martes, 9 de octubre de 2018

El verdadero problema de la ofensiva de Siria en Idlib es Turquía.

Después de liberar la región de Daraa y la frontera con los Altos del Golán en el suroeste del país, el Ejército Sirio ha centrado su atención en la provincia septentrional de Idlib, el último bastión de los "rebeldes" -estos respaldados por Turquía- y de los grupos terroristas afiliados a Al Qaeda. La "Batalla por Idlib" se espera desde hace semanas, pero a pesar de la información sobre la concentración de tropas y las declaraciones alarmistas de las potencias occidentales, la ofensiva puede tardar cierto tiempo más en comenzar. Cuando inicie, podría parecerse más a una cacería cuidadosa, paciente y estratégica, que a un ataque de "choque y asombro". 

Noor i Alaa na prosvjedima protiv antiterorističke kampanje u Idlibu


Por lo que sabemos, Robert Fisk, corresponsal de The Independent en Oriente Medio, es el primer y único periodista occidental que ha evaluado la situación desde el frente de batalla de Idlib. En lugar de presenciar a los 100.000 soldados sirios que se dice que se están reuniendo para la ofensiva, se encontró con un contingente de unos 200 soldados sirios sin vehículos blindados ni armamento pesado. No había mucho más fuera de lo común que indicara que la tormenta de Idlib era inminente. Sólo se ha informado de ataques aéreos preparatorios de Rusia y Siria contra posiciones yihadistas entre Hama e Idlib. 

Era de esperar que el ataque no comenzara antes de que los presidentes Vladimir Putin de Rusia, Hassan Rouhani de Irán y Recep Tayyip Erdogan de Turquía se reunieran en Teherán el 7 de septiembre para discutir una estrategia común para Siria. Antes y después de la reunión, el gobierno de Turquía ha hecho eco de la oposición de Occidente a la ofensiva en nombre de evitar víctimas civiles. Se trata, por supuesto, de una postura hipócrita, ya que los Estados Unidos no mostraron tal preocupación cuando arrasaron Raqqa el año pasado con la ayuda de las milicias kurdas; y Turquía está ocupando ilegalmente la zona septentrional de Siria alrededor de Afrín, y tiene un interés particular en proteger a Yabhat al-Wataniya al-Tahrir (también conocido como el Frente Nacional de Liberación), una coalición "rebelde" que creó y que controla cerca de la mitad del territorio de Idlib (la otra mitad está en manos de Hayat Tahrir al-Sham, la última encarnación de Al Qaeda en Siria). 


military map northern Syria Idlib
© Suriye Gundemi
Situación militar en el norte de Siria, septiembre 2018
Para una imagen en alta resolución del mapa de arriba, vea aquí. 


La razón original de Turquía para entrar en Siria era expulsar a las milicias kurdas de su frontera. Aunque esto ha dado resultado hasta ahora, también ha tenido consecuencias interesantes. Una es que Turquía ha puesto a las fuerzas estadounidenses en el noreste de Siria en una posición difícil al no poder defender a sus aliados kurdos contra otro miembro de la OTAN. Otra es que los kurdos y el gobierno central sirio han encontrado una causa común, aparte de derrotar a ISIS, para liberar el norte de las fuerzas turcas. Lo que ambos efectos tienen en común es que obstruyen el infame 'Plan B' de Estados Unidos de separar al Kurdistán de Siria para convertirlo en un estado cliente de Estados Unidos e Israel

Turquía, Rusia e Irán están uniendo sus fuerzas con respecto a ciertas cuestiones clave más allá de Siria; por ejemplo, para deshacerse del dólar en sus transacciones comerciales. Si bien Siria está decidida a recuperar la totalidad de su territorio, naturalmente no necesita una confrontación directa con Turquía. Por lo tanto, si no hay prisa por iniciar la "Batalla de Idlib", es probablemente porque Rusia, Siria e Irán están intentando llegar a un acuerdo con Turquía. 

Mientras ganan tiempo, los libertadores de Siria estarán especialmente interesados en evitar cualquier escalada inconveniente que perturbe el proceso de reconciliación. Esto explicaría en parte por qué Rusia ha insistido tanto en que las amenazas de funcionarios estadounidenses y europeos -John Bolton, Mike Pompeo y Nikki Haley, entre otros- de tomar represalias contra Siria si utiliza armas químicas, resultarán en una provocación de falsa bandera organizada por grupos terroristas y los Cascos Blancos de Idlib, como hicieron a principios de este año en Duma. Mientras escribo esto, el Centro de Reconciliación de Rusia en Siria ha anunciado que los Cascos Blancos han filmado nueve videos de un ataque químico escenificado en la ciudad de Jisr al-Shughur. Rusia ha advertido contra tales trucos en el pasado, pero la cantidad de detalles sobre la naturaleza y las fechas proporcionados en esta ocasión parece tener la intención de desalentar o posponer su publicación mediante la destrucción de antemano de su credibilidad, obstaculizando así una agresión de EE.UU./Reino Unido/Francia contra las fuerzas sirias. 

Si EE.UU., Reino Unido y Francia llevan a cabo ataques aéreos contra Siria, lo más probable es que veamos una repetición de la demostración de insuficiencia que vimos en abril, aunque la posibilidad de escalada siempre es real. Aun así, en este momento, lo que haga Turquía será más crítico para el final de la guerra en Siria que cualquier cosa que las fuerzas estadounidenses y europeas puedan hacer. 

Por desgracia, Turquía no se lo está poniendo fácil ni a sí misma ni a sus vecinos. El siguiente video, fechado el 11 de septiembre, muestra convoyes militares turcos que supuestamente están reforzando su presencia militar dentro de Idlib y Alepo. 




Al apoyar a grupos terroristas en Siria, Erdogan ha hecho un pacto con el diablo y ahora tendrá que pagar el precio. Tarde o temprano, ya sea por la fuerza o por la diplomacia, las fuerzas turcas tendrán que abandonar Siria. Pero cuando eso suceda, ¿qué será de los restos de los grupos que pronto serán destruidos, Yabhat al-Wataniya al-Tahrir y Hayat Tahrir al-Sham? ¿Qué hay de los refugiados? ¿Cruzarán la frontera con Turquía, aunque sea sin su consentimiento? Y una vez allí, ¿qué harán? Es muy posible que Turquía esté siendo chantajeada por Estados Unidos y sus aliados del Golfo: si se niega a adoptar sus planes, puede verse invadida por yihadistas, igual que le pasó a Siria. Tal vez Erdogan ya haya comprendido que ayudar a incendiar la casa del vecino conlleva el riesgo de quemar la propia.



Un militante de un grupo no especificado, estacionado en Idlib, ha amenazado al presidente turco Recep Tayyip, advirtiendo que los militantes del noroeste de Siria han cavado un túnel que se extiende hasta la provincia turca de Hatay. 

A continuación, explicó que en caso de que Erdogan "venda Idlib", los militantes utilizarían el túnel para cruzar a Turquía, con el fin de llevar a cabo posibles ataques contra civiles y fuerzas de seguridad. 

"Reyhanli [una ciudad en la provincia de Hatay] está detrás de mí. Como saben, nosotros, los militantes de Guta, somos buenos excavando y como han construido una barrera fronteriza de 960 kilómetros.... Queremos decirles: si venden Idlib u otras áreas controladas por la oposición, vamos a comprarles Reyhanli a ustedes. No les daré más detalles, pero ésta es su advertencia", dijo el militante en un video que circula en las redes sociales. 



Riam Dalati: Un rebelde de Guta del este amenaza al presidente turco Erdogan mientras presume lo que dice que sería un túnel a través del muro que separa a Idlib de Turquía. "Si vendes Idlib, entonces éste es tu muro y ése es nuestro túnel. Estaremos en Reyhanli en menos de 2 horas".
El video se publicó pocos días después de una cumbre trilateral en Teherán, a la que asistieron el presidente ruso Vladimir Putin y sus homólogos iraníes y turcos, para discutir la situación en Idlib, antes de la inminente ofensiva del ejército sirio.


Andrés Perezalonso


Publicado originalmente en: SOTT

domingo, 7 de octubre de 2018

El engaño de Siria: Al-Qaeda va a Hollywood.





Este exclusivo mini documental de investigación de Grayzone por Dan Cohen expone los engaños cínicos y el falso humanitarismo detrás de la campaña para vender la guerra sucia en Siria. 
Demostrará hasta qué punto los EE. UU. y sus aliados han ido a desarrollar nuevas estratagemas para tirar de las cuerdas occidentales y convencer incluso a los escépticos de guerra de mentalidad liberal de que era necesaria una intervención de los EE. UU., incluso si eso significaba potenciar la mayor franquicia de Al Qaeda desde el 9/11 y sus aliados teocráticos entre la insurgencia. Las grandes mentiras y los niños pequeños han formado el corazón de lo que quizás sea el bombardeo de propaganda más caro, sofisticado y descarado jamás realizado. Bienvenido al engaño de Siria.

Película de Dan Cohen; música de Jackson Blumenthal: https://soundcloud.com/jacksonblumenthalmusic 



domingo, 23 de septiembre de 2018

Septiembre se llama Maalula.

Por Pablo Sapag M.

Para la milenaria ciudad siria donde todavía hoy se habla el arameo, la lengua de Jesucristo, para bien y para mal septiembre siempre es especial.

El noveno mes del año no es uno cualquiera en Maalula. Para la ciudad siria, situada a 56 kilómetros al noreste de Damasco y donde todavía hoy se habla el arameo, la lengua de Jesucristo, para bien y para mal septiembre siempre es especial.
Para bien, porque alargando el mes hasta la primera semana de octubre, las grandes festividades de la localidad se celebran en ese breve periodo de tiempo. El 14 de septiembre es la Fiesta de la Santa Cruz.
Como en otros muchos lugares, se conmemora la recuperación, el año 326, de la cruz en la que Jesucristo fue crucificado en Jerusalén. Se trata de una fiesta llena de alegría, música y color que culmina con la exaltación de la cruz. Ya de noche, las hogueras y los fuegos artificiales iluminan a muchos kilómetros a la redonda las cruces de madera y otros materiales que en Maalula coronan las desnudas, pero siempre sobrecogedoras, montañas de Qalamoun. Imponente por su sencillez y su color ocre, la cadena separa a Siria del Líbano, casi siempre, aunque no siempre, protegiendo a Maalula y sus habitantes de los peligros exteriores.
Una semana y un día después, el 22 de septiembre, se celebra la fiesta de Mar Tecla, aquella discípula de San Pablo a la que precisamente la orografía de Maalula le permitió huir de los paganos que la buscaban para matarla.
La tradición dice que en esas estribaciones montañosas se abrió una grieta tan estrecha que apenas permitió pasar a Santa Tecla. Los carros de sus perseguidores romanos, sin embargo, quedaron irremediablemente atrapados en la entrada o abertura, que en arameo se dice justamente Maalula. Atravesar la grieta y la gruta próxima en la que la Santa se refugió hasta su muerte es una de las muchas cosas que los visitantes hacen en Maalula, situada a 1550 metros sobre el nivel del mar.
De la gruta mana un agua cristalina y refrescante que los peregrinos, cristianos y musulmanes por igual, consideran beneficiosa para curar muchas enfermedades y dolencias, sobre todo reumáticas. A Santa Tecla también se la venera por lo que se cree es su especial capacidad de interceder en casos de infertilidad. Por eso el monasterio, que lleva su nombre y donde viven religiosas cristianas ortodoxas de rito griego, es también lugar de incesante peregrinación.
En Maalula se visita con igual asiduidad el Monasterio de San Sergio y San Bacos, desde 1724 administrado por el Patriarcado Católico Ortodoxo o Melquita. Cada 7 de octubre, Maalula recuerda a ese soldado romano convertido al cristianismo y martirizado por ello, hecho del que da fe la antigua capilla en su memoria sobre la que más tarde se proyectó el monasterio.
A solo unos metros de San Sergio y San Bacos y en uno de los puntos más elevados de la ciudad, se levanta la actualmente desvencijada y agujereada estructura del Hotel Safir. Hoy es testimonio de otro septiembre en Maalula. Un septiembre negro.
Ocurrió en 2013, justo cuando Francia y Estados Unidos amenazaban con bombardear e incluso invadir Siria por un supuesto ataque con armas químicas, según París y Washington perpetrado por las fuerzas del Estado a mediados de agosto en el frente de Ghouta Oriental, cerca de Damasco. Envalentonados quizás por sus apoyos exteriores, los grupos armados enfrentados al Estado sirio, muchos de ellos claramente yihadistas, se lanzaron a la conquista de Maalula.  
El 4 de septiembre un camión bomba conducido por un suicida de nacionalidad jordana se lanzó a toda velocidad contra el check point del Ejército Árabe Sirio en la entrada oriental de Maalula, justo donde hay un arco de bienvenida de vagas reminiscencias babilónicas. Los daños en el pórtico hoy no dejan dudas de lo que entonces allí pasó.
Fue la señal para que otros yihadistas ya dentro de la ciudad o escondidos en las cuevas de las estribaciones montañosas que en el pasado protegieron a Maalula de todo mal, se lanzaran a convertir a la fuerza o directamente a ejecutar a vecinos cristianos, a saquear casas y comercios. También a profanar iglesias y monasterios y destruir alguna mezquita. Así lo recuerdan hoy algunos de los vecinos que lentamente han vuelto a una Maalula, que durante mucho tiempo se convirtió en una ciudad fantasma. Y así fue porque si bien para el 15 de septiembre de 2013 el Ejército Árabe Sirio y los milicianos de la Defensa Nacional consiguieron expulsar a los yihadistas de Maalula, lo cierto es que no se fueron muy lejos.
Las mismas montañas que salvaron al arameo de su extinción y a partir del siglo VII contribuyeron a que Siria fuese lo que es, una sociedad multiconfesional en la que cohabitan cristianos y musulmanes de muy distintas denominaciones, sirvieron en 2013 de escondrijo a unos yihadistas acechantes y que muy poco después volvieron a tomar la ciudad a sangre y fuego. Sucedió el 29 de noviembre.
Entonces una coalición de grupos armados liderada por la marca de la organización terrorista Al Qaeda en Siria, Jabhat al Nusra (Frente Al Nusra), retomó Maalula. En esa ocasión secuestraron a 12 religiosas del Monasterio de Santa Tecla. Solo fueron liberadas tras la mediación de la Seguridad General libanesa y de Qatar, uno de los estados que abiertamente apoyaron la desestabilización de Siria desde el día uno de la crisis en 2011.
En su segunda incursión, los yihadistas estuvieron en Maalula hasta el 14 de abril de 2014. Un tiempo más que suficiente para dejar su marca en la milenaria ciudad. Templos cristianos y musulmanes destrozados. Monasterios ocupados y profanados. Iconos igual de antiguos con los ojos arrancados. Iconoclastia ritual que hoy, cuando Maalula ya ha recobrado la vitalidad aún es posible apreciar aquí y allá en toda su bárbara extensión. Todavía hoy algunos iconos tan modestos como llenos de significado aparecen tirados en alguna de las muchas grietas de las estribaciones de Qalamoun.
Una de los portalones de casi 1700 años del Monasterio de Mar Sarquis y Mar Bacus (San Sergio y San Bacos) fue encontrada meses después del segundo asalto a la ciudad por una joven hija de Maalula entonces residiendo en Beirut.
La honestidad de un libanés conocedor del paradero de la puerta y otras reliquias, con las que los grupos armados traficaban para complementar con la venta de antigüedades el dinero que recibían de potencias occidentales y del Golfo, permitió que la puerta, 17 iconos y tres cruces de gran valor, volvieran en la Navidad de 2015 a Maalula de la mano de esa joven valiente y consciente de la historia de una localidad donde pasó tantos veranos, Fiestas de la Cruz, de Santa Tecla y de San Sergio. Una Maalula que significa todo para su gran familia y en definitiva, para una Siria milenaria estos años en peligro. Millones de gestos como el de esa joven siria comprometida con su historia son los que han permitido a Siria superar una crisis impuesta.
Hoy muchos templos, en su día asaltados, ya han sido rehabilitados y reabiertos. Algunas de las casas de Maalula también afectadas por los combates, vuelven a mostrar la cotidianidad de la ropa tendida conviviendo con los depósitos de agua de color rojo de los que estos años de crisis y restricciones se han abastecido los sirios.
Casas encumbradas de manera inverosímil una encima de la otra y hasta la cima de la montaña, cuyos contrafuertes en muchos casos sirven de pared a unas viviendas que abigarradas forman esos laberintos tan bien descritos en El lado oscuro del amor por Rafik Schami, escritor sirio con raíces familiares en Maalula.    
A esa ciudad de misticismo y de leyenda, de novela y de dura realidad, ya vuelven los turistas. Cada vez más. Sobre todo son sirios, aunque también hay de Rusia y de otros países europeos a los que desde Siria en los siglos IV y IX se extendió el cristianismo ortodoxo en sus distintas formas.
En la plaza principal ondea la bandera nacional roja, blanca y negra con las dos estrellas que en su día representaron a la República Árabe Unida y que, disuelta esta en 1961, cobraron otro sentido. Hoy las estrellas representan una al Cristianismo y la otra al Islam, religiones a las que en sus múltiples variantes protege por igual el Estado aconfesional sirio.
Por eso y aunque ya no hay grupos armados merodeando en el Qalamoun después de su derrota definitiva hace unos meses, en Maalula la presencia del Ejército Árabe Sirio, la Defensa Nacional y otras milicias de voluntarios locales insufla tranquilidad a los vecinos que ya han vuelto a su ciudad, de la que pese a todo lo que han padecido siguen siendo los mejores anfitriones, en septiembre y todo el resto del año. Así desde hace milenios.


Iglesia de Santa Tecla (Foto: Pablo Sapag M.)
Iglesia de Santa Tecla (Foto: Pablo Sapag M.)
En la plaza principal de Maalula ha vuelto a ondear la bandera nacional siria (Foto: Pablo Sapag M.)
En la plaza principal de Maalula ha vuelto a ondear la bandera nacional siria (Foto: Pablo Sapag M.)
En Maalula todas las casas tienen impactos de bala. En la cima de la montaña, la imagen de la Virgen ha vuelto al lugar del que fue arrancada por los yihadistas (Foto: Pablo Sapag M.)
En Maalula todas las casas tienen impactos de bala. En la cima de la montaña, la imagen de la Virgen ha vuelto al lugar del que fue arrancada por los yihadistas (Foto: Pablo Sapag M.)
Las casas de Maalula se encaraman unas sobre otras por las laderas del Qalamoun (Foto: Pablo Sapag M.)
Las casas de Maalula se encaraman unas sobre otras por las laderas del Qalamoun (Foto: Pablo Sapag M.)
Los depósitos de agua para enfrentar la crisis comparten espacio con cruces, cuevas y la estatua de la Virgen en lo alto de la montaña (Foto: Pablo Sapag M.)
Los depósitos de agua para enfrentar la crisis comparten espacio con cruces, cuevas y la estatua de la Virgen en lo alto de la montaña (Foto: Pablo Sapag M.)
Pórtico de entrada a Maalula donde se inició el asalto a la ciudad (Foto: Pablo Sapag M.)
Pórtico de entrada a Maalula donde se inició el asalto a la ciudad (Foto: Pablo Sapag M.)
Al fondo, el destruido Hotel Safir de Maalula (Foto: Pablo Sapag M.)
Al fondo, el destruido Hotel Safir de Maalula (Foto: Pablo Sapag M.)
Daños en el Hotel Safir (Foto: Pablo Sapag M.)
Daños en el Hotel Safir (Foto: Pablo Sapag M.)
Escalera de entrada al destruido Hotel Safir (Foto: Pablo Sapag M.)
Escalera de entrada al destruido Hotel Safir (Foto: Pablo Sapag M.)
Mezquita de nueva construcción a la entrada de Maalula. Al fondo, las estribaciones de las Montañas de Qalamoun (Foto: Pablo Sapag M.)
Mezquita de nueva construcción a la entrada de Maalula. Al fondo, las estribaciones de las Montañas de Qalamoun (Foto: Pablo Sapag M.)
Daños en una mezquita de nueva construcción a la entrada de Maalula (Foto: Pablo Sapag M.)
Daños en una mezquita de nueva construcción a la entrada de Maalula (Foto: Pablo Sapag M.)
Casi ningún icono se salvó de la acción de los asaltantes de Maalula (Foto: Pablo Sapag M.)
Casi ningún icono se salvó de la acción de los asaltantes de Maalula (Foto: Pablo Sapag M.)
Icono destruido en el Monasterio de Santa Tecla (Foto: Pablo Sapag M.)
Icono destruido en el Monasterio de Santa Tecla (Foto: Pablo Sapag M.)
Imagen de la Virgen profanada (Foto: Pablo Sapag M.)
Imagen de la Virgen profanada (Foto: Pablo Sapag M.)
Icono arrojado en una de las cuevas de las Montañas de Qalamoun (Foto: Pablo Sapag M.)
Icono arrojado en una de las cuevas de las Montañas de Qalamoun (Foto: Pablo Sapag M.)
Proclamas de Jabhat al Nusra en una estancia del Convento de Santa Tecla (Foto: Pablo Sapag M.)
Proclamas de Jabhat al Nusra en una estancia del Convento de Santa Tecla (Foto: Pablo Sapag M.)
En autobuses y autos, los turistas vuelven a Maalula (Foto: Pablo Sapag M.)
En autobuses y autos, los turistas vuelven a Maalula (Foto: Pablo Sapag M.)
La famosa grieta por donde escapó Santa Tecla (Foto: Pablo Sapag M.)
La famosa grieta por donde escapó Santa Tecla (Foto: Pablo Sapag M.)
La recuperada estatua de Nuestra Señora de la Paz y el destruido Hotel Safir presiden Maalula (Foto: Pablo Sapag M.)
La recuperada estatua de Nuestra Señora de la Paz y el destruido Hotel Safir presiden Maalula (Foto: Pablo Sapag M.)

Imagen de Maalula y sus casas ascendentes (Foto: Pablo Sapag M.)
Imagen de Maalula y sus casas ascendentes (Foto: Pablo Sapag M.)
Maalula desde el Monasterio de Santa Tecla (Foto: Pablo Sapag M.)
Maalula desde el Monasterio de Santa Tecla (Foto: Pablo Sapag M.)

Publicado originalmente en: Diario Sirio-Libanés





lunes, 17 de septiembre de 2018

Salir de la guerra contra Siria.

por Thierry Meyssan

La Casa Blanca no logra salir de la guerra contra Siria. El presidente Trump enfrenta simultáneamente la oposición del autoproclamado «Estado estable» (según el editorial anónimo del New York Times), que sigue adelante con la estrategia Rumsfeld-Cebrowski, y las reactivadas ambiciones de sus aliados israelíes, franceses, británicos y turcos. La lógica de esos intereses podría acabar desplazando la guerra, en vez de ponerle fin.

JPEG - 36 KB
Powerpoint presentado en una conferencia que el almirante Cebrowski impartió en el Pentágono, el 23 de julio de 2003. A la izquierda puede verse, en color malva, la zona designada como “Mostly Non-Integrating Gap”. La estrategia del almirante Cebrowski estipula la destrucción de los Estados y sociedades en los países de esa zona.



La Casa Blanca y Rusia llegaron a un acuerdo para poner fin a la guerra impuesta a Siria, guerra desatada mediante el uso de yihadistas. A pesar de ese acuerdo, la paz se hace esperar. ¿Por qué?

El por qué de la guerra contra Siria

Contrariamente a la idea inculcada a la opinión pública occidental en 7 años de propaganda, la guerra contra Siria no es una «revolución que perdió su rumbo». La guerra contra Siria es fruto de una decisión tomada en el Pentágono, en septiembre de 2001, y de una larga preparación ulterior que encontró varias dificultades.

Una guerra preparada durante toda una década


JPEG - 27.5 KB
La preparación de la guerra se describe detalladamente en el más reciente libro de Thierry Meyssan –ya publicado en francés, en español, en ruso y en turco. En septiembre de 2018 aparecerá también en inglés, árabe e italiano.



Es necesario recordar rápidamente las principales etapas de esa planificación:

- En septiembre de 2001, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, adopta la estrategia del almirante Arthur Cebrowski. Habrá que destruir los Estados en los países de la mitad del mundo. Estados Unidos controlará el acceso de los demás Estados –los Estados de los países con economías globalizadas– a los recursos naturales de las regiones no conectadas a la economía globalizada. El Pentágono comenzará “remodelando” el «Medio Oriente ampliado» o «Gran Medio Oriente» [1]. 

- El 12 de diciembre de 2003, George Bush hijo firma la Syria Accountability and Lebanese Sovereignty Restoration Act(Ley sobre la Restauración de la Soberanía Libanesa y para Exigir Cuentas a Siria). Esa ley abre al presidente de Estados Unidos la posibilidad de entrar en guerra contra Siria sin consultar su decisión con el Congreso [2]. 

- En 2004, durante la Cumbre de la Liga Árabe en Túnez, el presidente tunecino Ben Alí trata de obtener la adopción de una moción que autorizaría la Liga Árabe a legitimar el uso de la fuerza contra los países miembros que no respeten la Carta de Derechos Humanos de la Liga, de reciente adopción.

- En 2005, la CIA organiza en Líbano una revolución de color: la «revolución del Cedro». La operación comienza con el asesinato del líder sunnita y ex primer ministro libanés Rafic Hariri, para provocar una revuelta sunnita contra la Fuerza Siria de Mantenimiento de la Paz [3]. Estados Unidos está listo para intervenir militarmente con un desembarco de marinesen Beirut. Pero Siria retira su fuerza de paz. La retirada siria elimina el pretexto que Estados Unidos necesitaba para justificar su intervención militar [4]. 

- En 2006, Dick Cheney pone en manos de su hija Liz la tarea de crear el Irán Syria Policy and Operations Group (Grupo para la Política y las Operaciones en Irán y en Siria). Liz Cheney organiza el ataque israelí contra el Hezbollah libanés. Creyendo que el Hezbollah no podrá resistir por mucho tiempo ante la invasión israelí, Liz Cheney prepara un desembarco estadounidense en Beirut. O sea, Israel se encargará de invadir Líbano y aplastar el Hezbollah, los marines estadounidenses desembarcarán en Beirut y, desde allí, continuarán su avance “liberador” hacia Damasco, la capital siria. Toda la operación fracasa porque el Hezbollah resiste la invasión israelí. Al cabo de 33 días de combates en suelo libanés, las tropas israelíes se ven obligadas a batirse en retirada [5]. 

- En 2008, Washington trata nuevamente de provocar un conflicto desde Líbano. El primer ministro libanés Fouad Siniora intenta cortar las comunicaciones internas de la Resistencia libanesa e interrumpir los vuelos hacia Teherán. El Hezbollah desbarata en pocas horas el dispositivo militar occidental y toda la maniobra y recupera su infraestructura.
- En 2010, Washington adopta el llamado «liderazgo desde atrás» (leading from behind). La administración Obama confía el ataque contra Libia y Siria al Reino Unido y a Francia, lo cual conduce a la firma de los acuerdos de Lancaster House entre Londres y París. 

- En 2011, comienzan las operaciones militares en Siria.
Todo lo anterior demuestra que es absurdo ver la guerra contra Siria como un hecho espontáneo y sui generis [6].

Una guerra indirecta
La originalidad de la guerra contra Siria está en que fue declarada por países que se hacen llamar «Amigos de Siria» pero sobre todo en que se ha desarrollado casi exclusivamente a través de ejércitos no estatales, o sea de los yihadistas.
Durante los 7 últimos años de esta guerra más de 250 000 individuos llegaron a Siria desde el extranjero para luchar contra la República Árabe Siria. Eran carne de cañón con poco entrenamiento, pero en los 4 últimos años ya tenían mejor armamento que las tropas regulares sirias. De hecho, el tráfico de armas más importante de toda la historia se organizó para garantizar el equipamiento militar de los yihadistas que debían destruir el Estado sirio [7].
Desde el Renacimiento europeo, los occidentales nunca habían utilizado tanto mercenarios a la vez [8].
Es por lo tanto absurdo hablar en Siria de «revolución que perdió su rumbo».

JPEG - 27.4 KB
Ilustración del desmantelamiento del Medio Oriente, planificado por el Pentágono como parte de la estrategia del almirante Cebrowski. Este mapa fue publicado en 2006 por el coronel estadounidense Peters, pero este mismo militar ya lo había comentado anteriormente, justo antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001.
Una guerra supervisada por aliados que tienen cada uno sus objetivos propios
Al recurrir a Israel para atacar el Líbano y al poner después las guerras contra Libia y Siria en manos del Reino Unido y de Francia, y finalmente, al utilizar en esas guerras las instalaciones de la OTAN en Turquía, el Pentágono dio pie a que esos aliados desordenaran sus planes.
Como en todas las guerras, el país líder se ve obligado a prometer a sus aliados que van a obtener algún tipo de beneficio. Pero la entrada de Rusia en la guerra hizo imposible la victoria que esperaba Occidente. Cada uno de los aliados de Estados Unidos volvió entonces paulatinamente a su propia estrategia en esta región. Con el paso del tiempo, los objetivos particulares de cada uno de esos aliados acabaron haciéndose más importantes que el de Estados Unidos, que a su vez se negaba a implicarse militarmente tanto como querían sus aliados.
Israel
Siguiendo la ideología colonialista de varios de sus fundadores, Israel aplica una política tendiente a dividir los países vecinos –de grandes dimensiones territoriales– en pequeños países mucho menos extensos, explotando para ello las diferencias étnicas o confesionales de las poblaciones de los países actuales. Israel apoyó infructuosamente la división del Líbano en un Estado musulmán y otro Estado cristiano. Más recientemente, Israel apoyó la independencia del Kurdistán iraquí y la creación de un Kurdistán en Siria. No disponemos de documentos estratégicos israelíes pero el análisis retrospectivo permite ver que la línea política que Israel ha seguido corresponde a lo planteado en el «Plan Yinon» de 1982 [9] o a la estrategia del Institute for Advanced Strategic and Political Studies, de 1996 [10].
La estrategia israelí corresponde, en sus aspectos esenciales, al «rediseño del Medio Oriente ampliado» de Rumsfeld y Cebrowski. Pero su objetivo es totalmente distinto: el Pentágono quiere controlar el acceso de los países desarrollados a las riquezas de la región mientras que Israel pretende garantizar que ninguno de sus vecinos sea lo bastante fuerte como para levantarse contra el Estado hebreo.

El Reino Unido y Francia
El Reino Unido y Francia vuelven a sus políticas coloniales, como la que caracterizó el momento de la caída del imperio otomano y la división del Medio Oriente –los acuerdos Sykes-Picot.
Los británicos reeditan la «Gran Revuelta Árabe de 1915», orquestada por Lawrence de Arabia en contra de los otomanos. En aquella época los británicos prometieron a todos los árabes que serían libres si acababan con el yugo otomano y ponían a los wahabitas en el poder. Ahora les prometen la libertad si derrocan todos los gobiernos nacionales y los sustituyen por la Hermandad Musulmana. Lo cierto es que en 1915 el imperio británico tomó el lugar del imperio otomano y los árabes siguieron sin ser libres. En 2011 tampoco fueron libres. Ese es el plan de la «primavera árabe de 2011» [11].
Mientras tanto, los franceses tratan de restablecer el mandato que la Sociedad de las Naciones había otorgado a Francia en Siria. Así lo explica el ex presidente francés Giscard d’Estaing, descendiente de Picot (el de los acuerdos Sykes-Picot) [12]. Y eso es lo que reclama, en septiembre de 2015, el presidente francés Hollande cuando viaja a la sede de la ONU. Como en 1921, Francia defiende la separación étnica entre kurdos y árabes. Defiende así la creación de un Kurdistán, pero no en el territorio histórico de los kurdos –que es Turquía– sino en cualquier lugar, en tierras árabes de Siria.

Turquía
Turquía, por su parte, sueña con concretar la promesa de su fundador, Mustafá Kemal Ataturk, el «Juramento Nacional» (Misak-i Milli) [13], adoptado por el Parlamento otomano el 12 de febrero de 1920. O sea, Turquía pretende anexar el norte de Siria, incluyendo Alepo, y eliminar a los cristianos, incluyendo a los católicos de Maalula y los armenios de Kessab.
Turquía entra así en conflicto con los demás países coaligados contra Siria:
- con Israel porque Ankara pretende anexar el norte de Siria en vez de convertirlo en un territorio autónomo;
- con el Reino Unido porque Ankara pretende restablecer el Califato otomano;
- y con Francia porque Ankara rechaza la creación de un Kurdistán independiente en suelo sirio.
Lo más importante es que Turquía entra en conflicto incluso con Estados Unidos, que no oculta su intención de destruirla cuando haya desmantelado Siria [14].

¿Cómo salir de esta guerra?

Al cabo de 7 años de combate, el Estado sirio sigue en pie. La República Árabe Siria y sus aliados (Rusia, Irán y el Hezbollah) han resultado victoriosos. Las fuerzas extranjeras (los yihadistas) han sufrido una durísima derrota… pero no han sido derrotados quienes dan las órdenes (Estados Unidos, Israel, el dúo Reino Unido-Francia, y Turquía).
La guerra no sólo ha despertado ambiciones que datan del inicio del siglo XX sino que los protagonistas que no han sufrido la derrota en carne propia no están dispuestos a abandonar la lucha.
Parece estúpido reiniciar a partir de cero una guerra ya perdida por los yihadistas. La presencia rusa en el terreno hace ahora imposible la confrontación directa. Siria no ha podido ser barrida, su población es ahora más aguerrida y está más dispuesta a continuar la resistencia frente a la agresión exterior, además los sirios están ahora mucho mejor armados que antes. Pero lo fundamental es que la población siria ha reflexionado mucho y es ahora mucho menos manipulable que en 2011. Sin embargo, la retórica política occidental ha vuelto nuevamente a su antiguo mantra de «Bachar tiene que irse».
Lo lógico sería que el conflicto pase ahora a otro terreno. El almirante Cebrowski planeaba llevar la guerra, en una segunda fase, al Asia Central y el sudeste asiático. Pero sus sucesores tienen que acabar antes con el Medio Oriente ampliado. En este momento están tratando de reavivar el incendio iraquí, como puede verse con el espectacular cambio de posición del gobierno del presidente iraní Hassan Rohani [15] y los motines registrados en Basora.

[1] «El proyecto militar de Estados Unidos para el mundo», por Thierry Meyssan, Haïti Liberté (Haití), Red Voltaire, 22 de agosto de 2017.
[2] “Syria Accountability and Lebanese Sovereignty Restoration Act”, Voltaire Network, 12 de diciembre de 2003.
[3] La guerra civil libanesa (1978-1990) se había terminado con la firma de los Acuerdos de Taif. A pedido de la Liga Árabe y con la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, el Ejército Árabe Sirio acudía entonces en auxilio del Ejército libanés, para ayudarlo a desarmar las milicias surgidas durante la guerra civil, y posteriormente estabiliza el país actuando como Fuerza de Mantenimiento de la Paz. Pero más tarde, Israel acusará a Siria de haber ocupado el Líbano, lo cual es una falsedad. Nota del Autor.
[4] «Revelaciones sobre el asesinato de Rafic Hariri», por Thierry Meyssan, Оdnako (Rusia), Red Voltaire, 29 de noviembre de 2010.
[5L’Effroyable Imposture, Tome 2, Thierry Meyssan, éditions Alphée, 2007. Existe una edición en español de este libro, el mejor y más documentado sobre la invasión israelí de 2006 contra el Líbano. Una reedición actualizada se publicará próximamente en francés. El autor no aconseja la lectura de la edicion en árabe, que adolece de graves problemas de traducción. Nota de la Red Voltaire.
[6] Es importante recordar que la expresión latina sui generis significa algo así como sin igual, único, inclasificable o incomparable con otra cosa. Nota del Autor.
[7] «Armamento por miles de millones de dólares utilizado contra Siria», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 18 de julio de 2017.
[8] Según un testigo presente en el lugar, ese es el verdadero sentido de la declaración de Laurent Fabius, entonces ministro de Exteriores de Francia, en la conferencia de los «Amigos de Siria», realizada en Marrakech. Fabius declaró el 13 de diciembre de 2012 que «al-Nusra está haciendo un buen trabajo», en otras palabras “nuestros mercenarios de al-Qaeda están prestándonos –a Francia y al Consejo de Cooperación del Golfo– el servicio que nosotros estamos pagándoles”. Nota del Autor.
[9] “A Strategy for Israel in the Nineteen Eighties (The “Yinon Plan”)”, por Oded Yinon, Kivunim (Israel), Voltaire Network, 1º de febrero de 1982.
[10] «A Clean Break, a New Strategy for Securing the Realm», Institute of Advanced Strategic and Political Studies, Jerusalén-Washington.
[11] Ver los emails del ministerio británico de Exteriores revelados en 2005 por Derek Pasquill.
[12] «Il faut envoyer l’ONU pour pacifier la Syrie», Declaraciones de Giscard d’Estaing a Henri Vernet y Jannick Alimi, Le Parisien, 27 de septiembre de 2015.
[13] «Serment national turc», Réseau Voltaire, 28 de enero de 1920.
[14] “Stability, America’s Ennemy”, Ralph Peters, Parameters, invierno de 2001-02, de la página 5 a la 20. «Blood borders: How a better Middle East would look», Ralph Peters, Armed Forces Journal, junio de 2006.
[15] «Espectacular giro del presidente-jeque Hassan Rohani», Red Voltaire, 9 de septiembre de 2018.


Publicado originalmente en: Red Voltaire