lo del mal momento económico.

-Sí, el país vive momentos muy difíciles económicamente, porque las sanciones que se le imponen tienen como objetivo desesperar al pueblo. No por las sanciones a los funcionarios ni a los grandes comerciantes ni empresarios, porque a ellos no les hace nada, la sanción mayor es al pueblo. Es tratar de ahogar al pueblo para que comience a levantarse en contra de sus gobiernos. Pensé que iba a haber una muestra de ese desagrado, aprovechando los comicios, pero fue al revés. La lección que nos da el país, que se quiere mantener soberano a pesar de todo, es importantísima para el mundo entero. “Ojo, que las sanciones, a nosotros no nos van a hacer negociar nada”. Es más, ahora, después de las elecciones de varios países europeos, como Hungría. Grecia, Italia, incluso Arabia Saudita, comenzaron a entablar conversaciones diplomáticas. Arabia Saudita invitó al ministro de Turismo sirio, si bien es un rango inferior, a una conferencia de turismo regional. Hay conversaciones muy por debajo, con algunos países europeos, como Italia, que invitan a funcionarios sirios para que participen en la FAO. Esto no se daba antes. El corte diplomático era muy fuerte en todos los niveles. Se van a aceitar los procesos luego de esta elección. Queda claro que la táctica de mantenerse firme y enfrentarse a los proyectos cesionistas y colonialistas, que quiere imponer Occidente, a largo plazo da resultado. Siria es ejemplo de ello.

-Me interesa que refresquemos qué significan estas sanciones económicas y este bloqueo. En qué perjudica a la población siria. Por lo general, esto no se tiene en cuenta, el bloqueo parece una palabra más pero es una cadena de muchos dolores para la población llana, ¿cuáles son los aspectos que más afecta al pueblo sirio este bloqueo norteamericano y de sus aliados?

-Afecta en lo más cotidiano, el pan de cada día. La inflación que sufre Siria desde que se estableció la llamada Ley César hace 2 años, ha hecho que la inflación se disparara de una manera nunca vista, ni siquiera durante la guerra. Esto es porque este sistema de sanciones es perverso. Comenzaron cerrando el sistema financiero y bancario del Líbano que era como un respiro para Siria. Las grandes empresas e industrias sirias, fueron afectadas por el avance terrorista. Recordemos lo que pasó en Alepo, con el robo de las fábricas y la destrucción del aparato productivo de la primera ciudad industrial de Siria. Por eso, estos empresarios trasladaron parte de su dinero, de su capital, a los bancos en Líbano y de ahí nutrían sus proyectos económicos dentro de Siria. Al bloquear el sistema económico libanés, los sirios no pudieron retirar la plata de los bancos, esto es parte de la ley César. Al no poder sostener el sistema productivo, no hay ocupación, al no haber trabajo comienzan a escasear los productos, y lo poco que ingresa a Siria es de los países amigos, como China, Irán, Rusia y otros países que mantienen relaciones. Eso es poco, ya que Siria tenía relaciones comerciales, inclusive durante la guerra, con muchos países. Así se vieron afectados los insumos directos de su producción, afecta al pan diario. Fijate que hay paisajes en Siria que son dolorosos, donde la gente en plena pandemia tenía que hacer cola para comprar pan, colas larguísimas, lo mismo ocurría con la nafta. El 90% de la producción petrolera en Siria es todavía hoy saqueada por Estados Unidos. Esto lo dijo el mismo Trump. Era tan bruto para expresarse que decía que es lo que estaban haciendo en tierra siria. Entonces no había combustible en pleno invierno, no tenían nafta para el transporte público, la gente se manejaba en bicicleta. Fue duro y sigue siendo duro. Pese a esto y gracias a los países aliados, Irán, China, Rusia e India, se pueden ir sorteando parte de estas sanciones, porque siguieron las reconstrucciones de las ciudades. Lo que no quieren desde Estados Unidos, que son los imponen estas sanciones, es que se reconstruyan para que los refugiados no regresen.

-El de los refugiados es otro tema donde manda la hipocresía mundial.

-Tal cual, el no retorno de los refugiados. Todos patalean contra los refugiados en Europa, Estados Unidos, Canadá, incluso en Líbano, protestan porque les molesta su presencia, pero sin embargo ponen trabas para los retornos. A pesar de esto, ya han vuelto más de 2 millones a Siria. Cuando hay voluntad del pueblo, a pesar de todo, lo podemos transitar. Nada es fácil, pero cuando se habla con amigos en Siria, te das cuenta en el tono de voz, de cómo la están pasando. No muy bien. Por eso estas elecciones y la fiesta en las calles y en los días sucesivos, al saberse el ganador, fue importante. Después de tanto tiempo, la gente volvió a la calle a festejar. La resistencia se festeja, la resistencia es alegre. No solamente llorar y estar atrás de las armas y pelear, es festejar y eso es parte de este proceso.

-El mismo ejemplo que dio recientemente el pueblo de Gaza, con todos los muertos y la destrucción, pero pese a eso la gente sale a la calle a festejar.

-Tal cual

¿Cómo está la situación donde todavía hay ocupación? Me refiero a esa zona donde permanecen invasores, tanto el ejército norteamericano como el turco, y también el tema que se da en algún sector donde habitan los kurdos.

-Eso ocurre en la franja norteña, noreste, que está tomada por una base norteamericana, y por los grupos milicianos kurdos aliados a Estados Unidos. No todos los kurdos están en contra de Siria. Al contrario, hay muchos grupos kurdos que apoyan y han apoyado el ingreso del ejército sirio donde ellos conviven. En Siria no hay zonas netamente étnicas seleccionadas de manera como lo ves en el Líbano. En Siria está mezclada la población. Donde viven sirios hay kurdos, caldeos, turcomanos, armenios, todos mezclados. Las milicias pronorteamericanas y Estados Unidos están ocupando la zona que es importante para la economía porque allí están los pozos petroleros sirios. Ellos lo roban, los llevan de manera cruda, ya que no hay refinería. Lo trasladan a Irak para ser vendido, no se sabe adónde lo venden, se cree que a los terroristas como Daesh o Isis, para que luego ellos lo revendan en el mercado negro. Estados Unidos no va a mezclarse en eso, por eso lo terceriza. Luego está la zona del norte de Siria, donde sí está la ocupación de tropas turcas. Ahí hay permanentemente ingresos y vuelven a salir según la resistencia que plantea la población local de Siria. Cada vez que hay enfrentamientos, como Turquía tiene el agua, corta el grifo y queda sin agua una zona de más de un millón de habitantes. Eso en el norte. Otra franja, es la triple frontera, el punto donde se unen Irak, Jordania y Siria, ahí hay otra base norteamericana. Dio la casualidad que hace un par de meses, le dieron vía libre a los grupos milicianos kurdos que controla Estados Unidos, para que libere a los presos de Isis y los traslade a Tanaf, donde hay una base militar yanqui. Allí también hay campo de refugiados sirios, que Estados Unidos e Isis los usan como escudo para que Siria no bombardee porque hay población civil. Entonces, Rusia y Siria tienen que cuidarse en su operaciones ofensivas para no afectar a esa población. Son las tres zonas tomadas aunque no son todos terroristas, hay civiles que son parte de ese escudo usado por los terroristas para que Siria no bombardee de manera directa, hay personas que no tienen nada que ver, son inocentes, están viviendo bajo el asedio de estos terroristas amparados por Estados Unidos y por la coalición que los acompaña.

-O sea, que a Siria todavía le falta recuperar una parte del territorio.

-Sí, falta esa zona. Allí el Isis establece su propia justicia, sus propias leyes, pero sin embargo los empleados públicos que viven allí, que siempre trabajaron en edificios y empresas públicas de Siria, siguen cobrando el sueldo que les envía Siria. Por eso la gente sigue aguantando. Tienen dinero para aguantar. Nunca, en estos diez años y medio, el gobierno expulsó a ningún empleado público. Esta es una marca importante, después se estudiará, como se ha hecho. Pero no se ha abandonado a esos trabajadores, son sueldos bajos, relacionados con el dólar, pero a pesar de eso, algo sirve. Lo mismo con las regiones tomadas por Turquía y Estados Unidos. El 90% del territorio tomado en Siria está recuperado, falta esa provincia, el norte de Siria y Tanaf donde todavía se sigue luchando.

–Tamara, gracias por la entrevista, felicitaciones por esta pequeña y gran victoria que se obtiene en el marco de tanta tragedia que vive Siria en estos diez años.

Quiero recordar que las elecciones no siempre son cambio de partido o cambio de cara. Acá hubo otro proceso electoral, porque a veces dicen “hace 20 años que están así”. Y yo digo: también Merkel hace muchos años que está y la siguen votando los alemanes. En Siria pasa lo mismo. Más allá de los años, si pensamos qué pasaría si ahora hubiera cambio de presidente, qué pasaría con la gente. Muchos votaron por eso, para que termine la tarea que comenzó y qué hizo bien. Nadie daba en el mundo un peso por Bashar al Assad, cuando comenzó toda la violencia terrorista, pensaron que iba a terminar como Gadafi. Sin embargo, es ejemplo de cómo los demás países han cambiado sus gobiernos y en Siria, la gente, no lo hizo por las armas, ni la fuerza. la gente salió a las calles a celebrar, nadie obliga a la gente a salir a la calle a celebrar su victoria.


Publicado originalmente en: TeleSUR

lunes, 10 de mayo de 2021

10 años de la injerencia imperialista contra la Republica Árabe Siria.

 Por Roberto Chambi Calle


"Después de 10 años de bombardeos, desestabilización, intentos de derrocamiento al gobierno con la ayuda de sus lacayos mediáticos, Estados unidos y sus peones regionales en Europa y en Medio Oriente (Qatar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos), no han cesado en su bestialidad"



Días atrás se cumplió 10 de años de la intromisión del imperio y sus hordas contra Siria, un estado legal y legítimo ante la comunidad internacional, con un sistema político propio en donde no solo conviven musulmanes; sino cristianos, kurdos y ateos que hasta antes de la invasión estadounidense gozaban de una buena estabilidad política, siendo que en todo este periodo han sido vulnerados y violados sus derechos; pues no solo se inició un ataque armado externo, sino que esta agresión patrocinada por el “tío sam” y sus gendarmes, Israel y la Unión Europea, han sido los culpables de todos estos asesinatos, migraciones forzadas, así como la creación, entrenamiento y sostenimiento de grupos terroristas como el Daesh o las “fuerzas rebeldes sirias” para derrocar al presidente constitucional Bashar Al Asad.

Estos grupos de terror  financiados por Estados Unidos y sus lacayos se han ocupado en todas las esferas de sostener la continuidad narrativa de la “primavera árabe”, que en los hechos solo es una cortina de humo para borrar del mapa la soberanía Siria, para así saquear sus riquezas y utilizar su territorio como un campo estratégico, para contrarrestar y controlar a los países miembros del Eje de la Resistencia.

La sociedad internacional en su mayoría ha sido cómplice del genocidio; así como la propagación de la desestabilización del territorio Sirio, al no manifestar o accionar los mecanismos que puedan salvaguardar el derecho a la autodeterminación del país árabe, socapando de manera directa e indirecta el accionar del imperio contra el Derecho Internacional y el Derecho Internacional Humanitario, pues de nada han servido los actos jurídicos para la solución pacífica de las controversias en el ámbito legal; ya que Naciones Unidas, así como sus órganos durante tanto años no pueden sancionar y castigar los actos de genocidio e injerencia contra Siria, denotándose con ello que las organizaciones internacionales, aun contando con “órganos de decisión” como es el caso del Consejo de Seguridad son pusilánimes y proclives al favorecimiento del imperio estadounidense y sus peones en la zona.

Cuando “Mr. Danger” con sus distintas caretas desde Obama, Trump y recientemente Biden,  en vez de pacificar solo se han dedicado a asesinar y bombardear naciones; en ese contexto el 1er. presidente negro de EEUU sostuvo y apoyó a grupos terroristas para desestabilizar al gobierno democrático de Siria dando su apoyo según él a estos “grupo moderados”, cuando por todos los medios se han presenciado como el DAESH (“Estado Islámico”) degollaba para intimidar al ejército sirio, así como a los miembros de la resistencia que apoyaban su lucha frente al hato del imperio, pues el otrora candidato Trump dijo que el "Estado Islámico rinde respeto al presidente Obama. [Y que] Obama es el fundador de EI y (…) que Hillary Clinton es la cofundadora", esta afirmación ha sido corroborada cuando ellos fueron los que para derrocar a un gobierno comunista en Afganistán armaron y entrenaron al Talibán que más adelante se mutaron en el DAESH y demás subsidiarias también financiadas por sus sirvientes Qatar y Arabia Saudita; pues según datos filtrados por wikileaks en base a un correo enviado por Hillari Clinton a su jefe de campaña Jhon Podesta: “Son los Gobiernos de Qatar y de Arabia Saudita los que han estado financiando al Estado Islámico”.

Trump, yuxtaponiendo sus promesas electorales y siguiendo la vulneración a la soberanía Siria, bombardeó con 59 misiles crucero sus bases, justificando su accionar debido a que el “gobierno sirio utilizó armas químicas en su defensa”, siendo hasta la fecha una vil mentira; pues no se han probado, ni esclarecido tales acusaciones siendo este un pretexto para doblegar el gobierno de Al Assad. Pero, el acto más cínico de esta “administración”, es el reconocimiento a Los Altos del Golán como parte de la soberanía Israelí, siendo que esta región es de propiedad Siria, la que fue usurpada por el régimen sionista.

El 25 de febrero de 2021 Joe Biden, estrenando su careta, ordenó nuevamente igual que sus antecesores bombardear bases sirias ocasionando más de una veintena de muertos, arguyendo que lo hacía debido a que grupos pro iraníes habían atacado sus bases en Irak, siendo este uno más de los tantos pretextos para continuar con esa política injerencista y de dominio a los países soberanos del mundo; pues el imperio obedeciendo a su naturaleza bestial, no se conmisera con la pérdida de vidas humanas, ni mucho menos respeta el Derecho Internacional, ni sus principios, ya que “esa es la naturaleza del imperio”, doblegar, humillar para que los estados estén siempre a su servicio, y quien no quiera someterse a su autoridad imperial es un país parte del “eje del mal” o un paria condenado a muerte.

Después de 10 años de bombardeos, desestabilización, intentos de derrocamiento al gobierno con la ayuda de sus lacayos mediáticos, Estados unidos y sus peones regionales en Europa y en Medio Oriente (Qatar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos), el imperio no ha cesado en su bestialidad; pues el fin es hacer arrodillar a Siria, Irán e Irak y a cualquiera que se interponga en sus ambiciones de poder, ya lo hizo con Libia, con Afganistán, con Irak, el objetivo es Irán y para lograr su plan no solo bombardea con misiles, sino con todo su armamento mediático sumiso y servicial al estado profundo estadounidense; banqueros, logias de poder así como los lobbies sionistas, sin duda la lucha y la resistencia frente a la ausencia e irrespeto a la norma internacional es la única opción, ya que no solo se trata de Siria, sino de frenar la brutalidad del imperio, porque este quiere someter a todos los países del mundo, pues esa es su naturaleza, la naturaleza del “amo frente a los esclavos”.



Publicado originalmente en: ANNUR TV

sábado, 17 de abril de 2021

Siria, el inicio del conflicto y la disputa antiimperialista por su sentido.

 Por Antonio Torres.

Disputar y confrontar el argumentario difundido por los grandes medios, para nunca perder de vista cuáles son los verdaderos intereses enfrentados

Generalmente, se suele tomar la fecha del 15 de marzo del 2011 como el inicio del conflicto armado que se vive en la República Árabe Siria. A seis años de ese punto de inicio, es necesario dentro de la batalla por el relato -a veces tan importante o más que las propiamente militares- disputar y confrontar el argumentario difundido por los grandes medios de comunicación occidentales, con el fin de nunca perder de vista cuáles son verdaderamente los intereses enfrentados en este conflicto y por qué.

En el caso del Estado español, tomamos como referencia de ese relato oficial de los grandes medios de comunicación al periodista vasco Mikel Ayestaran. Este periodista presume de sus conocimientos sobre el mundo árabe y musulmán, y además, para reforzar sus posiciones/opiniones viste a sus crónicas de una supuesta "objetividad" y de la mirada de alguien que está "en el terreno" y no tiene por qué en principio inclinarse hacia un bando u otro. Ayestaran en una entrevista para el programa "Salvados" de Jordi Évole resumía de esta manera el inicio del conflicto en Siria (http://www.lasexta.com/programas/salvados/mejores-momentos/mikel-ayestaran-alternativa-regimen-sirio-islamismo-mas-radical-que-conocido-ultimos-anos_20151115572432cd4beb28d4460084f3.html ): en marzo de 2011 se producen toda una serie de manifestaciones en las que se reclamaban libertades democráticas, éstas habrían sido brutalmente reprimidas por el "régimen sirio", especialmente en Daraa el 15 de marzo de ese mismo año, a lo que siguió una respuesta armada por parte de unos manifestantes que hasta ese momento se habían expresado por vías pacíficas y un nunca explicado, surgido misteriosamente casi de la nada, desplazamiento de esas reivindicaciones en favor de más libertades por mensajes de corte religioso; se hablará entonces del "secuestro" de estas manifestaciones de protestas por el integrismo islámico, que de manera nunca explicada se habría hecho con el control absoluto de las protestas. Y todo ello enmarcado dentro de la llamada "Primavera Árabe".

Sobre las implicaciones políticas e ideológicas de esta explicación hablaremos más tarde, pero si es necesario en este momento aclarar, en unos casos, y desmontar en otros, este hilo argumentativo que no es propiedad exclusiva de Ayestaran -insistimos en que tomamos la figura de este periodista como ejemplo recurrente- sino del conjunto de los grandes medios de comunicación en el Estado español y en Occidente.

Las protestas de 2011

Es cierto que desde enero a marzo de 2011 se dieron toda una serie de manifestaciones de protestas en ocasiones contra el gobierno sirio del partido árabe socialista BAAS y su presidente Bashar Al Assad ; es cierto que esas protestas en su inicio se desarrollaron pacíficamente, pero no es menos cierto que esas protestas contaban con un seguimiento escaso, aunque los medios de comunicación occidentales se encargaron en ese momento de hinchar deliberadamente el seguimiento de las mismas, y muy limitado a determinadas zonas geográficas, principalmente zonas fronterizas y con cierta presencia de población suní. Por otro lado, hay que tener en cuenta que los integristas islámicos que supuestamente "secuestraron" las protestas antigubernamentales no aparecieron de la nada, sino que precisamente fueron ellos los principales instigadores de las mismas; por último, cabe también señalar que ya antes -mucho antes incluso- de la llamada "Primavera Árabe" estaban constatados planes estadounidenses para derrocar al gobierno sirio del BAAS.

La inmensa mayoría del país y sus principales ciudades, Damasco y Alepo, no solo permanecieron ajenas a estas manifestaciones de protesta contra el gobierno, salvo excepciones poco significativas, sino que fueron escenario de grandes manifestaciones de apoyo al presidente Al Assad. En relación con lo que estamos exponiendo, debemos destacar el testimonio de Rania Abouzeid, corresponsal de la revista norteamericana Time, a la que se le puede presuponemos poca -o ninguna- simpatía hacia el Gobierno sirio, citado por el analista canadiense Steven Gowans: "La corresponsal de Time, Rania Abouzeid, atribuyó el fracaso de que los organizadores de la protesta no obtuvieran un apoyo significativo al hecho de que la mayoría de los sirios no se oponían a su gobierno. Assad tenía una reputación favorable, especialmente entre las dos terceras partes de la población por debajo de los 30 años de edad; y las políticas de su gobierno eran apoyadas extensamente. "Incluso los críticos reconocen que Assad es popular y es considerado cercano a la enorme cohorte juvenil del país, tanto emocionalmente, como ideológicamente y, por supuesto, cronológicamente", dijo Abouzeid, añadiendo que a diferencia de "los derrocados líderes proamericanos de Túnez y Egipto, la política exterior hacia Israel, el fuerte apoyo a los palestinos y a los grupos militantes de Hamas y Hezbollah están en línea con el sentimiento popular sirio". Assad, en otras palabras, tenía legitimidad. El corresponsal de Time añadió que "conducir por su cuenta a la Mezquita Umayyad en febrero para participar en oraciones para celebrar el cumpleaños del Profeta Muhammad y pasear por el concurrido mercado del Souq Al-Hamidiyah con un bajo perfil de seguridad" lo ha "ayudado a hacerse querer, personalmente, por el pueblo". Gowans hace referencia a artículos publicados en Time por Abouzeid el 27 de febrero y el 4 de marzo de 2011[1].

El mito ya creado por Occidente en estos años de guerra en torno a la figura del presidente Al Asad y al partido BAAS impide tener en cuenta una serie de consideraciones objetivas respecto al inicio del conflicto:

a) El propio gobierno sirio, incluyendo al presidente Al Assad, era consciente de que debido a la implementación de determinadas medidas liberalizadoras en materia económica se había creado cierta sensación de descontento y desapego hacia el gobierno y el partido en determinadas zonas del país. Igualmente, se tenía cierta consciencia de que ese descontento, hasta cierto punto legítimo, podía ser utilizado por elementos reaccionarios.

b) Los partidos aliados del BAAS en el Frente Nacional Progresista (FNP), especialmente los dos partidos comunistas que forman parte del mismo, el Partido Comunista Sirio (PCS) y el Partido Comunista Sirio Unificado (PCSU) ya habían advertido del deterioro de la situación y de las posibles consecuencias que podría tener.

En lo que se refiere al punto a) resulta llamativo que el propio presidente Al Assad, tras los sucesos de Daraa reconociera los excesos cometidos, a pesar de que como veremos más tarde los sucesos en dicha localidad no tuvieron precisamente un carácter pacífico ni espontáneo, por las fuerzas de seguridad[2]; por su parte, la portavoz del gobierno sirio, Buthaina Shaaban, declaraba: "Las exigencias de la gente en Deraa son legítimas, son exigencias de todos los sirios"[3]. Como consecuencia, el gobernador de Daraa es destituido. Por su parte Al Assad propone reformas: en primer lugar, se forma un nuevo gobierno encabezado por Adel Safar, se introducen medidas urgentes como el aumento de sueldo a los funcionarios a los que también se otorgará un seguro de salud, se proponen leyes anticorrupción, o la provisión de recursos para los jóvenes desempleados ante el descenso del nivel de vida de los sirios por culpa del aumento de los precios causados por la inflación. Además, el gobierno redacta una ley que permitiría la existencia de partidos políticos aparte del gobernante BAAS y sus aliados del Frente Nacional Progresista, levantando las restricciones sobre la prensa, así como la libertad de los detenidos en las protestas siempre y cuando no sean acusados de delitos de sangre. En abril de 2011, el gobierno derogaría la Ley de Emergencia, vigente desde 1963, y fruto de las turbulencias que se generaron tras la llamada Revolución del 8 de Marzo que supuso la toma del poder por parte del comité militar de la rama siria del BAAS.

También, como consecuencia de Daraa y de la "transformación" de las protestas pacíficas en revuelta armada, tendríamos la reforma constitucional, votada en referéndum el 26 de febrero de 2012 y que consiguió el respaldo del 89% de los votantes; hay que destacar que, a pesar del llamado al boicot de los grupos insurgentes que consideraban una farsa el referéndum, la participación fue del 59%, siendo ya el contexto de guerra abierta. Los propios medios de comunicación occidentales no tuvieron más remedio que reconocer que la reforma constitucional de 2012 suponía la quiebra del "monopolio político" del BAAS.

El caso es que en la práctica las reivindicaciones de esa, según Occidente, "oposición democrática al régimen", quedaban más que satisfechas con las medidas adoptadas por el gobierno y que culminaban con la reforma constitucional antes señalada. Sin embargo, la violencia armada de los grupos antigubernamentales fue a más, quizá porque su objetivo nunca fue la "reforma democrática del régimen", como se exponía continuamente en los medios de comunicación occidentales.

En cuanto al punto b) los dos partidos comunistas que forman parte del FNP, el PCS y el PCSU, el secretario general del Partido Comunista Sirio, Ammar Bagdash en una entrevista nos decía lo siguiente: "En el análisis que hacemos los comunistas sirios, planteamos que las condiciones para llegar a esta situación, fueran creadas por las medidas económicas liberales adoptadas en 2005. Esta política tuvo tres efectos negativos: un aumento de las desigualdades sociales, la exclusión social cada vez más pronunciada en los suburbios de Damasco y el deterioro de las condiciones de vida de la población. Esto ha favorecido a las fuerzas reaccionarias, como los Hermanos Musulmanes, que se han apoyado en el subproletariado, sobre todo rural. Cuando nos quejamos de esto en el Parlamento, se nos acusó de adoptar una postura ideológica y de tener la cabeza hueca". Por supuesto, Bagdash expone en esa misma entrevista el verdadero objetivo de los llamados por Occidente "rebeldes": "Siria constituye un baluarte contra el expansionismo norteamericano en Oriente Medio, sobre todo después de la ocupación de Irak. Pero el verdadero protagonista de este proyecto es en realidad el presidente Shimon Peres, de Israel, que persigue este objetivo desde la década de los 80. Los comunistas sirios dieron un nombre a este proyecto: el gran Sion. Siria rechaza los dictados de los EEUU y de Israel en Oriente Medio, apoyando a la resistencia iraquí, la libanesa y los derechos nacionales del pueblo palestino."[4]. Por su parte, el Partido Comunista Sirio Unificado exponía en un comunicado fechado en junio de 2011 el descontento por el deterioro de las condiciones de vida en determinadas zonas del país y en sectores como de la población como el campesinado, consecuencia de las medidas liberalizadoras tomadas a mediados de la década del 2000; en el mismo comunicado, se destaca el papel de Siria en el contexto de Oriente Medio: "Siria ha desempeñado un papel fundamental en la oposición y resistencia a los planes norteamericanos en Oriente Medio que querían la creación de un espacio regional contrario a las necesidades de los pueblos árabes"[5] ; se reafirma en la alianza de partidos del FNP junto al BAAS y se denuncia la injerencia imperialista, la manipulación de las protestas por el fundamentalismo y el ya por entonces carácter armado y no pacífico de las mismas.

¿Qué pasó en Daraa?

Hay que tener en cuenta que antes de los sucesos en Daraa las manifestaciones, a pesar de la propaganda mediática occidental, no habían tenido a penas una repercusión real, es más, ni siquiera habían sido reprimidas por la policía. La versión oficializada por los medios habla de unos jóvenes son detenidos y reprimidos por realizar unas pintadas pidiendo la salida del gobierno del presidente Bashar Al Assad, sin embargo, este hecho que realmente ocurrió y que motivó, como hemos señalado anteriormente la destitución del gobernador, fue, por un lado, tergiversado por los medios de comunicación occidentales, y por otro, sirvió como excusa para implementar una supuesta respuesta armada ante la "represión del régimen".

Daraa, cercana a la frontera con Jordania, fue una zona especialmente castigada por las medidas liberalizadoras de mediados de la década del 2000 y además con cierta presencia de población suní, pero no solo eso, o mejor dicho, además de eso, desde mucho antes del conflicto abierto en Siria, concretamente desde la invasión de Irak del 2003, ya se constaban importantes movimientos de combatientes fundamentalistas en esa zona, concretamente, en varios informes del West Point Combating Terrorism que se centran en la procedencia de los combatientes fundamentalistas que actuaban en Irak, destacaban las siguientes zonas fronterizas de Siria: Dayr Erzzor (cerca de la frontera con Irak), Idlib (cerca de la frontera con Turquía) y Daraa, curiosamente los principales centros de las revueltas antigubernamentales[6].

En realidad en las manifestaciones de Daraa del 15 de marzo se producen muertos por parte de las fuerzas de seguridad sirias. Según la prensa española, El País concretamente[7], en esos primeros días de manifestaciones, donde mueren civiles, se apunta como responsables a las fuerzas del gobierno pero no se habla en ningún momento de policías muertos. Sin embargo otras fuentes, no favorables al gobierno sirio precisamente, reconocían el asesinato de policías: "Siete agentes de policía y al menos cuatro manifestantes en Siria han sido asesinados en la continuación de los violentos enfrentamientos que estallaron en la ciudad sureña de Daraa el jueves pasado (...) El viernes la policía abrió fuego contra manifestantes armados matando a cuatro e hiriendo a un máximo de otros 100 otros (...) En un gesto inusual que busca aliviar las tensiones, el gobierno ofreció liberar a los estudiantes detenidos, pero siete policías murieron, y la sede el Partido Baaz y el Palacio de Justicia fueron incendiados, al reanudarse la violencia el domingo"[8].

¿De dónde surge esta respuesta armada? Los medios occidentales se encargaron de reportar las muertes de manifestantes supuestamente a manos de policías del "régimen", pero ocultaban que esos los manifestantes de Daraa estaban armados y dispararon contra la policía matando a varios de ellos. El Ejército tuvo que intervenir posteriormente, algunos de estos soldados enviados a Daraa tras iniciarse las primeras revueltas ofrecen una visión muy distinta a la difundida por los medios occidentales sobre aquellos hechos[9]. Estos soldados se encontraron con una situación muy distinta a la que se esperaban. Según sus propios relatos, en esos primeros momentos no portaban armas de fuego, sólo material antidisturbio, sin embargo nada más llegar a Daraa fueron recibidos por una multitud armada, muy bien organizada, que disparó contra ellos utilizando fusiles, pistolas y ametralladoras sin darles ninguna posibilidad de defenderse.

Días antes del inicio de estas manifestaciones, las fuerzas de seguridad sirias habían interceptado varios camiones procedentes de Irak cargados con armas, fusiles, granadas y explosivos con destino a Siria a través de Jordania. El 11 de marzo de 2011, uno de estos transportistas que fue interceptado cerca de la frontera siria con Jordania, declaró que las armas que trasportaba procedían de Bagdad y que había recibido 5000 dólares para trasladarlas a Siria[10]. En 2012 el ex militar saudí y presidente del Centro de Estudios Estratégicos de Jeddah, Anwar Al-Eshki, reconoció ante la BBC que Arabia Saudí había enviado armas a sus correligionarios de la mezquita de Al Omari en Daraa para que iniciasen una insurrección armada contra el gobierno [11]. Primero llegaron las armas, que se almacenaron en la mezquita de Al Omari de Daraa, centro de operaciones de los Hermanos Musulmanes y de la rama siria del Hizb ut-Tahrir (Partido de la Liberación), partido panislámico cuyo objetivo es el establecimiento del "Califato mundial"[12]. Más tarde llegaron fundamentalistas desde diferentes lugares, principalmente de Libia, concretamente del Grupo Combatiente Islámico Libio, que más tarde, formaría junto a otros elementos fundamentalistas el Ejército Sirio Libre, los "rebeldes moderados", según Occidente. También a través de Jordania, el príncipe saudita Bandar bin Sultan[13], introdujo a decenas de grupos de combatientes reclutados en diferentes países de Oriente Medio, Norte de África y Asia Central.

Conclusión: los incidentes que se desataron en Daraa a partir del 15 de marzo de 2011 responden a una planificación previa cuyo fin era la organización de una revuelta armada contra el gobierno sirio de Al Assad y el BASS, utilizando las redes tanto del integrismo local -especialmente los Hermanos Musulmanes- como internacional. Ni rastro de reivindicaciones democráticas o a favor de los derechos humanos, es decir, del relato reiterado por los medios de comunicación occidentales.

Los Hermanos Musulmanes y la destrucción planificada de la República Árabe Siria

Prácticamente desde la llegada al poder del BAAS en 1963, la cofradía de los Hermanos Musulmanes declararon la guerra a un gobierno al que consideraron desde el primer momento su enemigo frontal, tanto por la fuerte presencia de alauitas en el BAAS como por su carácter decididamente laico; en realidad, bajo la propaganda religiosa, los Hermanos Musulmanes ocultaban su rechazo a las medidas progresistas del nuevo gobierno antiimperialista sirio. El sociólogo José Antonio Egido en su libro de referencia "Siria es el centro del mundo" nos cuenta como "La burguesía afectada por los decretos socialistas respondió de varias maneras. En noviembre de 1963 manifestó su protesta organizada políticamente por la agrupación reaccionaria Hermanos Musulmanes (HM). Esta agrupación fue creada en los años 20 del siglo XX en Egipto por los británicos y la monarquía para frenar el partido burgués, laico y democrático llamado Wafd.". Tanto en 1963 como en 1964, los Hermanos Musulmanes llamaron a la pequeña burguesía comerciante a la huelga contra el gobierno baasista. En 1973 se opondrían firmemente a la nueva Constitución; en 1979, miembros de los Hermanos Musulmanes asesinan a 83 cadetes alauíes en la Escuela de Artillería de Alepo y en 1980 trataron, sin éxito, de asesinar al presidente Hafez Al Assad.

Pero, sin duda, el culmen de la guerra abierta iniciada por los Hermanos Musulmanes contra el gobierno progresista, laico y antiimperialista del BAAS llegaría en 1982 con la insurrección liderada por esta agrupación fanática religiosa en Hama; la burguesía terrateniente de esta localidad, en su mayoría suní, se había visto seriamente afectada por los decretos firmados a partir de 1963 que repartían sus posesiones entre el campesinado pobre y marginado. Desde entonces, las protestas de los latifundistas no se hicieron esperar, siendo respondidas por el gobierno que incluso llegó a negar la participación política de los latifundistas expropiados. En febrero de 1982, milicias de los Hermanos Musulmanes asesinan en Hama a 70 militantes del BAAS, además una cadena de atentados con coches bombas acaba con la vida de 90 soldados del Ejército Árabe Sirio. Las milicias islamistas atacaron la sede del BAAS y bases del Ejército, que reaccionó de inmediato. Para el 5 de febrero, tras días de intensos combates, el Ejército ya había tomado importantes posiciones, y para el 12 la revuelta estaba sofocada.

Generalmente, se suele hablar de la "masacre de Hama" en Occidente como ejemplo de la feroz represión que siempre habría caracterizado al "régimen sirio", sin embargo, a día de hoy no hay una cifra clara de muertos, bailando los números según la fuente y los intereses que alimente a esas fuentes, siendo en todo caso las cifras muy dispares unas de otras. Por otro lado, ese relato sobre la "masacre de Hama" en Occidente tiende a ocultar deliberadamente las claras violaciones de los derechos humanos perpetradas por las milicias islamistas, así como su uso indiscriminado de la violencia, atacando deliberadamente a civiles inocentes.

Sin embargo, los sucesos de 1982 en Hama hay que entenderlos como lo que realmente fueron: un intento de golpe de Estado, pero no solo eso, sino que tampoco se pueden entender sin la complicidad y ayuda de las monarquías árabes reaccionarias[14] y de los imperialistas occidentales, interesados en derrocar a un gobierno progresista, laico, soberano y en aquellos momentos de "Guerra Fría" aliado de la Unión Soviética. Siguiendo con la obra referente de José Antonio Egido, los imperialistas occidentales, especialmente los EEUU tenían a Siria entre sus objetivos a batir, instrumentalizando a la reaccionaria cofradía de los Hermanos Musulmanes: "Ya en 1957 la CIA y el MI6 planearon que los Hermanos Musulmanes creasen disturbios en Damasco para generar una gran crisis que les permitiese instalar un gobierno marioneta (...)". El profesor Egido se refiere a un documento descubierto en los archivos privados del ministro de defensa británico que revela un plan aprobado por los presidentes Harold McMillan y Eisenhower que proponía la creación de disturbios en Siria y la posterior intervención de Irak y Jordania[15].

Hemos de ser plenamente conscientes de que los intentos por destruir a todo gobierno sirio progresista y antiimperialista no vienen de ahora, sino que tienen claramente un recorrido en el tiempo. No podemos entender el conflicto abierto en Siria en 2011 sin tener en cuenta ese recorrido de planes de intervención contra la Siria progresista y antiimperialista. El arabista Ignacio Gutiérrez de Terán que no se ha destacado en todos estos años por defender precisamente al "régimen sirio" en un artículo del 2003 decía lo siguiente a raíz de la invasión de Irak: "Con razón, Siria consideró que la campaña contra Iraq no era un punto y aparte sino una etapa más en el gran proyecto de expansión estadounidense y que después, de un modo u otro, habría de llegarle su turno (...)El rechazo de los representantes sirios a la resolución 1444 despertó las iras de los halcones de Washington, que reclamaban, antes ya de la invasión de Iraq, un correctivo para Siria. Ésta, además, reforzó sus vínculos con el gobierno iraquí y emprendió una labor de reconciliación que incluía proyectos de cooperación económica (...) Como en otras ocasiones, Siria ha acabado reculando ante la presión de EEUU. Sin embargo, hay un expediente que sigue constituyendo, por razones que afectan a la propia seguridad nacional siria, una línea roja. Nos referimos a Hizbolá, cuya oposición tajante a los acuerdos de paz y su apoyo a la resistencia palestina son motivo de preocupación para EEUU. Todavía, Hizbolá parece ser la línea roja infranqueable para sirios e iraníes. Bachar al-Asad afirmó durante las semanas siguientes a la invasión de Iraq que su gobierno no pensaba abandonar a Hizbolá, cuyos dirigentes siguen reclamando a Israel una pequeña porción del sur libanés. La vinculación de Hizbolá con Siria y sobre todo con Irán es tan robusta que a nadie se le escapa que una escalada de tensión unilateral entre EE.UU y cualquiera de los dos Estados o Hizbolá tendrá repercusiones a tres bandas"[16]. No se entiende es que este experto reconocido en países previera un futuro ataque imperialista contra Siria en el 2003, y sin embargo, a partir del 2011 haya dado su apoyo a esa misma "expansión estadounidense" de la que habla.

De nada sirvieron la liberalización de la economía siria, la penetración de multinacionales, ni los acuerdos comerciales con la Unión Europea, ni que Al Assad fuera invitado por el ex presidente francés Sarkozy a las celebraciones del 14 de julio en Paris en el 2008, ni los acuerdos comerciales con la vecina Turquía gobernada por el islamista AKP, para impedir la injerencia y la intervención imperialista utilizando a los siempre dispuestos títeres islamistas; quizá esa pueda ser la gran lección a considerar por los diferentes gobiernos amantes de su soberanía e independencia y comprometidos realmente con el progreso política, económico, social y cultural de la clase obrera y los sectores populares.

La guerra del gas y la geoestrategia del caos

Si descartamos el relato oficializado por los medios de comunicación occidentales sobre el inicio del conflicto en Siria, entonces, ¿cuál fue el detonante? Como hemos visto antes, los planes del imperialismo norteamericano para derrocar al régimen del BAAS vienen de lejos. Esto nos podría llevar a considerar que el verdadero motivo del actual conflicto es el de destruir la soberanía nacional de un Estado que supone un estorbo en una zona vital para los intereses hegemónicos del imperialismo estadounidense; sin embargo, pensamos que la destrucción de Estados soberanos, en este caso la Siria baasista, es la principal consecuencia, pero no la causa última de lo que está sucediendo. En realidad, vivimos un momento de exacerbación de las tensiones y rivalidades imperialistas, en un momento en el que, concretamente, la hegemonía del imperialismo norteamericano está en juego, y esto, a pesar de la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump y su inventada por determinados medios corporativos "amistad" con el presidente ruso Vladimir Putin.

En este sentido, la lucha por el control de recursos estratégicos como el gas y el petróleo son vitales. Alfredo Embid exponía una cuestión frecuentemente olvidada: "El objetivo real es el mismo: el mantenimiento de un orden que siga haciendo posible el control y la apropiación de los recursos mundiales por parte de las elites ricas. En especial ahora es de vital importancia apropiarse de los hidrocarburos restantes y controlar sus vías de distribución, a medida que nos aproximamos al zenit del petróleo que según muchos ya se ha alcanzado. Si analizas la constelación de motivos de las últimas guerras y de las que están en curso, este objetivo aparece siempre en primer plano, estrechamente ligado a impedir la emergencia de un bloque que pueda competir con la dominación unilateral de las multinacionales occidentales."[17]. Con todas las idas y venidas que en estos años ha dado el conflicto en Siria, se nos pierde de vista el detonante del conflicto: el proyecto de llevar el gas de Qatar hacia la Unión Europea, con el que se pretendía romper la dependencia europea del gas ruso; este gaseoducto tendría que pasar necesariamente por Siria hasta llegar a Turquía. Frente a este proyecto, se encontraba la opción alternativa de trasladar el gas desde Irán hacia Siria. En 2010, el gobierno sirio optaría por la opción iraní; cuatro meses antes de que el conflicto en Siria estallara, el gobierno sirio firmaba el acuerdo con Irán, los perjudicados de este acuerdo quedaban al descubierto: Qatar, Arabia Saudí, EEUU e Israel, curiosamente los patrocinadores de los "rebeldes sirios" tanto de los "moderados" como de Fatah Al Sham (Al Qaeda) y el DAESH[18].

Tampoco, encuadrando el conflicto sirio en las ansías hegemonistas del imperialismo norteamericano, podemos dejar de la lado la cuestión la llamada "estabilidad financiera mundial", es decir, entiéndase por esa "estabilidad" la hegemonía del dólar y su utilización como "moneda mundial" en los intercambios comerciales.

Para los imperialistas norteamericanos y occidentales en general, ya no se trata tanto de controlar un país como de impedir que ese país soberano sea viable y que sus recursos puedan ser explotados por sus competidores potenciales: Rusia, y sobre todo, China. El horror del caos como estrategia ha sido palpable en Irak y posteriormente en Libia, pero se trata de un horror que tiene culpables. No se trata de una violencia ciega, no se trata de que Siria o todo el Oriente Medio esté condenado a la violencia porque si, o porque siempre haya sido así, sino que se trata del capitalismo en su fase imperialista en estado puro y duro, se trata de políticos y Estados al servicio de intereses corporativos, es decir, de intereses de clase que no tienen en cuenta vidas humanas, derechos humanos o libertades, pero lo peor, y el caso de Siria así lo demuestra, es que justifican sus guerras, sus asaltos, sus operaciones de "falsa bandera" y su violencia con la defensa de unos derechos presuntamente pisoteados por supuestos tiranos, locos homicidas, deseosos siempre matar por matar. Al respecto, intelectuales pretendidamente "progresistas" como Santiago Alba Rico en el Estado español, pero sobre todo, con una repercusión internacional, el supuesto "disidente de izquierdas" sirio Michel Kilo, cumplen una función de ocultación, cuando no de legitimación, de la geostrategia imperialista del caos y de sus consecuencias humanas. En el caso concreto de Kilo resulta llamativo como este llamado "defensor de los derechos humanos" considerado por su colega español Alba Rico como un "antiimperialista" no tuvo reparos en apoyar a Ahmad Yarba, dirigente de julio de 2013 a julio de 2014 de la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS), estrechamente vinculado a Arabia Saudí y defensor de la intervención de tropas terrestre de los EEUU en el conflicto. A finales de julio del 2013, Michel Kilo, y una delegación siria se reunían con John Kerry para perfilar las líneas de actuación en terreno sirio en un momento muy delicado del conflicto.

Resumen/conclusión

A modo de resumen concluyente:

a) Lejos de la explicación dada por los grandes medios occidentales y sus "periodistas sobre el terreno", el conflicto en Siria no se inició por un movimiento democrático duramente reprimido por un régimen despótico y autoritario y que en un momento dado, por supuesto nunca especificado o concretado, fue "secuestrado" o "copado" por el integrismo islámico, sino que fue justamente el integrismo islámico (Hermanos Musulmanes) estuvo desde el principio organizando e incitando a las protestas contra el gobierno. Al respecto, como venían advirtiendo los comunistas sirios aliados de BAAS, los reaccionarios aprovecharon las consecuencias negativas que las medidas económicas liberalizadoras para la movilización antigubernamental; igualmente, el hecho de la existencia de ciertos elementos escindidos del Partido Comunista Sirio o del grupúsculo trotskista Izquierda Revolucionaria, o de baasistas proirakíes contrarios al régimen no da credibilidad en absoluto al relato de una oposición laica e incluso de izquierdas al régimen por dos motivos: 1) porque en todo momento estamos hablando de organizaciones con escasa incidencia y capacidad de movilización, y 2) porque la mayoría de estas organizaciones han venido manteniendo a diferentes niveles alianzas con la reacción islámica, concretamente, con los ya mencionados varias veces Hermanos Musulmanes.

b) Que el integrismo islámico provocó los incidentes en Daraa en marzo de 2011 y la respuesta armada contra la policía y el Ejército, desencadenando la guerra.

c) Que en todo momento, la intervención del integrismo islámico estuvo monitorizada a diferentes niveles por Arabia Saudí, Qatar, Turquía, Israel, EEUU, Francia y Gran Bretaña.

d) Que, a pesar de las consecuencias negativas que las medidas liberalizadoras implementadas por el gobierno sirio habían tenido en determinados sectores de la población siria, tanto el régimen del BAAS como el presidente Bashar Al Assad gozaban de un alto apoyo y de popularidad. Esto no solo queda demostrado por el artículo de la revista Time a la que hemos hecho referencia al principio, sino que ya iniciado el conflicto, una encuesta publicada el 2 de enero del 2012 por Los Debates de Doha, miembro de la famosa Qatar Foundation, poco sospechosa de simpatías con el Gobierno sirio de Al Assad un 55% de los sirios se mostraba en contra de la dimisión de Al Assad. Otro informe de finales de noviembre del 2012, que tenía como fuente estudios de La Red de Derechos Humanos de Siria , dirigida por Sami Ibrahim, aseguraba que al menos el 65% de la población muestra su apoyo al gobierno baasista, dicha organización es crítica con Al Assad y pide su cese inmediato[19].

e) Que la llamada "Primavera Árabe", un fenómeno cuyo alcance no podemos analizar en este trabajo, ayudó en Occidente a la difusión del relato de una "revuelta democrática" en Siria, asimilando a Bashar Al Assad con autócratas pro occidentales como el egipcio Mubarak, el tunecino Ben Ali o el yemení Saleh.

En definitiva, el imperialismo norteamericano, sus aliados occidentales y sus títeres árabes han pretendido desde el 2001 con el conflicto sirio:

1. La anulación de la República Islámica de Irán, aliado de la República Árabe Siria, como potencia regional soberana e independiente de orientación antiimperialista y con capacidad nuclear. En esta cuestión, no solo está interesado el imperialismo occidental, sino también Israel, Arabia Saudí, Qatar y los Estados del Golfo, así como Turquía. Dejando fuera de juego a Irán se desarmaba por un lado a la resistencia patriótica antiimperialista de Hizbullah en el Líbano y a importantes sectores de la resistencia palestina -tanto laica como religiosa- por otro.

2. El cerco a la República Popular China y la Federación Rusa, rivales directos de los EEUU y los Estados europeos por el control de los recursos energéticos y su transporte y canalización hacia los grandes centros industriales y económicos, así como, el impedimento objetivo que suponen para la hegemonía mundial norteamericana .

3. La hegemonía del dólar y euro en las grandes transacciones comerciales internacionales en todas las áreas geográficas del mundo.

----

Notas

[1] "The Revolutionary Distemper in Syria That Wasn't", Steve Gowans (https://gowans.wordpress.com/2016/10/22/the-revolutionary-distemper-in-syria-that-wasnt/). Los artículos de la corresponsal de Time, Rania Abouzeid, son los siguientes: Rania Abouzeid, "Arab Spring: Is a revolution starting up in Syria?" Time, March 20, 2011; Rania Abouzeid, "Syria's revolt: How graffiti stirred an uprising," Time, March 22, 2011.

[2] "El Gobierno sirio levantará esta semana la Ley de Emergencia", El País (http://elpais.com/diario/2011/04/17/internacional/1302991207_850215.html).

[3] "El gobierno sirio anunció reformas tras los disturbios", La Voz (http://www.lavoz.com.ar/noticias/mundo/gobierno-siria-anuncio-reformas-tras-graves-disturbios).

[4] Entrevista con Ammar Bagdash, secretario general del Partido Comunista Sirio (http://www.tercerainformacion.es/opinion/entrevistas/2016/09/19/entrevista-con-ammar-bagdash-secretario-general-del-partido-comunista-sirio).

[5] Comunicado del Partido Comunista Sirio Unificado a los partidos comunistas y obreros (https://almacenindependenciaysocialismo.wordpress.com/2011/06/15/comunicado-del-partido-comunista-sirio-unificado-a-los-partidos-comunistas-y-obreros/).

[6] Al Qa´ida´s foreign fighters in Iraq. Harmony Project. Combating Terrorism Center at West Point. 2007.

[7] Podemos leerlo en: http://elpais.com/diario/2011/03/19/internacional/1300489211_850215.html y también: http://elpais.com/diario/2011/03/20/internacional/1300575615_850215.html. Sin embargo RTVE informa el 27 de marzo del 2011 de que de los 14 muertos en los enfrentamientos de Latakia, 10 eran policías (http://www.rtve.es/noticias/20110327/menos-14-muertos-ultimos-dos-dias-ciudad-siria-latakia/419970.shtml).

[8] Curiosamente fue un diario israelí, International News, el que reportó los asesinatos de policías, ( http://www.israelnationalnews.com/News/News.aspx/143026#.UjXFjBabuM8). Otra fuente Yab Liban, que cita a su vez a la agencia china Xinhua (http://www.yalibnan.com/2011/03/21/7-syrian-policemen-killed-in-sunday-clashes-report/) reconoce el asesinato de 7 policías y dice: "Al-Jazeera informó el domingo que los manifestantes también quemaron la sede del Partido Baath y el Palacio de Justicia de Deraa. Se formó un comité por el Ministerio del Interior para que investigue los recientes incidentes y tomar las medidas necesarias para castigar a cualquiera que se demuestre responsable de haber cometido abusos durante los incidentes en Deraa". También observamos grupos armados disparando en esta escena que aparece en un documental crítico con la oposición siria: http://www.youtube.com/watch?v=zJYKLb72Y1.

[9] Syria's 'Peaceful' Protests and "Freedom Bullets," Testimony from the REAL Syria Civil Defence, Vanessa Beeley (http://21stcenturywire.com/2016/11/06/syrias-peaceful-protests-and-freedom-bullets-testimony-from-the-real-syria-civil-defence/ ).

[10] Daraa 2011: Syria's Islamist Insurrection in Disguise, Tim Anderson, Global Research (http://www.globalresearch.ca/daraa-2011-syrias-islamist-insurrection-in-disguise/5460547).

[11] Syria - Daraa Revolution was Armed to the Teeth from the Very Beginning (https://www.youtube.com/watch?v=FoGmrWWJ77w).

[12] The day before Deraa: How the war broke out in Syria, American Tribune, (http://ahtribune.com/world/north-africa-south-west-asia/syria-crisis/1135-day-before-deraa.html).

[13] Dimisión del príncipe saudita Bandar ben Sultan, Red Voltaire, (http://www.voltairenet.org/article183313.html).

[14] Las milicias de los Hermanos Musulmanes recibieron financiación y armas de Arabia Saudí, Jordania y lamentablemente por el BAAS iraquí de Saddam Hussein rival del BAAS sirio y aliado en aquellos años de las monarquías reaccionarias y de los EEUU.

[15] Citado por José Antonio Egido que a su vez cita a la información publicada por el diario británico The Guardian el 27 de septiembre 2003. También se tiene constancia de otro documento de la CIA del año 1986 titulado "Siria: escenarios de los cambios dramáticos de la política" en el que se proponía "Un Gobierno suní controlado por los moderados que se concentran en el comercio serán el mejor proveedor de intereses de EEUU. Ellos tendrían una fuerte necesidad de ayuda del Occidente y las inversiones que realizan para construir la economía privada de Siria, lo que abriría el paso para lazos más profundos con los gobierno occidentales". (http://alwaght.com/es/news/88088 ).

[16] "Siria, EEUU y la ocupación de Iraq: el tenso equilibrio", Ignacio Gutiérrez de Terán, (http://www.nodo50.org/csca/miscelanea/siria-teran_7-07-03.html).

[17] "La Red Gladio en España", Alfredo Embid, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=102290

[18] Assad al Giornale: "L'Europa sta aiutando l'Isis a colpirla", http://www.ilgiornale.it/news/cronache/assad-giornale-leuropa-sta-aiutando-lisis-colpirla-1346864.html . También recomendamos este artículo del 2013 de The Guardian, "Peak oil, climate change and pipeline geopolitics driving Syria conflict", https://www.theguardian.com/environment/earth-insight/2013/may/13/1. Recomendamos por último este interesante artículo "Siria, centro de la guerra del gas en el Medio Oriente", de Imad Fawzi Shueibi, miembro del Centro de Estudios Estratégicos de Damasco, http://www.voltairenet.org/Siria-centro-de-la-guerra-del-gas .

[19] Consultar: http://www.thedohadebates.com/news/item/index.asp?n=14312 y http://www.avn.info.ve/contenido/65-sirios-apoya-gobierno-bashar-al-assad.


Publicado originalmente en: La Haine